20220512

Está pasando una cosa curiosa, y quizá preocupante. Las consecuencias del desastre climático ya no son terreno exclusivo de la ciencia-ficción: ahora también comienzan a asomar en las novelas realistas o en las comedia costumbristas. Quizá es que, simplemente, ya no es algo que pertenezca a un escenario futuro: es algo que tenemos encima.

“Ecological disaster and long-term fallout are no longer rare or surprising, and they’re not limited to specific parts of the planet. One-third of Americans said they were affected by extreme weather events in the past two years, and 2022 has already brought fire and floods. Those are climate change’s most obvious consequences, but its daily effects are subtle, creeping into our everyday lives. They’re showing up as rising food prices and rampant spring windstorms. Our changing planet is stressing our relationships and limiting our choices in the short and long term.”

“And that’s showing up in fiction. An increasing number of writers are weaving climate change into their domestic dramas or their comedies of errors as an unavoidable part of life today or in the very near future.”

Este artículo hace un muy buen análisis del “oligopolio” (concentración en unos pocos y gigantes grupos empresariales) en el que ha evolucionado la cultura popular. Especialmente revelador es el caso del cine, donde apenas hay grandes producciones que no sean remakes, reboots, o continuaciones de grandes franquicias establecidas.

Una de las explicaciones es que la gente que hace cosas “raras” e innovadoras tiene a su alcance más medios que nunca para auto-editarlas y promocionarlas de forma independiente,  y las grandes productoras prefieren poner el dinero en producciones seguras y que serán rentables. Pero nosotros como audiencia también hemos forzado esta situación: ante una proliferación tan gigante de oferta cultural, nuestro cerebro prefiere ahorrarse la carga cognitiva de descubrir, valorar, y elegir cosas nuevas, y elige terrenos conocidos para no “trabajar” tanto.

“As options multiply, choosing gets harder. You can’t possibly evaluate everything, so you start relying on cues like “this movie has Tom Hanks in it” or “I liked Red Dead Redemption, so I’ll probably like Red Dead Redemption II,” which makes you less and less likely to pick something unfamiliar.”

“Another way to think about it: more opportunities means higher opportunity costs, which could lead to lower risk tolerance. When the only way to watch a movie is to go pick one of the seven playing at your local AMC, you might take a chance on something new. But when you’ve got a million movies to pick from, picking a safe, familiar option seems more sensible than gambling on an original.”

Tras la hecatombe cripto de esta semana, si encontráis alguien que todavía defienda que esto no es una burbuja especulativa, y que inventos de bombero como las “stablecoins” son buenas ideas, es que quiere auto-engañarse o quiere engañarnos. Bueno, o que ha metido a su propio país en un berenjenal mucho peor del que ya estaba.

Me parece muy acertado este artículo cuando señala que los fans de lo cripto se quejan de que el mundo financiero está trucado (verdad), pero que lejos de querer hacerlo más justo para todo el mundo, simplemente sueñan con reinventarlo para que el trucaje les de ventaja a ellos:

“Diehard crypto supporters see automated digital finance as a way to prevent the next recession. The reason most crypto evangelists want this level of automation is because they believe the global financial system is rigged. They don’t want to make it more fair or less rigged, they just want to create a new, automated system that they have first mover’s advantage on. The problem is that automated finance is actually a terrible idea. No one can be trusted with our money and so we should let a series of internet protocols and pieces of code thoughtlessly manage it for us, the thinkings goes. Except, here we are, with crypto traders desperately lending out Bitcoins to bail out their sketchy algorithmic bank which they can’t turn off or pause because it’s completely automated.”

La apuesta de fabricantes como Apple, Google, o Amazon va cada vez más por el “ambient computing”, a saber: que nuestro ordenador personal (o sea, el smartphone) no esté sólo en nuestro bolsillo, si no que lo tengamos a todo nuestro alrededor.

Dejando aparte valorar lo que supondrá esto para nuestra ya maltratada privacidad, lo cierto es que como se cuenta en esta columna, para lograr esto Google tendrá que desprenderse de una cultura interna donde tradicionalmente cada proyecto va a su aire, y comenzar a pensar productos en conjunto.

Todavía no tengo en las manos esta nueva revista sobre videojuegos, pero con el elenco de ilustradoras e ilustradores que han elegido para este primer número, va a ser difícil resistirse.

Frente a los procesos actuales de reciclaje de smartphones, muy ineficientes y basados en el triturado, este prototipo de robot de Apple que desmonta iPhones apunta a la dirección correcta para intentar conseguir una producción más sostenible.

Pero los robots no sólo desmontan y reciclan, también pintan e inauguran exposiciones. Está a debate si esto se puede llamar “arte” o se les puede llamar “artistas”, pero desde luego nuestro presente ya es muy ciberpunki.

Y no sabemos si los robots de ahora serán artistas, pero este tema de Tove Lo y el espectacular videoclip del que va acompañado apuesta con toda seguridad a que serán capaces de amar (y de bailar).

20220511

En este artículo sobre la nueva novela de ciencia-ficción de Janelle Monáe se hace un buen repaso al llamado Afrofuturismo, corriente que abarca lo literario, pero también otros ámbitos como la música y el cine.

El Afrofuturismo como corriente artística reconquista el terreno de la ciencia-ficción del monopolio de una tradición colonial que pone al hombre blanco europeo en el centro.  Pero el movimiento no se queda en lo racial y también abraza nuevas perspectivas de género y de identidad:

“Science fiction is particularly rich terrain for Black authors to explore the evils of the world, because Blackness and technology have historically been in tension. For centuries, Black bodies were exploited and used as machines, sites of experiment, and other vehicles for white discovery. I’m reminded of HeLa cells, an immortal cell line widely used in medical research—including for the Covid-19 vaccine—and named for Henrietta Lacks, the Black woman from whose body the cells were taken without compensation or consent.”

“If the goal of Afrofuturist art is to create a new future, then the genre is not only inherently Black but also intrinsically queer. Some Afrofuturism writers, like adrienne maree brown, are openly queer, and cornerstone novels such as Butler’s Fledgling and N. K. Jemisin’s The Inheritance feature queer characters and relationships. More than that, the genre draws on the author bell hooks’ definition of queerness as not only “about who you’re having sex with” but rather “about the self that is at odds with everything around it and has to invent and create and find a place to speak and to thrive and to live.”

Mientras tanto, en África ya ha sucedido lo que quizá sea la antesala de nuestro futuro en todas partes. Debido a los disparados precios de la energía y combustibles, las areolíneas de Nigeria no pueden ni cubrir costes y cancelan la gran parte de sus vuelos en el país, aunque a día de hoy se sigue en conversaciones con el gobierno para intentar conseguir una solución alternativa.

La pasada semana me vi apuradísimo para conducir por Valencia en plena tromba de agua, atravesando una de las calles más inundadas, donde tuve el agua por encima de la mitad de la rueda prácticamente todo el trayecto.

No me quiero imaginar, por tanto, la gente que tuvo que repartir pedidos en bicicleta en estas condiciones, en una situación más precaria que nunca, y sin ninguna garantía ni seguridad laboral. Tampoco entiendo qué ocurre en la cabeza de la gente que hace pedidos viendo que suceden estos desastres climatológicos. Las plataformas de reparto no sólo han hecho cotidiana la explotación de los repartidores: están normalizando que nos explotemos entre nosotros.

“Aunque CNT señala que “es la empresa la que ofrece el servicio en todo tipo de situaciones” remarca que “nos parece indecente el egoísmo que destilan estas personas, que están viendo las lluvias torrenciales y aún así piden sabiendo que hay personas que se van a mojar”. Cantón añade que “el empresario quiere sacar beneficio, aunque sea a costa de las condiciones físicas de los trabajadores”.

Recomiendo muchísimo seguir en twitter a @nolesdescasito y prestar atención a sus estrategias para intentar detener la viralidad de la extrema derecha en plataformas sociales. En este artículo de su blog también tenéis una muy buena recopilación de sus propuestas.

Esta nueva técnica para obtener altavoces ultrafinos tiene un gran potencial de aplicaciones: no sólo llevar altavoces en la ropa, si no quizá forrar una cabina de avión de ellos y conseguir cancelación de ruido fácilmente.

Descubro a partir de este artículo el asunto de los “mixers” de criptomonedas. Aunque las transacciones en la blockchain son anónimas, todavía es posible rastrear la “ruta” que siguen algunos fondos, y estos servicios las “enmarañan” para que sea casi imposible seguir el rastro.

Aunque el objetivo inicial de estos servicios es aportar más privacidad, países como Corea del Norte (que cuando les viene bien sí que son capitalistas) las usan para blanquear el dinero proveniente de sus hackeos y fraudes online, y USA ha comenzado a sancionar estos mixers para ponérselo más dificil.

Otro tipo de sanción ha venido por parte de John Deere, un fabricante de tractores que aplica una política anti-reparaciones similar a la de Apple. En este caso, la restricción ha tenido un uso positivo: el fabricante ha inutilizado de forma remota muchos tractores ucranianos, parte del botín de los pillajes al que las tropas rusas invasoras someten a la población.

Este tema de Zack Bornheimer está claramente hecho en clave de jazz, ¿pero no os parece que esos acompañamientos y baterías huelen a Dream Theater en algunos momentos?

20220504

En esta serie de artículos del MIT Technology Review, se analiza muy bien cómo la “economía de los datos” y los algoritmos potenciados por Inteligencia Artificial están contribuyendo a reforzar desigualdades que existen desde los tiempos del colonialismo europeo en países como Sudáfrica, Venezuela, Indonesia, o Nueva Zelanda.

“The AI industry does not seek to capture land as the conquistadors of the Caribbean and Latin America did, but the same desire for profit drives it to expand its reach. The more users a company can acquire for its products, the more subjects it can have for its algorithms, and the more resources—data—it can harvest from their activities, their movements, and even their bodies.”

“Neither does the industry still exploit labor through mass-scale slavery, which necessitated the propagation of racist beliefs that dehumanized entire populations. But it has developed new ways of exploiting cheap and precarious labor, often in the Global South, shaped by implicit ideas that such populations don’t need—or are less deserving of—livable wages and economic stability.”

Desde luego, que la maquinaria de desinformación de Putin tenga convencida a parte de la población rusa de que el genocidio que está cometiendo contra la población ucraniana es en realidad “liberarles de los nazis”, es un nuevo hito en lo que a fake news se refiere. Pero como comentan en The Atlantic, Putin está simplemente siguiendo a pies juntillas el manual de los dictadores soviéticos que le precedieron:

“The Russian president is the latest in a long line of dictators to manipulate history and manufacture enemies to rally the population against and secure his own hold on power. Past Soviet leaders have drawn on the same core themes, and I have seen this playbook in action in China and North Korea, where Xi Jinping and Kim Jong Un insist that they too are defending their nations against hostile foreign adversaries.”

“But how can you stop people remembering things?” asks Winston in 1984. “How can you control memory?” One might well ask the same question of Putin, Xi, and Kim and their own efforts to control the past. They cannot determine what individual citizens think or the individual memories they hold, but they can decide what is presented on the evening news and the information that is available on the internet, and they can make it dangerous to challenge the official line in public.”

¡Hablando de métodos de desinformación! Sobre Musk y Twitter, seguro que muchos nos seguimos preguntando si esta opa hostil es lo que pasa cuando un billonario tiene un calentón o está en plena crisis de los 40.

Aunque quizá, como se apunta en este artículo, la cosa es un poco más compleja, y Musk es uno más de un grupo de millonarios tech que, tras el baneo de twitter a Trump por instigar el intento de golpe de estado en el capitolio, trabajan activamente para que Twitter vuelva a ser el altavoz para la extrema derecha de USA.

“In March, Mr. Musk placed a call to Seth Dillon, the CEO of the Babylon Bee. The Bee, a right-leaning satirical publication modeled after The Onion, had been suspended from Twitter for a tweet that mocked a prominent transgender female government official as “Man of the Year.” During the call, according to Mr. Dillon, Mr. Musk asked to confirm that it was true that the website had been suspended for the infraction, and mused that he might need to buy Twitter.”

“People who have spoken to him and his team recently say Mr. Musk remains dismayed that former President Donald Trump is still barred from the platform.”

Es curioso ver como Snap (anteriormente Snapchat), después de inventar el formato de video que conocemos como “Stories” y que sería copiado por todas las plataformas, se ha reconvertido en una empresa de productos de hardware (siempre relacionados con el vídeo o la fotografía). El último: este mini-dron que cabe en el bolsillo y que está pensado para ser muy fácil de usar, y que baja la barrera de entrada para gente que nunca ha usado un dron.

Esta interesante visualización echa un vistazo con qué tipo de gente pasamos el tiempo  (en media) conforme avanza nuestra edad. Aunque siempre hay una constante: como es natural, todo el mundo pasa un rato al día consigo mismo.

“However, the trends make sense. In our younger years, we spend a lot of time with our parents and siblings. By middle age, work takes a lot of time and we see co-workers on the regular. Time with the kids peaks in the late 30s and early 40s.”

“It’s interesting to see the percentage rise for neighbors and acquaintances as we get older. I didn’t expect that, but it also seems to make sense. Friends and family pass away and we move into different living situations.”

“Then there’s alone time that mostly holds steady throughout our lives. Usually at some time during the day we’re alone.”

Históricamente, mujeres y minorías raciales lo tienen peor para encontrar trabajo o desarrollar negocios. Pero este estudio apunta a que actualmente, y al menos para el networking, resaltar en la comunicación género o raza (cuando están infrarepresentados), puede incrementar las probabilidades de recibir respuestas frente a cuando no se indica explícitamente.

Una posible explicación es que ahora estamos más concienciados de nuestros propios sesgos, y el ser conscientes de que estamos atendiendo a un colectivo infrarepresentado nos hace querer comportarnos mejor. Esto quizá puede bloquear los sesgos que normalmente se dispararían. ¡Los tiempos cambian, afortunadamente!

“Why is it so important to mention that you’re “a woman in STEM” or “a Black man pursuing a law degree”? Our research suggests that drawing attention to your marginalized identity or minority status reminds people on the receiving end of your message that bias could influence their decision-making. That reminder, in turn, may motivate them to monitor their own reaction more closely and behave more helpfully.”

En esta recopilación de cuando en cuando tiene que incluirse un Cyberdeck, esa especie de versión retro-futurista de un ordenador portátil. Este, además de bonito, pinta un poco menos voluminoso y más usable que otros de sus congéneres.

Este tema de Moderat, además de parecerme una joyita, va acompañado de un tremendo videoclip que incluye varias escenas de baile (y sabotaje) en un data center. Así sí.

 

20220427

No es la primera vez que aparece NSO Group y a su spyware Pegasus en esta recopilación. Esta vez, el escándalo pilla un poco más de cerca, porque los objetivos del hackeo y espionaje estatal han sido políticos catalanes.

Supuestamente, el spyware creado por la firma israelí NSO Group solo puede ser adquirido por gobiernos y sus fuerzas de seguridad para perseguir el crimen organizado. La triste realidad es que muchos de los clientes de NSO (los gobiernos de México, Ruanda, El Salvador, o Arabia Saudí) la usan para espiar a periodistas, activistas, y opositores. El uso de este software también ha facilitado asesinatos, como el del periodista Jamal Khashoggi, ordenado por el Príncipe Mohammed bin Salman de Arabia Saudí.

Que estados democráticos como España usen las mismas herramientas que estos gobiernos autoritarios para espiar es, sin duda, una noticia lamentable.

“Commercial spyware has grown into an industry estimated to be worth twelve billion dollars. It is largely unregulated and increasingly controversial. In recent years, investigations by the Citizen Lab and Amnesty International have revealed the presence of Pegasus on the phones of politicians, activists, and dissidents under repressive regimes. An analysis by Forensic Architecture, a research group at the University of London, has linked Pegasus to three hundred acts of physical violence.”

La otra gran movida “digital” de la semana ha sido el culebrón Twitter-Musk, que ha terminado con el billonario adquiriendo el control mayoritario de la compañía, tras decidir no entrar en el consejo y lanzar una OPA hostil.

Aunque algunas de las propuestas de Musk son interesantes (abrir el código de los algoritmos, o luchar contra el uso de Bots), yo me temo que el interés del nuevo dueño por la “libertad de expresión” adelgazará todavía más los deficientes sistemas de moderación de Twitter, que actualmente apenas logran contener a una extrema derecha que usa la plataforma para difundir bulos anticientíficos o desplegar campañas de acoso organizado a minorías. En este artículo también se recogen distintos pareceres de los actuales empleados de Twitter sobre la compra:

“After the announcement, sentiment in the public Slack channels remained largely concerned and negative, employees told me. “I was kind of surprised how much people seemed like they were giving up,” one told me. “Big bummer.”

“But in one-on-one discussions, responses were more tempered. Some employees I’ve spoken with are open to the idea that a private Twitter run by Musk stands a better chance of improving the service than would a public company beholden to its shareholders. They like the fact that he wants to eliminate harmful bots and bring more clarity to how recommendation algorithms work.”

Los que lo tienen bastante peor, como siempre, son los empleados de Amazon. En este artículo que nos trae Intercept, se perfilan planes de la dirección para desplegar una app de chat entre empleados que, entre sus “features”, podría incluir la prohibición de usar palabras como “sindicato”, “huelga”, “sueldo”, “lavabos”, “subida de sueldo”, “libertad”, o “esclavitud”. Casi de novela de ciencia-ficción, y eso que George Orwell escribió 1984 pensando en los soviéticos, no en las multinacionales.

La vergonzosa invasión Rusa en Ucrania sigue, y complementaria a ella es la ciberguerra digital. En este artículo de Wired varios expertos señalan lo llamativo de la cantidad de datos rusos que se están filtrando, y cómo la resistencia Ucraniana está dándole la vuelta a técnicas tóxicas como el doxing (tradicionalmente usada por la alt-right para acosar a colectivos minoritarios en Internet) con la intención de señalar a ciberespías rusos y a soldados responsables de atrocidades como las de Mariúpol.

“While doxing is, generally speaking, one of the most toxic online behaviors and can ruin lives, the stakes are different in war, when the gloves are essentially off. McDonald says that publishing peoples’ names and personal details during wartime is a “murky area” ethically, but that there may be justification for it when linked to a military institution or war crimes. Violating people’s privacy is “very low down the list” of how someone may be harmed during conflict, McDonald says.”

Por otra parte, aquí tenemos también una aplicación muy beneficiosa de la tecnología, en este caso, los Drones. Tras los devastadores incendios en la Columbia Británica, la asistencia con drones al proceso de reforestación manual está demostrando ser muy valiosa.

Aunque en lo estético me parece muy interesante, no sé lo que es peor de la nueva ocurrencia artística de Jeff Koon: si el hecho de llenar la Luna de trastos, o el que todo parezca una excusa para otra campaña de NFTs.

Uno de los articulos incluidos en la anterior recopilación ya apuntaba a la precaria realidad de la profesión de “influencer” (aunque en ese caso, el análisis se centraba en Twitch). En el estudio realizado por la Universitat de València que se comenta en este artículo, se revelan las realidades nada favorecedoras (falta de horarios, contratos, o nulo poder de negociación con las plataformas) de una profesión que en ocasiones se nos vende como un gran éxito aspiracional.

“La conexión continua, la alta carga de trabajo en un ritmo muy rápido, la precariedad laboral, la exposición de la vida privada y al ciberbullying crean un ambiente donde los influencers sufren un alto nivel de ansiedad”, resume el estudio, que ha detectado un “alto nivel de estrés y la frágil salud mental” en la que coinciden casi todos los creadores.

“¡Siempre escuchas que tú eres el propio jefe! ¡Y no! No es que YouTube sea tu jefe, pero tú no tienes la libertad de hacer lo que quieras, porque sales perdiendo, pierdes interés y pierdes seguidores”, explica uno de los influencers entrevistados en el estudio.”

En este nuevo single, The Midnight nos regalan un tema mucho más AOR que lo habitual. ¿Quizá una pista de la nueva dirección que seguirán en siguientes álbumes?

20220413

OpenAI, creadores de GPT-3 (el sorprendente modelo de lenguaje natural que ha dado lugar a aplicaciones tan locas como AI Dungeon), anunció hace poco la nueva versión de su modelo de generación de imágenes a partir de descripciones en texto, DALLE·2. Aunque todavía nadie puede probar el modelo, los ejemplos que aparecen en la web son impresionantes, y auguran un montón de aplicaciones (y posibles usos irresponsables) nuevos.

También, como se comenta en este artículo, es interesante reflexionar si este tipo de modelos (por sorprendentes que sean) nos acercan más a una verdadera Inteligencia Artificial, o si más bien estamos simplemente creando programas de ordenador más complejos:

“But while Etzioni is impressed with the images that DALL-E 2 produces, he is cautious about what this means for the overall progress of AI. “This kind of improvement isn’t bringing us any closer to AGI,” he says. “We already know that AI is remarkably capable at solving narrow tasks using deep learning. But it is still humans who formulate these tasks and give deep learning its marching orders.””

Aunque sigamos lejos de las IA’s que aparecen en las pelis de ciencia-ficción, mientras algunas de sus aplicaciones actuales sirven para detectar falsificaciones de marcas de lujo, que cada vez son más difíciles de distinguir para el ojo humano experto.

El caso del “mercado” de falsificaciones de bolsos Louis Vutton que se relata en este artículo, y que llega a necesitar de analisis microscópico en algunos casos, es especialmente alucinante.

La conocida estafa online del “Príncipe Nigeriano”, aparte de ser un tópico que ahora nos da risa, es parte de un historial de cibercrimen que lastra el desarrollo económico y tecnológico de Nigeria.

Parte de la culpa de la situación la tienen los sesgos y prejuicios de las firmas de ciberseguridad (mayoritariamente europeas o anglosajonas, y muy blancas), que a veces optan por aislar del sistema a un país entero, antes que esforzarse por abordar un problema complejo y con muchas aristas.

“International perceptions of Nigerian scammers have already had negative consequences for Nigerians in tech. According to Olubukola Stella Adesina, professor of International Relations at the University of Ibadan, “international financial institutions now view paper-based Nigerian financial instruments with [skepticism]. Nigerian bank drafts and checks are not viable international financial instruments. Nigerian internet service providers (ISPs) and email providers are already being blacklisted in email-blocking blacklist systems across the internet. [S]ome companies are blocking entire internet network segments and traffic that originate from Nigeria.”

Muchos de los creadores de contenido y streamers con más audiencia abandonaron Youtube por las malas condiciones económicas y pésimo trato de la plataforma, encontrando en Twitch un proveedor más rentable. Pero, al fin y al cabo, esta plataforma pertenece a Amazon, que ha hecho de la precarización extrema e indigna un refinado “arte”.

Ahora, muchas y muchos streamers se encuentran de nuevo con la sensación de estar trabajando  (sin contrato, sin horarios, sin derechos laborales) para una plataforma que debería ser simplemente su proveedor tecnológico. Y es llamativo que los cabreados no sólo son los streamers (supuestamente los clientes):

“Sin embargo, lo más grave quizá sea que el cabreo ha llegado a los propios directivos y empleados. Una investigación de ‘Bloomberg’ ha revelado que seis altos cargos han abandonado Twitch en lo que va de año. Entre ellos, el director de Operaciones, el director de Contenidos y el jefe de Desarrollo de Creadores. Además, otros 60 empleados habrían cogido la puerta de salida en este tiempo y 300 más lo hicieron en 2021. Todos se quejaban de lo mismo: Twitch había perdido el contacto con los ‘streamers’. “El cliente era el creador de contenidos. Si no te apasiona el producto, no lo miras desde el punto de vista del cliente. Y así no tienes el mismo nivel de empatía”, dijo uno de ellos.”

No había comentado nada por aquí sobre la compra de Musk de una buena porción de Twitter porque en parte prefiero no pensar en cómo puede ir a peor una de las plataforma sociales que no considero un completo desastre (todavía).

El hecho de que finalmente Musk no entre en el consejo de administración es un alivio, porque quizá así no influyan tanto sus caprichos o ocurrencias en el día al día del producto (eso es bueno). Por otra parte, al no estar en el consejo, Musk tendrá menos restricciones para ampliar su control accionarial sobre Twitter (eso es malo).

Descubrí de carambola este jueguito web en itch, y la forma en la que introduce el misterio (o incluso el terror) a base de poca luz y pixeles gordos me parece muy bien trabajada.

Y al juego anterior no le iría nada mal este tema como banda sonora: algo que tiene estribillos pop pero también algo de titulos de crédito de una peli de Carpenter.

Debido a las festividades de Semana Santa, no habrá recopilación la semana del 18-24 de Abril. ¡Nos vemos en la semana del 25-30 de Abril!

20220406

Lo de Google es, quizá, el ejemplo definitivo de ponerse de perfil. Por una parte, suspende el uso de Google Ads, Youtube Pay o Google Pay para anunciantes rusos (bien), pero por otra obliga a sus traductores en ruso a no usar la palabra “Guerra” para referirse a la invasión de Ucrania. Con las informaciones de las atrocidades y el horror que nos llegan en los últimos días, justificar las medias tintas con Rusia se hace cada vez más difícil.

Por otra parte, la Ley de Mercados Digitales puede poner fin a las prácticas monopolistas de las grandes corporaciones digitales. Aunque la Ley se centra más en promover la competencia mercantil y defender a las pequeñas empresas frente a los abusos de Google o Facebook, también incluirá algunas mejoras en los derechos de los usuarios.

“El objetivo de la Ley de Mercados Digitales es terminar con el abuso de poder de las grandes tecnológicas y permitir que aquellas pequeñas empresas decididas a ofrecer servicios y plataformas digitales también puedan hacerse un hueco en el mercado. Para ello, se incluirán una serie de obligaciones y prohibiciones que también pretenden evitar que las llamadas “guardianas de acceso” limiten el desarrollo de otras compañías con condiciones injustas.”

“Por otro lado, la Ley de Mercados digitales también aportará importantes beneficios a los consumidores. Por ejemplo, las grandes compañías no podrán impedir que los usuarios desinstalen una app o programa que llega instalado de forma predeterminada en el sistema.”

También es buena noticia que las trabajadoras y trabajadores de Amazon en State Island hayan votado sindicarse, sobre todo después de ver las presiones y hostiles persecuciones de una dirección anti-sindicatos (y casi, yo diría, anti-trabajadores):

“Amazon has long fought against labor organizing, but the Covid-19 crisis sent it into overdrive. Employee dissatisfaction grew as executives racked up billions in profits, while essential workers risked their safety to meet exploding demand for ecommerce during the pandemic. A few months into lockdown, fed-up workers in Bessemer contacted the RWDSU about unionizing.”

“The company promptly fired Smalls for violating a quarantine policy, which he says didn’t exist until after his firing. It also fired Bryson for violating a policy against vulgar language. Last month, the labor board asked a federal court to reinstate Bryson, who had filed an unfair-labor-practice charge, accusing the company of retaliation. Executives vowed to make Smalls the face of the union movement, according to a memo leaked to Vice, saying he was “not smart or articulate.” Smalls set out to “make them eat their words.”

“Smalls traveled the country continuing his demonstrations, including one in October 2020 outside Jeff Bezos’ Beverly Hills mansion. In April 2021, Smalls and his former coworkers launched the Amazon Labor Union, with Smalls as president.”

Estas fotografias ficticias de Fabein Barrau pintan un futuro de ciencia-ficción en el que apenas quedan vestigios de nuestro mundo actual. Bueno, ¡esperemos que sea de ciencia-ficción!

El 8% del Genoma Humano que se resistía a la secuenciación ha caído por fin, y por primera vez el Human Genome Project ha secuenciado un genoma humano en su totalidad. Este porcentaje de genes distan mucho de ser “basura genética” como se pensó en un principio, y puede enseñarnos mucho sobre lo que nos hace humanos, sobre como nos adaptamos al entorno, y sobre nuestra capacidad de desarrollar inmunidad frente a nuevas enfermedades.

“It turns out that these genes are incredibly important for adaptation,” Eichler said. “They contain immune response genes that help us to adapt and survive infections and plagues and viruses. They contain genes that are important in terms of helping us detoxify agents and they are very important in terms of predicting drug response.” 

“But perhaps most interesting to me is they carry genes that make us uniquely human,” he continued. “About half of the genes that are thought to make our bigger brain, compared to the other apes, come specifically from these regions, which were absent in the original Human Genome Project. So for me, it’s like a dream come true.” 

Durante el confinamiento, muchas personas en Japón combatieron la soledad mediante mascotas, y en algunos casos, mediante mascotas digitales, como estos pequeños “Lovots”. Al contrario de lo que cabría esperar, con la dilución de la pandemia su uso ha seguido creciendo, y recientemente se ha inaugurado el primer local especialmente dedicado para propietarios de este modelo de robot de compañía.

“Según varias encuestas, las estancias prolongadas en casa por la pandemia dispararon los sentimientos de soledad entre los japoneses. Algunos buscaron consuelo en mascotas como perros o gatos, cuyos propietarios aumentaron significativamente en 2020 y volvieron incrementarse en 2021.”

“Groove X dice haber notado también un aumento del interés por los aparatos de compañía electrónicos a raíz de la covid-19 y las ventas vinculadas a Lovot se han triplicado en el último año.”

“La mencionada tienda se encuentra integrada en Robotics Studio, un área exclusivamente dedicada a productos para compañeros robóticos, ubicada en los grandes almacenes Takashimaya del céntrico distrito tokiota de Shinjuku, y donde pueden encontrarse otros terminales como los robots comunicativos RoboHon, Sota o Palro.”

Hace más de 8 años me regalaron Hyper Light Drifter, un juego indie 2D estilo retro y con afición por los neones del que no llegué a completar un tercio, pero que me pareció una maravilla. Su continuación, que además dará el salto 3D y se podrá jugar online, también promete bastante.

Y hace poco descubrí de chiripa la combinación de neones y hair metal ochentero que traen los suecos Reckless Love en su single “Turborider”. Esto es material para Eurovisión, sí o sí.

20220329

Que la invasión Rusa en Ucrania iba a ir a acompañada de una ciberofensiva, nos lo podíamos imaginar. Pero esta vez, se producen sospechosos ataques a los satélites del operador Viasat, con poco o ningún miramiento con los efectos que causa también en el resto de países Europeos. ¿Está el gobierno Ruso detrás de ellos?

“Almost a month after the attack, the disruptions continue. Thousands still remain offline across Europe—around 2,000 wind turbines are still disconnected in Germany—and companies are racing to replace broken modems or fix connections with updates. Multiple intelligence agencies, including those in the US and Europe, are also investigating the attack. The Viasat hack is arguably the largest publicly known cyberattack to take place since Russia invaded Ukraine, and it stands out for its impact beyond Ukraine’s borders. But questions about the details of the attack, its purpose, and who carried it out remain—although experts have their suspicions.”

¿Os acordáis de Clubhouse? Si no es así, normal: creo que todos hemos olvidado la red social que supuestamente iba a revolucionar el sector allá por 2020, en los primeros meses del confinamiento. El caso es que hasta Putin y el gobierno Ruso parecen haberse olvidado de ella, y aunque las autoridades rusas bloquean y censuran Instagram, Facebook, o Twitter, Clubhouse se está convirtiendo en un refugio de expresión para los ciudadanos rusos que se oponen a Putin y a la guerra.

Al menos, por ahora: “But it might not last long. “The powers that be will crack down on all channels of communication sooner or later,” says Yablokov. “I’d argue that these free expressions of ideas will soon be stopped because of snitches and self-censorship. The Kremlin will clearly try to silence all voices.”

Tenemos por todas partes artículos especulando sobre las posibles razones que han llevado a Putin a la conclusión de que cometer estas atrocidades es una buena idea. En este artículo se apunta a un factor menos comentado: en un escenario de decrecimiento energético y de escasez de recursos, muchos gobiernos y mercados adictos al crecimiento saben que no va a haber suficiente para todos, y estarán dispuestos a cualquier cosa antes de abandonar su ritmo de consumo desenfrenado.

“La guerra de Ucrania no es la última: es la primera de la Era del Descenso Energético, la que marca el punto de ruptura. Un descenso que, como no hagamos algo rápido y coordinado, será a codazos, pisándose unos países a los otros por la falta de honestidad de unos Gobiernos que se resisten a reconocer que hemos chocado contra los límites biofísicos del planeta. En este descenso energético caótico y desordenado, siempre habrá una guerra en alguna Ucrania, ya sea en Europa, Sudamérica, Asia o África. Ahora mismo hay 17 guerras más activas, además de la que ocupa las portadas del primer mundo, que a veces parece la antesala del último.”

Una de las posibles explicaciones a la incógnita científica de la materia oscura es la existencia de un “anti-universo”, una dimensión espejo a la nuestra donde la entropía esté invertida y el tiempo discurra al revés. Esperemos, al menos, que en ese anti-universo no hagan tantas barbaridades como las que estamos haciendo en este.

“The theory behind the study, set to be published in the journal Annals of Physics, relies on what physicists call the three fundamental symmetries in nature. In the Standard Model of Particle Physics, they are: charge, because flipping the charge of a particle in a given interaction results in an equal and opposite charge; parity, because the mirror image of a particle interaction will look the same as the original; and time, because interactions that run backwards in time look the same as their original.”

“These three fundamental symmetries, the scientists say, suggest the existence of a mirror universe that would be the exact opposite of ours, meaning it would be filled with oppositely charged and mirrored particles that are going backwards in time.”

Y recordemos también que en Enano Rojo ya se hablaba de esto.

Estas ultimas semanas no han sido nada buenas para la PR de Google. Además de articulos que detallan las penosas condiciones de trabajo del personal encargado de oir y transcribir mensajes de voz para Google Home, también se descubre que Google ha estado capturando metadatos de las aplicaciones de llamada y SMS en teléfonos Android sin conocimiento ni consentimiento de los usuarios (lo cual es contrario a la legislación europea).

Como se comenta en esta columna de opinión, muchos llevamos deseando que Facebook desaparezca (o que, al menos, no tenga un papel tan decisivo en nuestro día a día). El caso es que algo que parecía imposible, poco a poco va tomando más carices de realidad. Algunas señales de ello son el decremiento en usuarios, la mala prensa, el aumento de la regulación (bien), y las dificultades que encuentra la corporación para seguir contratando talento.

“For 15 years, I’ve been waiting for Facebook to suffer the fate of every network-effects-driven success story – to experience the precipitous decline that is triggered by people leaving the service and taking the value they brought to it with them. Facebook now has to somehow retain users who are fed up to the eyeballs with its never-ending failures and scandals, while funding a pivot to VR, while fending off overlapping salvoes of global regulatory challenges to its business model, while paying a massive wage premium to attract and retain the workers that it needs to make any of this happen. All that, amid an exodus of its most valuable users and a frontal regulatory assault on its ability to extract revenues from those users’ online activities.”

Las Fallas son una celebración llena de arte, y no solo del arte tradicional. La performance “narrativa” que llevaron a cabo en la Falla Corona, iniciada en 2021, es una buena muestra de ello.

Y una obra maestra de arte es lo que me parece el nuevo álbum de Kavinsky (el primero después de un hiato de casi 9 años).  Petróleo puro en cada pista. Una de mis favoritas (por el momento), es este “Trigger”.

20220316

El aislamiento económico y digital de Rusia va en aumento, conforme conocemos más y más de las atrocidades cometidas por el ejercito ruso contra la población Ucraniana.

Pero en el aspecto digital, la salida de las grandes plataformas (Netflix, Facebook, Twitter, TikTok) quizá favorezca los planes de Putin, que lleva años trabajando para que en Rusia exista un Internet al estilo chino: aislado en gran parte del resto del mundo, y férreamente controlado por la autocracia y la desinformación que emite.

“Las sanciones económicas y la decisión de muchos servicios digitales de retirarse de Rusia para cumplirlas están teniendo el efecto secundario de profundizar en el plan de Putin de aislarse del resto de Internet. “¿Qué estáis haciendo, Cogent? Cortar el acceso a Internet a los rusos les priva de fuentes de noticias independientes y de la capacidad de organizar protestas contra la guerra. No le hagáis el trabajo sucio a Putin”, expresó Eva Galperin, directora de ciberseguridad de la ONG de derechos digitales EFF. Cogent Communications es una compañía estadounidense líder en la transmisión de datos digitales: por sus infraestructuras pasa aproximadamente un 25% del tráfico mundial y el viernes anunció que dejaría de prestar servicio en Rusia.”

Una de las consecuencias de la guerra y las sanciones económicas es el precio disparado de la energía y los combustibles fósiles. Como se comenta en este artículo, esto puede tener un aspecto positivo y acelerar la transición a fuentes de energía sostenibles. Pero también puede tener consecuencias negativas: Rusia se puede ver obligada a vender “con descuento” petróleo a los países “amigos” que todavía acepten comprarles, y acortar la vida productiva de los yacimientos.

“Past experiences of Venezuela and Iran offer some insight into how the crippling sanctions levied on Russia might affect the country’s oil industry. Those countries were able to find buyers for their crude, but were forced to sell it at a discount.

While Western sanctions have thus far avoided Russia’s energy sector, some of its crudes are trading at steep discounts. Jaffe said in an interview that she expects the crisis will prompt European countries to overhaul their energy mix. But that shift will take time, she said. “In the short term, it’s hard. There is only so much flexibility to move away from the path dependency of our existing infrastructure,” Jaffe said”

Si no os habéis suscrito a Massolit 101, la newsletter literaria de Beatriz Serrano, ya tardáis. La última newsletter habla de cómo las redes sociales nos han convertido en una combinación de actores y público, que tienen que actuar para todo el mundo, todos los días, a todas horas:

“Hacia el final del especial de comedia del año 2016 titulado ‘Make happy’, el cómico Bo Burnham habla de lo que trata en realidad su espectáculo: trata sobre la actuación. “Nací en 1990 y me crié en una América donde existía una especie de culto a la expresión del yo. Así que me enseñaron que debía expresarme y decir cosas y que todo el mundo se interesaría por lo que tenía que decir”, explica el cómico. “Dicen ‘es la Generación del Yo’. Y no lo es. Somos… autoconscientes. Eso es lo que somos. Somos conscientes del Yo. Las redes sociales son simplemente la respuesta de mercado a una generación que necesitaba actuar. Así que el mercado dijo ‘pues toma, interactúa todo el tiempo con todo el mundo por ninguna razón en particular’. Es una prisión, es terrible. Es el actor y la audiencia fundidos en uno”. 

¿Os acordáis de Libra, el proyecto de criptomoneda de Facebook? Tras varios ires y venires, y cambiar de nombre a Diem, el proyecto se finiquitó hace unas semanas. En este articulo, que resume una historia más larga publicada en el Financial Times, se apunta a uno de los factores que ha podido provocar el fracaso: ir de la mano de Facebook.

“The previous history of Facebook with regulators became the stumbling block. Over the years, due to repeated scandals involving users’ data, Facebook has become notorious. This reputation haunted everything the company associated with, including a cryptocurrency project. The political backlash that followed the official announcement of the project in July 2019 made sure it ended just as it began. It was clear that many in government had concerns, and a POTUS tweet was just one of those.”

“Marcus appeared before congress to convince them about the project but a bipartisan opinion already formed against it. The backlash, among other reasons, led to some members of the association quitting, starting with PayPal. Some senators further wrote other payment members in the Libra association including MasterCard, Visa, and Stripe, warning of increased Congressional scrutiny if they remained in the Libra association. This was enough to make those companies quit.”

Este proyecto de análisis de material de bibliotecas online arroja algunas conclusiones interesantes sobre los cambios culturales a nivel global en las últimas décadas. Entre ellas, una especialmente llamativa: cada vez olvidamos el pasado más rápido. Y claro, así nos va.

“A Harvard University-led analysis of more than a century of data from millions of books provides evidence that society’s attention span for historical events is declining, as appetite for new material grows. In other words, we are forgetting the past faster. You can see this in the graph below, which tracks how often three specific years are mentioned across a vast range of literature through time. As time passes, the “half-life” of each year (the point at which it receives just half the attention it had at its peak) comes quicker.”

Si, como yo, no tenéis muy claro como funciona lo de la computación cuántica, y cómo es posible escribir programas en los que las variables contengan todos los valores posibles a la vez, este video es una muy buena introducción.

Además de que el tema ya tiene su gracia musicalmente, este videoclip de Night Club es una forma muy gamberra y divertida de aprovechar los videos 360.

Debido a las festividades falleras, no habrá recopilación la semana del 21-27 de Marzo. ¡Nos vemos en la semana del 28 de Marzo-3 de Abril!

20220304

En la guerra de Ucrania el relato es más importante que nunca. Y a estas alturas creo que, afortunadamente, en esto Ucrania gana de calle internacionalmente. Aparte del hecho obvio de ser los agredidos que sufren a los agresores, también ha ayudado una estrategia en redes sociales y medios con fuerte componente de “meme” y centrada en generar empatía de forma eficaz.

“La experta en comunicación política Verónica Fumanal añade que, con este perfil, “Ucrania busca ser comprendida por la opinión pública occidental. Son los occidentales los que van a gastar dinero de sus presupuestos e imponer sanciones que tendrán un efecto en sus economías. Y es muy importante conformar la opinión a través del lenguaje propio de las redes. No tiene sentido poner comunicados. Con ese lenguaje van a ganar menos que con una ilustración en la que acusen a Putin de ser Hitler. Con la sátira se pueden decir cosas que llegan mucho más que una declaración de prensa”.

El único segmento en el que la desinformación Rusa gana es en el consumo interno. Es delirante ver como un padre ruso se niega a creer el testimonio directo de su hijo residente en ucrania, y no admite como reales la invasión y atrocidades comandadas por Putin. Quizá la ola de negacionismo anti-vacunas que hemos vivido durante este par de años sea apenas un atisbo de lo que llevan viviendo los ciudadanos rusos más de una década.

“He started to tell me how the things in my country are going,” said Mr. Katsurin, who converted his restaurants into volunteer centers and is temporarily staying near the western Ukrainian city of Ternopil. “He started to yell at me and told me, ‘Look, everything is going like this. They are Nazis.’”

“As Ukrainians deal with the devastation of the Russian attacks in their homeland, many are also encountering a confounding and almost surreal backlash from family members in Russia, who refuse to believe that Russian soldiers could bomb innocent people, or even that a war is taking place at all.”

Bien por el endurecimiento de las leyes rusas (que ahora prohíben llamar guerra o invasión a la “operación militar especial” de Putin), bien por el progresivo veto a Rusia que desde todas partes se va desplegando, las plataforma digitales como TikTok o Netflix también comienzan a cortar lazos con el país.

En otro orden de cosas, las pasarelas de moda van volviendóse más ciberpunkis, y ya incorporan calefacción o control de temperaturas en chaquetas y otras prendas.

La misma extrema derecha que se rasga las vestiduras por lo que dan a llamar “cultura de la cancelación” es en realidad la que está consiguiendo censurar libros de las bibliotecas de los institutos de Texas o Tenesse. Material que da visibilidad a colectivos LGBTI, que revisa la historia de la esclavitud y racismo en USA, o que habla sobre el holocausto en la WWII (como el comic Maus), están siendo prohibidos en institutos y escuelas bajo la presión de lobbies de padres ultra-conservadores. En este artículo se habla de lo importante que son las bibliotecas digitales para luchar contra esta ola de conservadurismo retrógrado:

“What’s become caught up in this “wide net,” said Seaberg, are books about health education, teen pregnancy, civics, philosophy, religion, anthropology, inventions, encyclopedias and, ironically, a novel about book censorship in a high school. Those who favor removing certain books see an opportunity and momentum, she said, but the difference in this moment is that libraries are able to provide access to titles regardless of where the reader is located.”

“One reason books get banned is because political forces within an area become stronger than the populace, said Mek, who leads the Open Library team for the Internet Archive. “Open Library is trying to bridge these inequity gaps across geographies and social classes. We invite the populace to come together and participate in a digital sanctuary where our rich and diverse cultural heritage isn’t subject to censorship by the few with special interests.”

Ahora que parece que la sexta ola de covid ya baja a mínimos y puedo volver a asistir a conciertos y eventos, me encantaría poder ver este concierto de Commodores en directo.

Aunque muchos de ellos sean dañinos, algo de arte tienen los microbios y virus si han podido inspirar esta serie de esculturas en cristal.

El nuevo album de Ghost está cada día más cerca, y el último adelanto es esta curiosa osadía musical: construir un pegadizo tema metalero sobre una batería de reguetón.

20220302

Cuando ya creíamos que lo habíamos visto todo, un dictadorzuelo vil y miserable invade una democracia vecina (como en la primera mitad del siglo pasado). Este tipejo, además, tiene el valor de decir que lo hace para “liberar” a los invadidos del “nazismo”, cuando simple y llanamente se dedica a masacrar a la población por atreverse a votar lo que ellos han querido, y no lo que quería él.

“Ukraine’s determination to become a democracy is a genuine challenge to Putin’s nostalgic, imperial political project: the creation of an autocratic kleptocracy, in which he is all-powerful, within something approximating the old Soviet empire. Ukraine undermines this project just by existing as an independent state. By striving for something better, for freedom and prosperity, Ukraine becomes a dangerous rival. For if Ukraine were to succeed in its decades-long push for democracy, the rule of law, and European integration, then Russians might ask: Why not us?”

La ofensiva rusa va acompañada de una potente maquinaria de desinformación  (especialmente para consumo interno, pero no exclusivamente), y las grandes plataformas online son su vehículo principal para diseminarla. En este artículo se exploran algunos de los esfuerzos que las principales plataformas pretenden implementar para evitarlo (o al menos, eso dicen).

Ante las sanciones económicas desplegadas por la UE y USA, que ya comienzan a notarse en la economía rusa, se ha especulado que Putin podía encontrar en las criptodivisas una forma de sortearlas. Aunque habitualmente se nos vende el mundo de las criptomonedas como un territorio libre al margen de los estados, la realidad es que a estas alturas es un mercado razonablemente bien regulado (¡afortunadamente!) para evitar el blanqueo de sumas masivas de dinero.

Este artículo plantea una perspectiva muy interesante sobre las plataformas sociales. ¿Por qué en el mundo real no suceden a diario los abusos y el acoso que podemos ver en Internet? La respuesta parece simple, pero es muy relevante: porque en el mundo real hay límites fisicos para los actos y los comportamientos, y en las plataformas no. Por lo tanto, quizá la respuesta no sea tanto tratar de moderar la cantidad masiva de abuso que se produce a diario, si no más bien diseñar las plataformas para tener “integridad”: es decir, para incorporar límites y mecanismos que imposibiliten estos abusos.

“In a system where the worse your behavior is, the more you’re incentivized to do it, after-the-fact punishment is doomed to fail. Luckily, we have other approaches. After all, the physical city also doesn’t solve problems by surveilling and arresting everybody. Public health campaigns and social workers can help people before it’s too late. We build public spaces like farmers’ markets and libraries to create a sense of community.”

“We know what companies need to do. They need to prioritize integrity design, with concepts like physical-inspired limits and spam-fighting strategies. They need to keep some content moderation, but focus more on investigating attacks instead of metaphorically arresting people for littering. They need to hold strong and actually enforce their own policies. We also know what the public needs to do—either pressure the companies to do the right thing or persuade their workers, advertisers, or lawmakers to force them. Just quitting won’t work: your uncle will fall for violent conspiracy theories no matter how often you do or don’t log on to YouTube.”

¿Se han convertido los móviles en los “chupetes” de los adultos? Y si es el caso, ¿es eso necesariamente malo? Si para aliviar la ansiedad necesitamos tocar un aparato, a lo mejor es porque ese aparato nos hace sentir que estamos más “cerca” de amigos y familia en los momentos malos. Aunque, como todos los niños hacen, al final hay que crecer y dejar los chupetes.

“Moreover, during these tremulous pandemic years, smartphones have become a lifeline, enabling isolated people to reach out to others they cannot be with in person, and to engage in other activities such as telemedicine and shopping. “I certainly found myself reaching for my phone more during this time — even though my other devices have been just as readily accessible to me at home,” Melumad says. “I wouldn’t be surprised if others found themselves doing the same thing.””

Parece que el tópico de “vi mi vida pasar delante de mis ojos” puede tener algo de base científica.

“Justo antes y después de que el corazón dejara de funcionar, vimos cambios en una banda específica de oscilaciones neuronales, las llamadas oscilaciones gamma, pero también en otras, como las oscilaciones delta, theta, alfa y beta”, afirma. Estas ondas cerebrales son patrones de actividad cerebral, y estas oscilaciones se producen en relación con funciones cognitivas, como la concentración, el sueño, la meditación, la recuperación de la memoria, el procesamiento de la información y la percepción consciente, pero también a las asociadas con los recuerdos”

Aunque, por lo menos a mí, lo que me gustaría ver pasar ante mis ojos es esta sucesión de maravillosas bibliotecas: verdaderos “Templos de Libros”.

Y con otro ojo empieza y termina este videoclip de Trentemoller (DJ y compositor danés), y que tiene unos aires a The Cure que se agradecen mucho.