20210915

Acompañadme en esta bizarra historia de los criptoinversores que compraron un crucero para construir en él una utopía anarco-capitalista que fuera libre de los estados. Que de anarquista tenía poco, y consistía más bien en ricos disfrazando de política el hecho de no querer pagar impuestos.

Spoiler: SALE MAL. Entre otras cosas, porque los propietarios no tenían ni idea de la industría marítima/naviera, no tenían permisos para verter residuos desde el barco, ni aseguradora. También porque los futuros “ciudadanos” no serían libres ni de poder cocinar en sus “viviendas” (por las regulaciones de seguridad que se deben cumplir a bordo).

Mientras, en el mundo real, varios desafíos que vienen: la vacunación en los países del tercer mundo, los problemas en las cadenas de suministros, y un mundo en el que ya no hay marcha atrás a un clima cada vez más extremo: “El desenlace más llamativo de los últimos tres meses ha sido el drástico incremento en la frecuencia, gravedad y alcance global del clima extremo: tormentas, sequías, olas de calor, temperaturas promedio más elevadas, incendios e inundaciones. El criterio colectivo de la comunidad científica sugiere que la experiencia brutal de este año no es atípica, sino la nueva normalidad climática. Porlo tanto, podemos esperar más de lo mismo (y probablemente mucho peor) en los próximos 20-30 años.  El desafío hoy es acelerar el ritmo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar episodios generados por el clima aún más graves”

A través de este artículo descubro el mercado internacional de basura, y la muy poca transparencia del proceso de reciclado de plásticos, que en su mayoría acaban en vertederos de otros países: “Llevamos mucho tiempo poniendo el dedo en la llaga del sistema de Ecoembes. Todos los envases que se ponen en el mercado pagan una tasa para su reciclaje pero ese reciclaje no se produce”, expone López de Uralde, que se remite al informe Maldito Plástico en el que se denuncia que las cifras de materiales plásticos reciclados en España no llegan siquiera al 30%. Además, desde Greenpeace explican que el optimismo de las cifras manejadas por Ecoembes tiene que ver con que la organización sólo contabiliza el reciclaje de los envases ligeros de uso doméstico.”

Buenas y malas noticias: la gente que es horrible en Internet lo es en cualquier otro ámbito de su vida, no porque las redes sociales saquen lo peor de estos tipos. Lo que sí que consigue Internet y las plataformas sociales es darles un amplificador desmesurado para su comportamiento tóxico, que nunca antes en la historia habían tenido.

“Toxic online political discussions are disproportionately driven by malicious individuals taking advantage of the megaphone offered. One study published in the Personality and Individual Differences journal in 2017 found that the most aggressive online trolls may tend to be high in cognitive empathy, which allows them to identify when they’re pushing someone else’s buttons, but low in affective empathy, enabling them to avoid feeling bad or internalizing the suffering they cause. (…) As platforms have optimized for connectedness, they have negligently optimized for the growth of mob-like communities connecting around noxious yet identity-defining goals.”

Próximamente en nuestras pantallas: product placement dinámico en series y películas según los datos que la plataforma de turno tenga sobre nuestras preferencias y demografía. Al final tenía que pasar.

Tras ver el trailer de Matrix 4 y estar ya con todo el hype, volver a leer este artículo me parece importantísimo. La primera película de Matrix muy bien puede leerse como una metáfora del proceso porque el que estaban pasando las hermanas Watchowsky en ese momento: el de salir del armario como trans. Sin embargo, mucha de la narrativa de la película ha sido secuestrada precisamente por hombres cis reaccionarios: “In our reality, the idea of taking the red pill has since come to bolster some of the worst people on the internet. In 2019, to be “redpilled” is to suddenly realize all the ways that social justice issues, particularly those related to feminism, can cause a person (usually a young man, though women have also used the term) to not be their truest self. The obvious irony here is that the red and blue pills were dreamed up by two trans women, in the middle of a story that is now widely read as an allegory about how immensely powerful it can be to discover one’s true self by getting online.”

Este de-make de la canción de Gotye que la convierte en un falso temazo comercial de los ochenta casi tiene derecho a ser considerado una canción aparte. ¿El retrofuturo era esto?

20210908

Lo último del mundillo de la cripto-especulación ha sido que el co-creador de Vine programa un generador de tesoros para juegos de rol (sin stats, ni imagenes, ni nada más), genera 8000 “loots” (o conjuntos de estos items en texto) verificables por blockchain, y en una semana se ha generado un mercado de 180 millones de dólares. La valoración media de estos loots (que son, al final, 5 o 6 lineas de texto que no llegan a 100 palabras) está como mínimo a 50.000$ la pieza, si no el doble o el triple.

Mucha gente quiere ver en esto un interés palpable por un “metaverso” a la Ready Player One, donde los diferentes universos virtuales de videojuegos puedan unirse con un protocolo común y una forma verificable de trasladar personajes y equipo de uno a otro. Podría ser eso, o también que los inversores de criptomonedas buscan desesperadamente un pelotazo tras otro.

Mientras tanto, otra cara de la economía digital es que en medio de uno de los peores temporales e inundaciones que ha visto la ciudad de Nueva York, las plataformas de reparto empujaran a sus riders a salir a hacer repartos con la promesa de ganar más dinero. O lo que es peor, que en unas condiciones así, los consumidores pidamos comida a domicilio a través de una app, como si la cosa no fuera con nosotros: “In New York City, delivery couriers who survive on meager wages often are incentivized to work during rain and snow storms because gig companies offer the lucrative bonuses and incentives, an organizer at Los Deliverstas Unidos, a grassroots network of immigrant food delivery workers in New York City, told Motherboard. While the conditions during Wednesday evening’s tropical storm were exceptional, the reasons delivery workers braved life-threatening conditions continued to be the promise of higher than usual earnings. “

La estrategia que ha seguido Australia para hacer frente al COVID (confinamientos estrictos y cortos en cuanto aparecían los primeros casos) sin duda ha dado buenos resultados en cuanto a frenar hospitalizaciones y muertes.

Sin embargo, la inversión en vacunas y su posterior despliegue en el país no ha sido tan brillante, y algunas iniciativas de apps promovidas en algunas regiones parecen más idea del Gobierno de China que de una democracia moderna: “And the government of South Australia, one of the country’s six states, developed and is now testing an app as Orwellian as any in the free world to enforce its quarantine rules. Returning travelers quarantining at home will be forced to download an app that combines facial recognition and geolocation. The state will text them at random times, and thereafter they will have 15 minutes to take a picture of their face in the location where they are supposed to be. Should they fail, the local police department will be sent to follow up in person.”

El próximo trabajo del neurocientífico Anil Seth pinta a nuestro cerebro como una máquina de predecir muy evolucionada que necesita “alucinar” el yo consciente y el mundo a su alrededor para poder funcionar. Aunque, personalmente, la entrevista tampoco me transmite que el autor tenga ninguna certeza al respecto: “One pivotal one in your argument about the how and why of consciousness is the idea that “I predict myself, therefore I am”. What is the “I” in that sentence? It’s a collection of perceptual predictions. It’s a playful sentence. The “I” is deliberately ambiguous there – it says there is an experience arising of me being a single unified individual, with all these different attributes: memories, emotional bonds, experiences of body. For this piece of flesh and blood here, they seem to be unified – at least if I don’t reflect on it too much.”

Ya es oficial: la escasez de microchips va para largo, o al menos eso dice Toshiba. Es más complicado de lo que parece, y participan muchos factores: una bajada de demanda durante la pandemia, que obligó a reestructurar la producción, una fuerte subida de la demanda antes de lo esperado, unido a las limitaciones de extracción de tierras raras, entre otras cosas. El caso es que quizá esto sea uno de los primeros indicios de que el ritmo de producción y consumo actuales no es tan sostenible como parece.

¿Cómo he podido estar tanto tiempo sin haber visto “Calles de Fuego”? Sin tener ni rastro de tecnología ni de ordenadores, creo que esta película de los 80 que nos pinta unos 50 anacronísticos, oscuros, y sobre todo muy rock’on’roll, quizá haya influido tanto como los libros de William Gibson en la estética cyberpunk que conocemos. Al menos, la influencia en el juego de rol de mesa de Cyberpunk 2020 es patente: el famoso Johnny Silverhand es básicamente un Tom Cody con ciberimplantes.

Y hablando de cine y de William Gibson, el famoso guión que el padrino del Cyberpunk escribió para Alien 3 y que nunca llegó a producirse, va a llegar dentro de poco en forma de novela. Pero la noticia es que no es el guión que ya ha aparecido adaptado al cómic, si no otra versión al parecer distinta que Gibson escribió como alternativa a su propuesta para Alien 3.

Y Amon Tobin, como siempre, no parece querer terminar su fase hiperactiva, con multitud de lanzamientos bajo varios alias. Se viene nuevo disco “oficial” (es decir, bajo su nombre), y tiene pintaza.

20210901

En realidad ya lo sabemos todos, y este aviso del IPCC no hace más que ponerlo en papel de forma “oficial”: el aumento de 1.5C de la temperatura global es irreversible, está causado por la humanidad, sus consecuencias van a ser graves, y va a afectar a todas las regiones del planeta. Una de las primeros eventos con consecuencias muy graves ha sido la ola de calor en USA y Canadá durante junio y julio.

Otra de las cosas que ha dicho el IPCC es que es evidente que la única forma de evitar un colapso climático total, y conseguir un futuro en el que la humanidad pueda sobrevivir, es abandonar un sistema económico en el que la fantasía del crecimiento perpetuo se ha convertido en un dogma: “El informe del IPCC asume que “los objetivos de mitigación y desarrollo no pueden alcanzarse mediante cambios incrementales”. Obcecarse en el crecimiento exige desarrollar enormemente tecnologías que puedan reducir las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, pero esas tecnologías de CCS (Captura y Secuestro de Carbono) no se están materializando como se preveía. “

Mientras tanto, una parte del capital y de la innovación tecnológica de Silicon Valley se está dedicando a.. poner vallas publicitarias en el espacio. Algo que desde luego nadie necesita, pero que ni siquiera está claro que sea legal.

Otra de las ideas en las que al parecer se está vertiendo capital y talento es el nuevo robot de Tesla. Aunque conociendo el historial de Musk, y sabiendo que esto ocurrió de verdad en la presentación oficial (parece de El Mundo Today), todavía esperaremos a ver lo qué pasa.

Al parecer, investigadores que trabajan en las soluciones de Realidad Virtual de Facebook ha pensado que era necesario poder proyectar los ojos del usuario en el visor que lleva. Y bueno, pues no sé, ¿de verdad hacía falta? “Facebook Reality Labs wants to help people see your eyes while you’re in virtual reality — even if the results sit somewhere between mildly unsettling and nightmarish. Earlier this week, FRL released a paper on “reverse passthrough VR,” a recipe for making VR headsets less physically isolating. Researchers devised a method for translating your face onto the front of a headset, although they emphasize it’s still firmly experimental.”

Otro desarrollo tecnológico más real, y quizá más útil (¡para los militares de USA, claro!) es potenciar las capacidades de los sistemas de AI para predecir eventos, aunque sea en unos pocos días en el futuro.

Lo irónico es que este anuncio se hizo unas semanas antes de la lamentable y desesperanzadora situación por la que está pasando Afganistán. Aunque quizá en esto el ejército de USA no necesitaba de tecnología para predecir nada, y ya se tenía claro que iban a abandonar a la ciudadanía afgana a su suerte, dejando el país a merced de los Talibanes.

En otro orden de cosas, también hay descubrimientos científicamente inesperados. Como que estos organoides cerebrales creados a partir de células madre desarrollan espontáneamente sus propios “ojitos”: “Un nuevo estudio desarrollado por investigadores del Hospital Universitario de Düsseldorf, en Alemania, ha comprobado que los organoides cerebrales tienen la capacidad intrínseca de autoorganizar estructuras sensoriales primitivas que responden a la luz: son vesículas ópticas, que crecen progresivamente como estructuras similares a «ojos» y que incluyen gran parte de las células y otros componentes característicos del sistema visual.”

Durante estas vacaciones, una de las miniseries más comentadas ha sido “White Lotus”. Aún siendo cortita, creo que la serie cuenta con muchísimas lecturas, prescinde de moralejas, y planta delante nuestro una verdad dolorosa y rotunda: los ricos blancos siempre ganan. Ojo que en el enlace puede haber varios SPOILERS.

Hablando de Ricos Blancos, otra de las cosas que por fin he podido ver en vacaciones fue el muy celebrado especial de Bo Burnham, “Inside”, y no puedo dejar de enlazar esa pequeña sátira disfrazada de homenaje que es “Jeffrey Bezos”.

Otro pedacito de cultura, en este caso en forma de videojuegos, al que he podido hincar el diente durante vacaciones ha sido “Essays on Empathy”, una recopilación de pequeños juegos indies con especial enfoque en lo narrativo a cargo del estudio valenciano Deconstructeam. Aunque aún no me ha dado tiempo de catar todos, ya os digo que son muy recomendables.

Y para terminar esta vuelta de vacaciones con una recomendación musical de verdad, aquí tenéis las LOVEBITES, un cojunto femenino de power metal japonés que me descubrieron hace unas semanas. Mi reseña sería: “Reinas, el barrio entero pa vosotras”.

20 minutos en el futuro: la playlist

Aunque esta recopilación sigue de vacaciones, aquí va una pequeña sorpresa. Los parroquianos y parroquianas de esta web saben que el último enlace de cada recopilacion suele ser una recomendación músical. Así que he juntado todas (o casi todas, que algunas no estaban en Spotify) en esta playlist. ¡Espero que la disfrutes!

20210721

Supuestamente, la firma israelí NSO Group vende su software hackea-móviles (Pegasus) a gobiernos y fuerzas de seguridad con fines antiterroristas. Pero como demuestra estos datos que desvela este leak, varios de sus países clientes (México, Emiratos Árabes, Arabia Saudí, o Hungría, entre otros) lo han usado sistemáticamente para espíar a activistas de derechos humanos, periodistas, abogados, políticos de la oposición, empresarios, líderes religiosos, ministros de otros países, o incluso a los familiares del jefe de estado de turno.

Quizá lo más grave de esta lista que se filtra ahora es que algunos de los periodistas incluidos en ella fueron asesinados hace meses. ¿Cómo saber en qué medida este software espía ha ayudado a planear y ejecutar estos asesinatos? Fabricante y gobiernos, como siempre, tiran balones fuera: “The phone number of a freelance Mexican reporter, Cecilio Pineda Birto, was found in the list, apparently of interest to a Mexican client in the weeks leading up to his murder, when his killers were able to locate him at a carwash. His phone has never been found so no forensic analysis has been possible to establish whether it was infected. NSO said that even if Pineda’s phone had been targeted, it did not mean data collected from his phone contributed in any way to his death, stressing governments could have discovered his location by other means. He was among at least 25 Mexican journalists apparently selected as candidates for surveillance over a two-year period.”

En su nuevo libro “Los nueve gigantes: Cómo las grandes tecnológicas amenazan el futuro de la humanidad”, Amy Webb destaca los peligros de una IA desbocada en manos de las grandes corporaciones y estados autoritarios, y cómo intentar mitigar esto de forma pragmática para que no acabemos en el peor escenario posible: “El problema es que no hay un interruptor para la inteligencia artificial, no se puede apagar: existe. Pero creo que creo que tenemos que darnos cuenta de que, en algún momento, tenemos que solucionar algunos sesgos de los sistemas, solucionar los datos y pensar bien qué estamos construyendo y por qué. Y yo espero que la suficiente gente diga: «Vamos a esperar y a pensarnos esto». Lo mejor que pueden hacer las personas a título individual es como lo que se hace con el cambio climático: si entiendes que existe el cambio climático, empiezas a hacer cosas para cambiar tu comportamiento porque no quieres que la temperatura del planeta siga aumentando. Así que, si estás preocupado por la inteligencia artificial, haz lo mismo: pequeños cambios. Con suerte, a los líderes mundiales también se les ocurrirán cambios que tengan un impacto duradero.”

A primera vista paracería que en el mundo médico, por estar ligado al método científico y a la evidencia, deberían producirse menos sesgos de género. Pero como este artículo explica, no es tan sencillo: a día de hoy seguimos sufriendo de una laguna de conocimiento sobre el cuerpo femenino y sus síntomas en diversas enfermedades, provocada por los médicos decimonónicos que estigmatizaban sistemáticamente la menstruación: Today, of course, it’s no longer professionally plausible for a doctor to argue that all women are physically incapacitated during their periods. But because Western scientists for so long stigmatized menstruation, and excluded input from female physicians who might have been more willing to study periods and other functions of female biology, science got a late start collecting quality data on menstruation.”

El ya extinto Skymall era el equivalente a la teletienda por sus productos “ideas de bombero” en USA durante los 90 (remember la batamanta). Pero su espíritu sigue vivo en los anuncios de Instagram: “I can’t actually figure out whether my likes increased the strangeness of the ads much, given they were already pretty batty. But over the next few days I got a flood of ads for modular edit-control systems and light-bending color cubes and faux-flame lightbulbs that will turn my home into “a cozy wonderland”, and so many — so very, very many — arms for holding my phone so I can become an influencer.”

Una buena manera de conmemorar los pufos Silicon Valley más sonados de la última década (Theranos entre los más tops, claro) son estos pequeños juguetes de coleccionista.

Como ha dicho William Gibson alguna vez, la primera película protagonizada por Serpiente Plissken (1997 Rescate en Nueva York) fue una influencia muy importante antes incluso de escribir Neuromante. Y cuando más lo pienso, más me convenzo de que quizá sea la primera película verdaderamente cyberpunk de los 80: “Some seem like the result of parallel thinking, like Blade Runner and the Mad Max sequel The Road Warrior, both of which arrived in theaters the following summer. Others feel like they couldn’t have happened without Escape’s example, like The Terminator, with its pulsing electronic score and dim view of what’s to come, or the fiction of William Gibson, who freely cites Escape as an inspiration for the stories he’d start publishing a few years after its release and the cyberpunk movement that followed. Both would turn the ripples of influence created by Escape into waves (…)  Gibson has cited a single line of dialogue — “You flew the Gullfire over Leningrad, didn’t you?” — as especially inspiring. We never learn much about what Snake was doing in Leningrad but there’s a whole world suggested in that single line. “

Muy interesante entrevista con uno de los traductores de Orwell al castellano y una de las personas que más sabe sobre el escritor: “Su paso por España supuso un parteaguas en su educación política. Si bien llevaba varios años frecuentando los ambientes del ILP, partido a la izquierda de los laboristas pero hostil al despotismo soviético, Orwell tenía buena relación con algunos comunistas. Pero la miserable estrategia de la URSS en la Guerra Civil española, los asesinatos de militantes socialistas o anarquistas durante los Hechos de Mayo, la ilegalización del POUM, y además, el relato que hizo la prensa comunista extranjera de todo ello, indignaron sobremanera a Orwell.”

Que los Maiden traigan buenos temas es siempre una excelente noticia, y si es con este videoclip animado, ¡pues todavía mejor!

20 minutos en el futuro se pone en modo vacaciones el resto del verano ¡Nos vemos en Septiembre!

20210714

En esta columna, Douglas Coupland (autor de novelones como Microsiervos o J-Pod, entre otros) reflexiona el “Fin del Mundo” como concepto, sobre si realmente va a suceder y si va a suceder como lo esperamos: “In our culture, the end of the world seems to happen in very predictable ways and there’s a kind of reassurance and comfort that comes from this. Capitalism runs amuck; AI runs amuck; viruses run amuck; environmental catastrophe runs amuck. Amuck. Amuck, amuck, amuck. If you say the word a few times in a row, it starts losing its meaning and becomes just a sound effect”

Y también, sobre si más bien nos estamos refiriendo al final de nuestro mundo, más que al final del planeta en sí (que continuará existiendo sin nosotros tranquilamente, llegado el momento): “When the end of our world does happen, it will be quick, and completely out of left field. The end of the world will be the “unknown unknown” as opposed to the “known unknown” which is basically our list of the usual apocalyptic suspects: viruses, radiation, famine, climate, AI and comets. (…)  I may not believe in the end of the world, but I do believe in messages, and the end of the world is somehow mapping onto real life in a way that feels like cheese melted onto a hamburger.”

Mientras tanto, parece que el Metaverso (que viene siendo, básicamente, la realidad virtual global que pensábamos que sería Internet durante los 80 y 90) comienza a ser una realidad, al menos en el plano financiero y de hype (o sea, poco). Es interesante pensar, como dice el artículo, que respecto a este Metaverso nos encontramos en un punto similar al pre-Internet de los 70: un montón de redes y sistemas distintos sin conexión entre sí, a la espera de un estandar global que los conecte a todos (como hizo en su día TCP/IP). Veremos.

Que en un país con un historial de sexismo institucionalizado como el de Japón hayan universidades que estén apostando fuerte por disminuir la brecha de género, es una excelente noticia.

Y como seguramente sepas ya, los juegos olímpicos de Tokyo van a celebrarse sin público. Bueno, sin público humano, al menos.

Los cigarrilos como moneda de cambio entre presidiarios está obsoleta: la nueva moneda son los paquetes de Ramen deshidratado. Ocupan poco, duran mucho, y obviamente, se puden comer. Pero entre las razones de este cambio drástico de tendencia (los cigarrillos como divisa en prisiones de USA data desde antes de la guerra de secesión) también están los recortes de gastos estatales, y la rápida bajada de calidad en la comida y servicios en los presidios: “What we are seeing is a collective response — across inmate populations and security levels, across prison cliques and racial groups, and even across states — to changes and cutbacks in prison food services…The form of money is not something that changes often or easily, even in the prison underground economy; it takes a major issue or shock to initiate such a change. The use of cigarettes as money in U.S. prisons happened in American Civil War military prisons and likely far earlier. The fact that this practice has suddenly changed has potentially serious implications.”

El uso de “hongos mágicos”  ya venían investigándose para tratar algunos casos de depresión, pero recientes estudios apuntan a que podrían ayudar a hacer crecer las conexiones neuronales (al menos durante un tiempo, y al menos en ratones) perdidas por trastornos de depresión u OCD: “The authors put forward two explanations as to why the neural modifications observed following psilocybin administration might relate to its therapeutic effects. First, they suggested, depression is associated with a loss of synapses in the frontal cortex, and so restoring the number of neuronal connections may correct the deficit, “ … providing a biological mechanism for alleviating symptoms of depression.” Second, the authors noted, structural remodeling is integral to learning and facilitates the storage of lifelong memories. “Psilocybin-induced neural plasticity could prime the brain for integrating new psychological experiences.”

El otro día descubrí de rebote este pequeño video live-action que promocionaba el juego de rol Shadowrun en 1990, y es de lo más “buemalo” (tan malo que es bueno) que he visto en muchísimo tiempo.

Y el último single de The Strike es simplemente bueno-bueno: escucharlo y sonreir es todo uno.

20210707

Creo que es importante intentar imaginar la escala gigantesca de un acontecimiento como el de la “absorción” de una estrella de neutrones por un agujero negro, sobre todo porque es muy sano ser conscientes de lo pequeñitos e irrelevantes que somos a nivel cósmico.

Pero también, el que seamos capaces de detectar algo así mediante unas pequeñas vibraciones en un haz de luz, y también el ser capaces de deducir que cosas de éstas ocurren en el universo casi una vez al mes (!), pues también tiene su mérito: “If you think too hard about this, the scale of it can be dizzying: These collisions, so large at their origin, make only the smallest impression when they reach us, and we in turn are just that small, compared with the unfathomably large scale of the phenomena we’re trying to measure. And these massive events are happening on a cosmic level all the time. Based on the new findings, the researchers estimate that a mash-up between a black hole and a neutron star occurs about once a month within 1 billion light-years of Earth. Such events probably take place in every galaxy in the universe, including our own—we just haven’t detected one here yet.”

Mientras, nuestra pequeña roca sigue dándonos alertas de que, como sigamos así, esto no va bien. En este artículo se explica un poco el fenómeno de la “cúpula de calor” que está provocando temperaturas de 50 grados en Canadá y en USA, y cómo de fácil es que siga ocurriendo en cualquier parte del mundo cada vez con más frecuencia.

La crisis pandémica, que es un “teaser trailer” de lo que nos viene en las próximas décadas, ha dejado claro que las soluciones pasan por la responsabilidad mutua y la acción colectiva. Sin embargo, tenemos que tener claro que hemos educado a una buena parte de los jóvenes para que antepongan disfrute inmediato individual a cualquier otra consideración.

El macrobrote de Mallorca es un ejemplo más de ésto. En esta carta, la jefa de estudios de uno de los institutos cuyos alumnos organizaron por su cuenta la asistencia a la macrofiesta dice las cosas muy claras: “A veces pienso que el ser humano está mejor confinado. Luego pienso que la mezquindad es minoritaria y me consuelo un poco. Pero poco, porque si algo he aprendido este año, con toda la información que manejo como jefa de estudios adjunta, como coordinadora Covid y como rara avis que no entiende otra forma de vida que en sociedad, capaz de anteponer su grupo o a otro miembro de este frente a sí misma como ente individual, es que hemos vuelto a fracasar por culpa del individualismo, del egoísmo y de un egocentrismo mal gestionado.  “

El futuro no era que la tecnología nos quitara el trabajo y nos sustituyera por robots: era que apoyadas en la tecnología, las empresas nos hagan trababajar como si fuéramos robots: “Automation hasn’t replaced all the workers in warehouses, but it has made work more intense, even dangerous, and changed how tightly workers are managed. Gig workers can find themselves at the whims of an app’s black-box algorithm that lets workers flood the app to compete with each other at a frantic pace for pay so low that how lucrative any given trip or job is can depend on the tip, leaving workers reliant on the generosity of an anonymous stranger. Worse, gig work means they’re doing their jobs without many typical labor protections. In these circumstances, the robots aren’t taking jobs, they’re making jobs worse. Companies are automating away autonomy and putting profit-maximizing strategies on digital overdrive, turning work into a space with fewer carrots and more sticks.”

Recomiendo muchísimo este juego/documental al estilo de los libros elige-tu-propia-aventura que trata, precisamente de los libros elige-tu-propia-aventura (aunque también sobre otros temas, como la obsesión o las decisiones vitales). He logrado desbloquear 2 finales, ¡pero al parecer hay 6 posibles!

Un poco de música de chills (y libre de derechos) nunca viene mal, pero si viene acompañada por esta animación de deathburger, entonces la cosa ya es de 10.

Los temas de IRYS se mueven un poco entre lo siniestro, lo cyberpunk, y la nostalgia ochentera, ¿es que hay que elegir?

20210630

Que la Unión Europea financie productos para que las fuerzas de seguridad pueda realizar análisis forenses sobre móviles “counterfeit” usados por grupos criminales, pues puede tener sentido. Pero que las empresas financiadas vendan estas tecnologías sin control alguno a países como Myanmar, donde van a ser usadas para potenciar la brutal represión que policía y ejército está ejerciendo sobre activistas y manifestantes, pues es para hacérnoslo mirar.

En el caso que más se explora en el artículo, el fabricante sueco MSAB retiró las licencias vendidas al gobierno de Myanmar tras el pasado golpe de estado de Febrero, pero los abusos y violaciones de los derechos humanos ya se venían produciendo mucho antes.

Sin regulación y transparencia estos casos seguirán ocurriendo: “In the EU’s race to develop cutting-edge security technology, some of the biggest funding recipients have been arms companies and those building surveillance and forensic tools for law enforcement and border security. Critics say the bloc should be doing more to regulate what new technology is created and where it can be exported, and to make those transactions transparent. “A lot of these companies are not keen to say, ‘We’re selling to military intelligence in this or that country,’” said Schaake, the former Dutch MEP. “It’s an opaque system that we want to open up.”

Hablando de regulación: Google anunció en 2020 que suprimiría las cookies de terceros en Chrome, aunque ahora parece que retrasa el momento hasta 2023. Aunque el movimiento es positivo, me temo que los retrasos son para encontrar alguna forma alternativa de poder recopilar la misma información sobre nosotros y lo que hacemos en Internet.

No puedo estar más de acuerdo con este artículo cuando dice que Prime, el servicio de subscripción de Amazon, es un gran invento.. si consideramos invento el encerrarnos en un ciclo de consumo perpetuo con un solo proveedor, e hiperconcentrar todos los mercados posibles en un sólo gigante.

Amazon ya se ha convertido en un fenómeno similar al cambio climático: algo que poco a poco lo destruye todo, pero que es un proceso tan paulatino, complejo, y abstracto, que intentar comprenderlo para salirse de él es como intentar dibujar la forma de la ola de un tsunami que te acaba de caer encima: “Sometimes I find it useful to compare Big Tech to climate change, another force that is altering the destiny of everyone on Earth, forever. Both present themselves to us all the time in small ways—a creepy ad here, an uncommonly warm November there—but are so big, so abstract, so everywhere that they’re impossible for any one person to really understand; to do so would be like asking a fly perched on your forehead to draw a portrait of you, or a person being engulfed by a tsunami to describe the shape of the wave. Both are the result of a decades-long, very human addiction to consumption and convenience that has been made grotesque and extreme by the incentives and mechanisms of the internet, market consolidation, and economic stratification”

Quizá cancelar nuestra subscripción con Prime sea algo irrelevante para el gigante, pero no es nada irrelevante para los comercios y el tejido social de nuestro alrededor: “If amazon is like climate change, subscribing to Prime is like flying: a personal choice that pales in comparison with what government intervention could do. Just as abstaining from flying for moral reasons won’t stop sea-level rise, one person canceling Prime won’t do much of anything to a multinational corporation’s bottom line. “It’s statistically insignificant to Amazon. They’ll never feel it,” Caine told me. But, he said, “the small businesses in your neighborhood will absolutely feel the addition of a new customer. Individual choices do make a big difference to them.”

Hablando de suscripciones adictivas: está claro que viciar de forma poca sana en MMORPGs y demás juegos online pueden llegar a provocar problemas de salud mental como cualquier otra adicción, pero jugados con moderación, también provocan beneficios inesperados en nuestro cerebro: “And when assessing the research so far, studies show that it isn’t all warnings and worries. In fact, video games can be effective tools for upgrading our brains and our cognitive skill sets—especially in the long run. (…) As Bavelier and Green noted in the July 2016 issue of Scientific American: “Individuals who regularly play action games demonstrate improved ability to focus on visual details, useful for reading fine print in a legal document or on a prescription bottle. They also display heightened sensitivity to visual contrast, important when driving in thick fog … The multitasking required to switch back and forth between reading a menu and holding a conversation with a dinner partner also comes more easily.” 

Allá por 1877, los telescopios todavía no tenían mucha definición, y desde aquí la superficie de Marte parecía estar surcada de “canales”, que muchos se apresuraron a confirmar como construcciones artificales de los Marcianos, pero que en realidad son una ilusión óptica. En este artículo-galería se pueden ver muchos de los pintorescos “mapas” que trazaban los supuestos canales del planeta rojo.

Con las fotos de Yang Xiao no hace falta irse a Marte para visitar otro planeta: sólo hacen falta unos cuantos monumentos modernistas soviéticos y la luz adecuada.

Y quién sabe, puede que en el espacio también disfruten del Trash Metal oldschool ochentero. Si así lo hacen, seguro que será algo similar a lo que nos muestran Space Chaser en este video.

20210622

Esta entrevista con el neurocientífico David Eagleman es super interesante: desde contar que ya es hora de desmontar la metáfora del cerebro como “ordenador” (porque es más bien una red poco jerárquica cuyos “territorios” se reconstruyen continuamente), a algo de sano escepticismo con el Neuralink de Mr. Musk: “The mythology of Neuralink is that this is something we can all use to interface faster with our cellphones. I’d certainly like to text 50% faster, but am I going to get an open-head surgery? No, because there’s an expression in neurosurgery: when the air hits your brain, it’s never the same.

Si se nos ocurre alguna manera para hacer nuestro lugar de trabajo más distópico o deshumanizante, probablemente en China ya estén haciendo los primeros ensayos. En este caso, las salas de reuniones de las oficinas chinas de Canon solo dejan entrar a los empleados que sonrían: ¡ya sabemos que odias estar aquí, pero encima tienes que poner buena cara!

Me siento 100% reflejado en los casos millenials relatados en el artículo: al menos en el ámbito laboral, el teléfono es una de las maneras mas ineficientes de gestionar la comunicación, y en muchos casos, un claro signo de que respetamos poco el tiempo de los demás. Ahora sí, no comparto lo que dice de las videollamadas: prefiero mucho más tener parte de la comunicación no verbal (aunque sea a trompicones o a baja resolución) que estar privado de ella (como en el teléfono): “Para la gente de la edad de Cecilia no hay forma de comunicación más ineficiente que una llamada telefónica. Los jóvenes las evitan porque temen que se alarguen hasta el infinito, ya que no entienden sus dispositivos como artefactos diseñados para conversar horas y horas. Tampoco les gusta que la melodía o la vibración del móvil interrumpa sus actividades. Es más: llegan a considerarlo un gesto de prepotencia por parte del interlocutor, que impone su deseo de hablar sin importar que al otro le venga bien (o le apetezca) responder.”

Como se explica muy bien en este artículo, la época que nos ha tocado vivir es producto de la profunda creencia en que la habilidad para decir algo convierte en verdad lo que se está diciendo. Y retórica y verdad son, desde siempre, hechos independientes: “Stupidity is saying two plus two equals five. Elevated Stupidity is doing the same thing, except you invoke Pythagoras, decry cancel culture when someone corrects you, then get a seven-figure book deal and a speaking tour out of it. (…) Elevated Stupidity stems from the idea that being good at arguing is the same thing as being correct. That rhetorical skill—or at least a degree of big debate-club energy sufficient to wear out one’s opponent—is the equivalent of intelligence. If being a good arguer is the same as being smart or correct, then do you know who is the smartest, correct-est person in history? Every Scientologist.”

En 10 años, la narrativa de Silicon Valley en los medios ha pasado de glorificar a los “genios frikis” que cambiaban el mundo desde el garaje a reflejar un poco mejor la realidad de un cortijo poco abierto a los no privilegiados, proclive a las burbujas especulativas, y en los que se pueden encontrar más casos de desigualdad, explotación, sexismo, racismo, fraude, o violaciones de privacidad de los que cabría esperar.

Ahora Silicon Valley comienza a reinventar su propia narrativa para pasar el foco de la “Disrupción” a la “Construcción”. Queda por ver si esto resultará en un cambio real de paradigma con startups más sostenibles y enfocadas en resolver problemas relevantes, o si todo se va a quedar en un lavado de cara más: “For an ontologically—perhaps pathologically—future-facing industry, anything looks possible; it has to. Through networks of wealth and political power, or through storytelling, Silicon Valley entrepreneurs and investors may actually succeed in ushering in a new era of transparent, trustworthy institutions and gleaming, functional infrastructure. And yet, amid the updated rhetoric, it can be easy to forget that venture-funded companies have always been trying to envision the banks, health-care systems, schools, postal systems, and newspapers of the future. To date, they have been only somewhat successful—and sometimes destructive. “Building” would be a new story. But it might not be new enough.”

Cada vez se hace más necesario poder reciclar baterías eléctricas (o al menos, los metales que las componen), pero el proceso es demasiado costoso en energia y emisiones. La posible solución a estos problemas son unas pequeñas bacterias “mineras”: “Bioleaching, also called biomining, employs microbes which can oxidize metal as part of their metabolism. It has been widely used in the mining industry, where microorganisms are used to extract valuable metals from ores. (…) My colleagues and I in the Bioleaching Research Group at Coventry University have found that all metals present in EV batteries can be recovered using bioleaching. Bacteria like Acidithiobacillus ferrooxidans and other non-toxic species target and recover the metals individually without the need for high temperatures or toxic chemicals.”

Como en otras ocasiones, gracias a Revista Cactus descubro a Merzbow (el Rey Japonés del Ruido). Aunque su material es demasiado vanguardista para mí, esta colaboración con la banda Boris (en la que aun se perciben los vestigios de una canción “normal”) está muy interesante.

20210616

Hacía ya tiempo que esta recopilación no abría con una sórdida historia relacionada con estafas en Internet, y la que relata este artículo es quizá de las más alucinantes que he leido últimamente. Más de la cuarta parte de una ciudad argentina (+30.000 personas en San Rafael) están metidas de lleno en un (más que probable) esquema ponzi online iniciado por un granadino: Ganancias Deportivas. Con las apuestas deportivas como tapadera, y al calor de los precios disparados de bitcoin, este esquema piramidal ha atraído a miles de argentinos que han vendido sus negocios, invertido todos sus ahorros, o se han endeudado para participar.

Como en todas las estafas ponzi, el castillo de naipes está a punto de derrumbarse, y las consecuencias van a ser dramáticas: “Hay una burbuja económica donde los comercios y la gastronomía subsisten, pese a la crisis por la pandemia, gracias a GD”, afirma Casado, quien insiste en que, aunque sea una burbuja, nadie quiere que se terminepor las gravísimas consecuencias políticas y sociales que tendría. Primero, porque si estalla, muchas familias se arruinarán. Segundo, porque los nuevos registrados son amigos del que los asocia y, si esto se acaba, los que pierdan el dinero se van a sentir estafados por alguien cercano. “Cuando estalle el esquema ponzi, aquí va a ser una hecatombe, no me extrañaría que hubiera muertos y secuestros”, afirma una fuente local que investiga el caso y prefiere no ser identificada.” 

El equipo Hobbes de animación situado en Detroit ha convertido el vuelo nocturno de drones luminosos en píxeles que forman rostros animados. Los resultados son alucinantes.

¿De donde viene la adicción a las jornadas laborales kilométricas y a no dormir cuando, en la mayoria de los casos, esto solo repercurte positivamente en los bolsillos de los dueños, y negativamente en la salud de los trabajadores? En este artículo explican como el relato del workaholic ha pasado desde el enriquecimiento personal en sus origenes del Wall Street de los 80, a una especie de fantasía identitaria de “heroísmo”, fomentada por el mundo Tech en Silicon Valley: “These days, many people work long hours to pay off debt, to simply keep their jobs or to make that crucial next step up the ladder (and in many cases, companies expect employees to work long hours and be constantly available). But for those who embrace the overwork culture, there’s also a performative element, whether that manifests as a new car to show off, a ‘dream career’ doing something meaningful or even exhaustion that can be displayed like a bizarre kind of trophy. Centuries ago, “guys had duels and they’d have a dueling scar, which is almost a kind of badge of honour. You fought and you survived”, says Christina Maslach, professor emerita of psychology at the University of California, Berkeley. “That’s where you brag about, ‘Yeah, I don’t sleep’. It’s that kind of thing.”

Nos alegra mucho ver que entre esta selección de prospectivistas españoles que ha confeccionado Forbes, se incluye a Elisabet Roselló de Postfuturear. ¡Viva y Bravo!

Este mes abre en Tokyo un café con camareros robóticos, que repartirán bebida y hablarán con los clientes, pero que en realidad estarán controlados remotamente por personas con discapacidades que apenas pueden moverse o salir de casa. Según Kentaro Yoshifuji, investigador en robótica y co-fundador de Ory Laboratories Inc, su objetivo es contribuir a aliviar la soledad de estas personas y ayudarles a integrarse más con el resto de la sociedad: “My ultimate goal is to create a society where people who are using wheelchairs or bedridden due to illness or a disability can have hope that they will be able to work and be of service to others. I want to use the cafe as an opportunity to make working with an avatar robot an option in society.”

Con esta fibra digital con la que se puede tejer ropa, también podremos llevar puestos sensores para recopilar información útil. Eso sí, que no se enteren en Facebook o Google, que si no dentro de poco tendremos hasta ropa interior suministrando analíticas.

Lo que más me gusta de este video no es sólo el ejercicio de replicar el famoso portero automático “fake” de “Todo en un día”: es que el autor también piensa, como yo, que Ferris Bueller’s Day Off es (al menos en parte) una película de hackers (con ingeniería social, cracking del servidor del instituto, o phracking de teléfonos).

The Midnight ha sacado nuevo videoclip de uno de los temas de su álbum de 2020 (“Monsters”), y con este acompañamiento visual dan ganas de reescuchar el disco entero enseguida.