20210602

Si las empresas/plataformas usan algoritmos automáticos que afectan a los trabajadores respecto al trabajo que se les asigna, a sus horarios, a sus periodos de vacaciones, o a su relación en general con la empresa, es necesario que esos algoritmos sean transparentes, públicos, y auditables: “(La economía de plataformas) puede conducir a nuevas formas de precariedad, por ejemplo por la falta de transparencia y previsibilidad de las condiciones laborales, así como a una protección social insuficiente”, aseguraba Bruselas en febrero, destacando además la dimensión transfronteriza de las plataformas y la gestión de los algoritmos que emplean como desafíos adicionales para su normativa.”

He alucinado cuando, al leer este artículo, he descubierto que sólo en la ciudad de Oakland hay más de 4.000 personas sin techo (86% más que hace 4 años), y más de 140 “asentamientos” improvisados.

Como las políticas del ayuntamiento de Oakland para solventar la situación han demostrado ser muy poco efectivas, un colectivo de personas sin techo junto a diversas asociaciones han construido este “centro comunitario”, no sólo para disponer de recursos propios como duchas o cocinas, sino también para re-construir comunidad y dignidad: “The so-called “Cob on Wood” center has arisen in recent months to provide amenities for those living in a nearby homeless encampment, one of the largest in the city. But most importantly, it’s fostering a sense of community and dignity, according to the unhoused and housed residents who came together to build it. They hope their innovative approach will lead to big changes in how the city addresses its growing homeless population.”

Lo indecente del capitalismo de plataforma no es (tan sólo) desprenderse de las obligaciones legales con su trabajadores convirtiéndolso en autónomos o riders: es venderles a esas personas la fantasía de que haciendo repartos 10 horas al día a través de una app están siendo “emprendedores” con “su propio negocio” en dirección al “éxito”.

Para emprender un negocio es necesario construir un producto o servicio que resuelva una necesidad, diferenciarlo de la competencia, crear un plan de empresa alrededor de él, implementar una estrategia de marketing, y conseguir la financiación necesaria para el proyecto. Y estar pedaleando 10 horas al dia no tiene nada que ver con emprender un negocio, porque el negocio lo tiene la plataforma que te precariza.

En realidad es un invento tan sencillo como cámaras y pantallas conectados por internet, pero este proyecto artístico de “Portal” me parece una buena manera de “acercarnos” a los demás: “Humanity is facing many potentially deadly challenges; be it social polarization, climate change or economic issues. However, if we look closely, it’s not a lack of brilliant scientists, activists, leaders, knowledge or technology causing these challenges. It’s tribalism, a lack of empathy and a narrow perception of the world, which is often limited to our national borders,” says Benediktas Gylys, President of the Benediktas Gylys Foundation and who Go Vilnius credits as the “initiator” of the portal idea. He says the project is “a bridge that unifies and an invitation to rise above prejudices and disagreements that belong to the past.””

Si la dirección de Amazon estuviera sinceramente preocupada por el bienestar mental de sus trabajadores, implementaría politicas laborales más humanas y razonables, y no tendría que gastarse dinero en cabinas en las que los empleados puedan aislarse del estrés diario al que se ven sometidos.

Microsoft comienza a implementar GPT-3 (el modelo de generación de lenguaje natural) en Microsoft Power Apps, su plataforma de programación “light” para apps simples, con features como traducir descripciones en lenguaje natural a pequeñas fórmulas de código. ¿Es esto un pasito inicial para sacar a los profesionales del proceso de desarrollo? Más bien servirá para formar a nuevos desarrolladores, dicen en Microsoft: “In all cases, there is a human in the loop,” Lamanna said. “This isn’t at all about replacing developers, it’s about finding the next 100 million developers in the world.”

Está claro que durante la crisis pandémica que seguimos atravesando, trasladar educación y trabajo al formato remoto ha presentado muchos problemas y desafíos. Pero viendo cómo se tienen que arreglar para educar en remoto en Indonesia (¡usando walkie-talkies!), tengo claro que somos unos privilegiados por tener banda ancha en casa.

Lulabin no sólo sabe hacer hilarantes canciones basadas en conversaciones de Internet: sus temas “serios” dejan claro su nivel como artista y productor.


Recibe en tu email las próximas recopilaciones.