20220929

Ya he comentado en anteriores recopilaciones que el entrenamiento con imágenes de modelos de inteligencia artificial presenta varios problemas, especialmente para artistas que no han dado su consentimiento para que su arte se use para entrenar redes neuronales (que pueden acabar quitándoles el trabajo).

Pero en este artículo tenemos algunos más: los conjuntos de imágenes para entrenamiento de IAs son verdaderamente difíciles de auditar y moderar, y actualmente se pueden encontrar en ellos imágenes de ejecuciones o desnudos filtrados sin consentimiento. Y despurar las responsabilidades entre las organizaciones que construyen esos conjuntos de datos es todavía más difícil.

“Have I Been Trained aims to empower people to see whether there are images they want to be removed from the datasets that power AI, but Motherboard’s reporting shows that it’s more difficult to find anyone who will take responsibility for scraping these images from the internet in the first place. When reached for comment, Google and Stability AI referred us to the maintainers of the LAION dataset. LAION, in turn, pointed to Common Crawl. Everyone we contacted explained that they have methods to filter abusive content, but admitted that they are not perfect. “

“All of this points to an increasingly obvious problem: AI is progressing at an astonishing speed, but we still don’t have a good understanding of the datasets that power AI, and little accountability for whatever abusive images they contain.”

Sobre lo anterior, en esta carta abierta se pide más participación ciudadana en el funcionamiento de la futura Agencia Estatal para la Supervisión de la Inteligencia Artificial (AESIA), la organización pública que deberá velar por la forma en que se entrenan y explotan estos algoritmos.

“En una carta al Gobierno de España, más de 40 organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Civio, reclamamos al Gobierno que dé prioridad al respeto por los derechos, la transparencia y la inclusividad en el uso de algoritmos, inteligencias artificiales (IAs) y sistemas de decisión automatizados por parte de las administraciones públicas.”

Por otra parte, además de invertir en tecnologías de IA, buena parte del capital se ha vertido en “negocios” que no son rentables si tienen que mantener una relación legal con sus empleados. Y, obviamente, no tener relación legal con tus empleados es simplemente ilegal. Lo cual, tarde o temprano, debe tener consecuencias.

Como seguro que ya sabes, el drama de la invasión rusa a ucrania toma un nuevo giro siniestro con la movilización de ciudadanos rusos iniciada por Putin. En esta entrevista al dueño de una compañía de videojuegos que ha salido del país antes de que lo recluten forzosamente, podemos ver un poco más desde dentro lo que es vivir en una Rusia dominada por Putin y su propaganda.

“On the day Putin declared the war, I knew I would never fight on behalf of this new Nazi Reich. They are my personal enemies: mercenaries who steal my country from me, occupy foreign territories, and kill innocent people. Putin’s army commanders have had plenty of time to turn down their contracts; instead, they are recruiting more cannon fodder now.”

Estamos acostumbrados a pensar que las redes sociales y las campañas publicitarias de grandes marcas tienen mucho que ver en lo que consideramos “físico normativo”, y es verdad. Pero este artículo también apunta a que la imagen corporal, y los body-types que se consideran normativos o no, es algo que se nos comienza a construir desde bien pequeños en el seno familiar.

“Awareness of body ideals starts early, and reflects children’s experience of the world around them. In one study, children aged three to five were asked to choose a figure from a range of thin to large sizes, to represent a child with positive or negative characteristics. They were for example asked which children would be mean or kind, who would be teased by others and whom they would invite to the birthday. The children tended to choose the bigger figures to represent the negative characteristics.”

“The type of social platform and activity also plays a role. One 2022 review found that Instagram and snapchat (both extremely visual) were more negatively linked to body image than Facebook, while taking and manipulating selfies was more damaging than actually posting them.”

“Unsurprisingly “thinspiration” content that promotes thinness and dieting, also showed negative effects (due to negative self-comparisons), as did fitness-promoting posts categorised as “fitspiration”.

Ya hemos llegado a ese punto: millonarios destruyendo arte real para que sus NFTs, ese vehículo para la especulación, pueda optar a tener algún valor financiero. Lo sentimos mucho, Frida.

Otro gran artista, esta vez de las letras, fue Terry Pratchett. En este artículo de The Guardian podemos conocer más detalles sobre los últimos años de su vida, en los que trató de trabajar y crear hasta el ultimo minuto a pesar del avance de la rara forma de Alzheimer que padecía.

El Pony Pisador llevan muchos años tocando, pero no me he enterado de que existían hasta hace muy poco. Como estas semanas ando volviendo a cierta isla pirata, este videoclip va ni que pintado.

20220920

Una de mejores cosas que podían salir del batacazo global de las criptodivisas es que los criptomineros abandonen su actividad debido a su decreciente rentabilidad: justamente lo que está ocurriendo. Una de los primeras consecuencias es que el mercado de tarjetas gráficas, GPU, y ordenadores, deja de estar copado por el criptominado en masa y va volviendo poco a poco a la normalidad.

Al decrecer cada vez más la rentabilidad del minado en criptodivisas, plataformas como ethereum han consumado ya la transición a otros algoritmos de verificación. El resultado “secundario” de esto es que el consumo energético dedicado a la plataforma bajará alrededor de un 90%. Hasta ahora, el consumo anual dedicado a esta plataforma era equivalente al de una ciudad como Bangladesh.

“Before the Merge, Ethereum ran on proof-of-work, where computers all around the world competed to solve puzzles so they could add a new block to the chain. That was pretty energy-inefficient because all these miners were competing to solve the puzzle at the same time, but only one could win; all other energy was wasted. Proof of stake, on the other hand, has validators who’ve put up their Ethereum as collateral. If they misbehave, they’ll lose the Ethereum they staked.”

Hablando de consumo eléctrico, no sé muy bien cómo rodará este prototipo de Delorean. Pero desde luego su aspecto pone las películas de ciencia ficción al alcance de la mano. Bueno, al alcance de la mano de los que se lo puedan pagar, claro.

Esta newsletter de Casey Newton abre un debate y reflexión bastante relevante, a mi entender. Proveedores como Cloudfare protegen las webs de sus clientes de ataques maliciosos e intentos masivos de denegación de servicio. Pero si su cliente es Kiwi Farms, un foro donde activamente se están organizando atentados contra minorías y/o activistas pro-aborto: ¿sus servicios de protección le convierten en cómplice de estos atentados?

En teoría, la cuestión no sería si estos foros nocivos están protegidos o no por Cloudfare, si no perseguir la organización de estos atentados y proteger a las victimas. Pero en la práctica, que compañías como Cloudfare se pongan de perfil en estos casos sólo da más cancha a los acosadores.

“Certainly it would be a good thing if everyone from local police departments to national lawmakers took online harassment more seriously, and developed a coordinated strategy to protect victims from doxxing, swatting, and other common vectors of online abuse — while also doing better at finding and prosecuting their perpetrators.”

“In practice, though, they don’t. And so Cloudflare, inconvenient as it is for the company, has become a legitimate pressure point in the effort to stop these harassers from threatening or committing acts of violence. Yes, Kiwi Farms could conceivably find other security providers. But there aren’t that many of them, and Cloudflare’s decision to stop services for the Daily Stormer and 8chan really did force both operations further underground and out of the mainstream.”

El iPhone era, para sus fans acérrimos, un símbolo de status, innovación, y vanguardia. Hasta que Apple se dedicó a hacer lo lógico para una empresa de su tamaño: seguir sacando modelos con poca o ninguna innovación entre ellos, y seguir ampliando mercado para que todo el mundo posible tenga un iPhone. Al autor de esta columna, le diría: “¡Sorpresa! Te enamoraste de una corporación cuyo objetivo era el mismo que todas las demás: vender.”

 “The iPhone 14, meanwhile, with a suite of incremental and frankly boring improvements, is the iPhone that will change nothing. This isn’t a knock on Apple, exactly. It’s a credit to the company for which, where iPhone quality is concerned, the scale slides from “very good” to “very, very good.” But the iPhone’s predictability is a sign of the shifting cultural landscape around the device—and the changes in attitudes brought on in part by Apple’s own innovations. Where the iPhone once symbolized verve, it now evokes crushing inevitability. The company will produce, the people will consume, and the waste will pile up (and up and up). Don’t let the branding deceive you: With the introduction of the latest devices, Apple has now forged 38 distinct models of iPhone since 2007, once all the Pluses, Maxes, Minis, and SEs are accounted for.”

Tener un video viral en Tik Tok con millones de reproducciones puede parecer un éxito: pero en un modelo medievalizante que invisibiliza cada vez más la autoría, el rédito de una creación está condenado a ser capturado por celebrities e influencers:

“Los bailes de TikTok contribuyen a que los lanzamientos de los artistas despeguen hasta los primeros puestos de las listas de éxitos. En plataformas como YouTube, los derechos de una canción “siempre los tiene el autor”, que es a quien llega la remuneración económica. Por el contrario, el rédito que consiguen los creadores de las coreografías cuando una de ellas se convierte en la más bailada de la red social resulta mínimo si quienes la reproducen no etiquetan en los créditos a quienes inventaron esos movimientos.”

“En España, esa falta de reconocimiento puede quedar en una tímida protesta para que se mencione al verdadero autor de los bailes. Pero, en Estados Unidos, cada vez más creadores de contenidos acuden a abogados especializados para proteger sus obras. Keara Wilson, que ideó el #SavageChallenge a partir de una canción de Megan Thee Stallion, mantuvo en redes sociales una lucha que se alargó durante más de un año para que se reconociese que ella tenía los derechos de autor de su coreografía. Su danza se volvió viral en el confinamiento, cuando decenas de influencers blancas la copiaron sin mencionar a la creadora.”

Este articulo de Polygon recoge algunas de las próximas novedades que veremos en literatura ci-fi en lo que queda de año. ¡Muchos títulos interesantes a tener en cuenta!

Quizá no es lo más práctico, pero para personas muy fans de las Raspberry Pi’s, este setup  que se puede adquirir en Estsy nos puede hacer sentir dentro de una historia cyberpunki.

Aunque tampoco es terriblemente innovador, un nuevo EP de Timecop1983 siempre es de agradecer. Este “Multiverse EP” nos trae aires ligeramente más futuristas que trabajos anteriores.

20220908

En Twitter algo estaba cambiando: equipos y recursos se estaban destinando a encontrar maneras de ponerle freno al alcance de los bulos de extrema derecha y las campañas de acoso a minorías o mujeres.

Admitiendo que una estrategia de moderación siempre se queda corta a gran escala, otras opciones interesantes se estaban barajando: introducir fricción a la hora de propagar tuits nocivos, o la posibilidad de des-mencionarmos de una conversación (lo cual sí que hemos llegado a tener hace poco).

¿Y cual fue el principal freno que ha dejado paradas o abandonadas muchas de estas iniciativas internas? Por supuesto, la irrupción de Musk y sus payasadas accionariales:

“Before that work could be fully implemented, however, Musk reached an agreement with Twitter’s board to buy the company. Shortly afterward, employees who’d been leading the Moonshot partnership left. And in the months since Musk signed the deal, the health research team has all but evaporated, going from 15 staffers to just two.”

““The chaos of the deal made me realize that I didn’t want to work for a private, Musk-owned Twitter, but also that I didn’t want to work for a public, not-Musk-owned Twitter,” a former employee says. “I just no longer wanted to work for Twitter.””

Al final tenía que ocurrir: alguien ha presentado una ilustración generada con una IA y ha ganado un premio. Como ya comentaba la semana pasada, es normal que artistas e ilustradoras estén que trinan: estos modelos se han entrenado con su trabajo, sin retribución alguna, sin su consentimiento, y además los resultados de estas IAs pueden llegar a sustituirles profesionalmente en el futuro.

“Artists are concerned about the rise of AI-generated art. Atlantic writer Charlie Warzel went viral after running an edition of the magazine’s newsletter with a Midjourney-generated picture of Alex Jones. A major publication using AI for art instead of a human upset a lot of people. “Technology is increasingly deployed to make gig jobs and to make billionaires richer, and so much of it doesn’t seem to benefit the public good enough,” cartoonist Matt Borrs told Warzel in a follow up piece. “AI art is part of that. To developers and technically minded people, it’s this cool thing, but to illustrators it’s very upsetting because it feels like you’ve eliminated the need to hire the illustrator.”

Esto no es un pato

Como también he comentado muchas veces en esta newsletter, la idea de “IA neutral” es una mera fantasía. Las IAs incorporan de serie los sesgos de las personas que las construyen, y de las sociedades con cuyos datos se entrenan. Y eso, como este artículo explica muy bien, son muchos sesgos.

Las recientes declaraciones de Macron sobre una próxima era humana de decrecimiento y los movimientos de la comisión europea para renunciar a sus propios dogmas libremercadistas en relación al precio de la energía son señales de un futuro que tenemos muy próximo. El problema no es tener que decrecer (no tenemos otra para sobrevivir): la cuestión es si decreceremos todos juntos, o si pagaremos los excesos de corporaciones y super-ricos decididos a seguir viviendo a todo trapo.

“¿Qué nos está diciendo Macron con la cabeza gacha y rehuyendo la mirada? Lo que nos está diciendo es que el experimento neoliberal, que nos ha atenazado desde el There is no alternative de Thatcher y Reagan de principios de los años 80, ha fracasado. Ha fracasado estrepitosamente. Y ha fracasado porque no hay gas suficiente, no hay diésel, fallan las cosechas por la combinación de un cambio climático desbocado con la falta de fertilizantes, y encima, a la Francia muy nuclear y mucho nuclear, le falla su núcleo: en este momento, 31 de las 57 centrales nucleares francesas están paradas, y la mayoría lo estará por largo tiempo. El invierno del 2022 será durísimo en Francia, el país que dio origen a las ideas decrecentistas. El modelo del crecimiento infinito en un planeta finito no podía funcionar, y no ha funcionado. Pero la mirada de Macron dice más, mucho más. Está diciendo: “Y esto va a recaer sobre vuestras espaldas”.”

Hablando de super-ricos y sus fantasías, este extracto del nuevo libro de Douglas Rushkoff retrata muy bien la obsesión de algunos billonarios por “prepararse para sobrevivir” al colapso de la civilización. Colapso provocado por el crecimiento insostenible con el que ganan dinero, y dinero que se gastan en intentar sobrevivir al colapso. Genios.

Aunque me temo que por mucho que se gasten en bunkers con piscina y ejércitos privados, a la larga el Jackpot (término Gibson) nos va alcanzar a todos por igual, a no ser que cooperemos y nos ayudemos mutuamente.

“What I came to realise was that these men are actually the losers. The billionaires who called me out to the desert to evaluate their bunker strategies are not the victors of the economic game so much as the victims of its perversely limited rules. More than anything, they have succumbed to a mindset where “winning” means earning enough money to insulate themselves from the damage they are creating by earning money in that way. It’s as if they want to build a car that goes fast enough to escape from its own exhaust.”

En una nota positiva, es posible que el caparazón de los crustáceos contenga un electrolito que haga mucho más eficientes las baterías electricas. ¡Pilas de cangrejo en todas partes!

Y dado que el viernes y el final de la semana laboral ya están cerca, no se me ocurre mejor forma de celebrarlo que el nuevo tema de The Midnight.

20220901

¿Queréis Cyberpunk? Estos artistas congoleños que se fabrican disfraces con desechos como forma de arte-protesta es lo más Cyberpunk que he visto este año.

Os enlazo la galería directamente del portafolio del fotógrafo Stephan Gladieu, pero este artículo amplia un poco más información (a pesar de poner demasiado foco en el fotógrafo europeo y no en los artistas del Congo).

Esto es una ficción satírica, una exageración divertida, pero creo que sí que retrata bien la forma de pensar de Elon Musk y otros billonarios de Silicon Valley. En sus cabezas, todos los aspectos de nuestra vida y de nosotras mismas son productos a explotar.

El mundo cripto ya es bastante pufo de por sí. Pero el congreso Mundo Crypto que se celebró hace poco en Madrid lo fue todavía más, porque al parecer el programa de conferencias ni siquiera trataba mucho sobre criptomonedas.

“La sensación de fiasco se incrementó cuando, a partir de las diez de la noche, los organizadores invitaron a los asistentes a colocarse un set de realidad virtual en la cabeza, de los que no tienen pantalla y metes el móvil dentro, para entrar juntos a dicho “metaverso” y batir el récord Guinness de cantidad de gente conectada (al “metaverso”). Pero la cosa no funcionó. El wifi se cayó, la aplicación no funcionó y nadie llegó a ver gran cosa. El Palacio de los Deportes estaba, de repente, lleno de chavales con gafas gigantes balanceando la cabeza buscando un avatar de Thawani en un supuesto mundo virtual.”

El tener tiempo para el ocio, y el no tener la carga cognitiva al máximo para poder disfrutarlo, son cada vez más un privilegio. Como siempre, la peor parte se la llevan las mujeres, que tienen que sostener en muchas ocasiones una doble jornada laboral dentro y fuera de casa:

“Es la doble jornada —trabajo retribuido y no retribuido, el doméstico―, la llamada carga mental —el esfuerzo mental de organización diaria al que se ven sometidas las mujeres dentro y fuera del trabajo—, y también la autoexigencia, sobre todo en el ámbito laboral, derivada de los estereotipos y la brecha de género: redoblan esfuerzos para alcanzar los mismos objetivos que los hombres, para demostrar las mismas competencias y, en ocasiones, para no cargar al resto del equipo con un trabajo que ellas pueden asumir.”

Uno de los problemas con las IAs generativas visuales es que, para construirlas, están siendo entrenadas con los trabajos de las mismas ilustradoras cuyo estilo intenta imitar, sin su consentimiento, sin compensación económica, y sustituyendo poco a poco a estos profesionales en el futuro.

Con esto, vemos algo que en mayor o menor medida ocurre en todo lo que hace el capitalismo: se extrae valor del trabajo de otras personas para aumentar la riqueza de personas que no han hecho ese trabajo.

“But Stålenhag does not like the way new technologies can be set up to enrich already powerful tech companies and CEOs. “AI is the latest and most vicious of these technologies,” he says. “It basically takes lifetimes of work by artists, without consent, and uses that data as the core ingredient in a new type of pastry that it can sell at a profit with the sole aim of enriching a bunch of yacht owners.”

En unos Estados Unidos en plena deriva reaccionaria, donde se retroceden cada vez más en derechos, la oligarquía tech tienen claro de qué lado está. En este caso, Facebook ha entregado un chat privado entre madre e hija a la policía para que sean perseguidas legalmente por estar pensando en abortar.

““Since the reversal of Roe, Facebook’s parent company Meta and other Big Tech companies have made lofty promises about defending access to reproductive healthcare,” Caitlin Seeley George, managing director of nonprofit Fight for our Future, said in a statement. “At the same time, these companies’ hypocritical surveillance practices make them complicit in the criminalization of people seeking, facilitating, and providing abortions.””

“Alone among the stars” es un pequeño juego de rol de mesa en solitario, en el que vamos escribiendo en forma de diario los descubrimientos planetarios de nuestro personaje. Además, esta versión digital construida con Twine facilita jugarlo en el navegador y exportar la bitácora espacial que vamos construyendo.

El nuevo single de Polyphia es, como siempre, una maravilla y una locura a la vez. Su próximo álbum está al caer, y pinta muy potente.

20220720

Seguro que ya te has hartado de verlas, pero las primeras imágenes que ha proporcionado el nuevo telescopio espacial James Webb de la NASA son espectaculares, y todo un hito para la ciencia y el conocimiento humanos. Que desde nuestra pequeña roca seamos capaces de ver con esta nitidez las galaxias de “nuestros alrededores” nos enseña todo lo que todavía nos queda por descubrir.

Mientras tanto, los efectos nocivos de nuestra actividad en el clima del planeta son cada vez más evidentes, y a día de hoy ciudades como Monterrey están ya al borde de una situación distópica.

“Al inicio, el programa Agua para Todos —un día de recorte a la semana, dependiendo de la zona, para garantizar la estabilidad del suministro— fue anunciado como una acción hasta solidaria. Pero fue insuficiente y las medidas más drásticas iniciaron el pasado 4 de junio, cuando las autoridades anunciaron que solo se garantizarían seis horas de agua, de las 4:00 a las 10:00 de la mañana.”

“En otras partes del estado, la gente pasa días sin agua. Han bloqueado calles para exigir que las autoridades envíen más ‘pipas’. Han robado contenedores y botes de basura para almacenar el agua, después de que desaparecieran de las tiendas en un frenesí de compras tras el anuncio de los recortes. Y, mientras tanto, en San Pedro Garza García, el municipio más rico de Latinoamérica, activistas denuncian que varios campos de golf no han dejado de regarse diariamente con agua potable.”

Puede parecer que la sequía extrema que vive Monterrey y otras grandes urbes de México nos pilla muy lejos, pero a la vista de las olas de calor e incendios que estamos sufriendo en España, creo que simplemente van unos escalones por delante en la misma escalera que subimos nosotros: la de la desertización.

“Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), “para nuestros nietos, serán normales los veranos como el peor de la historia y para sus hijos, será hasta fresco”. Córdoba será la nueva Bagdad: sufrirá cinco días a 47/48º, cuando la temperatura más alta jamás registrada en España es de 46,9º. Son cifras propias de Irak.”

Esta idea de concepto propone mini-camiones de la basura eléctricos y autónomos en París, donde los camiones de basura actuales forman atascos de tráfico en las calles más estrechas del centro día sí y día también. Aunque bueno, parece que incluso cuando miramos al futuro seguimos imaginando ciudades coche-centristas, dando por sentado que va a seguir habiendo combustible y coches para todos. Y ya veremos.

El trastorno afectivo estacional veraniego es una especie de depresión en la que intervienen factores como las altas temperaturas, pero también la sensación de soledad cuando toda la gente de alrededor parece celebrar sus vacaciones con felicidad.

Ninguna sorpresa con que este trastorno se vea agravado cada vez más por las desigualdades económicas y por nuestro uso de plataformas sociales en Internet:

“Al mismo tiempo, existe un factor socioeconómico asociado a este tipo de depresión. Habituados a asociar el verano con una época de derroche y puro ocio, las personas que por su situación laboral o económica no tienen acceso a este tipo de vacaciones pueden ver intensificada su ansiedad, sintiéndose en una posición de debilidad o exclusión con respecto al resto de la sociedad que, como falsamente tiende a pensarse, sí estará aprovechando el verano de la mejor forma posible. Si de por sí la situación no fuera complicada, esta se ve, en todas sus aristas, consecuentemente agravada por el auge de las redes sociales, plataformas que dibujan estilos de vida alejados de la realidad y, en muchas ocasiones, absolutamente ficcionados.”

Hablando de plataformas sociales y de Internet: hasta Google está dejando de ser “atractivo” para las generaciones más jóvenes, que ya usan más TikTok o Instagram para realizar búsquedas en Internet.

Con todo lo problemático que es que Google sea el monopolio de búsqueda, al menos los resultados que arroja provienen de un análisis previo de las webs reales que forman la telaraña de Internet. Si cambiamos esa búsqueda por las plataformas, estaremos cumpliendo el sueño de Zuckerberg y tantos otros: que no tengamos Internet, pero que tengamos Facebook/Instagram/Tiktok.

Y hablando de oligarcas de Internet, esta reciente acción artístico-gastronómica en Nueva York propone comernos a los ricos de una vez, aunque sea metafóricamente y en forma de helado.

Ya estaba tardando en aparecer lo nuevo de Perturbator por aquí. Esta colaboración con Johannes Persson acerca el sonido del artista electrónico a sus orígenes black-metaleros.

20 minutos en el futuro se pone en modo vacaciones el resto del verano ¡Nos vemos en Septiembre!

20220713

El llamado Metaverso todavía está lejos de convertirse en el nuevo cortijo que Zuckerberg tiene en mente. De momento, y gracias a herramientas como VRChat, mucho de este ecosistema de Realidad Virtual se asemeja más a las primeras comunidades online construidas en los 90 a base de web, foros, o IRC.

En este artículo se apunta a algunas de las posibles maneras de mantener este espíritu antes de que sea fagocitado por Facebook y compañia: regular a las corporaciones, perseguir el acoso, y huir de todo lo relacionado con criptomonedas y NFTs.

“If we are to prevent the mistakes we made nearly two decades ago, we will need to close off as many avenues of capitalist predation as possible. This includes stopping attempts at re-creating our real world housing crisis, with its out of control speculation, in virtual spaces. Matters are already at a crisis point in some videogames: adding cryptocurrency to this combustible situation would be catastrophic.”

“The VR future we deserve should be more than Meta’s quest for vertical integration. If we begin from an individual rights based framework based on principles of freedom to do, freedom to be, and freedom from—combined with a recognition of the fundamental reality of the space and a closing off of early opportunities for capitalist predation—we might just make the most of this second chance.”

DALLE-2 sigue en beta privada, pero ya arroja resultados tan sorprendentes y bizarros como este video de “zoom out” generado a partir de “La Creación de Adán” de Miguel Ángel y que, como todo lo bueno, acaba con una sobremesa.

Por si acaso quedaba alguien que pensara que el culebrón de la compra de Twitter por parte de Mr. Musk era algo más que otra de sus payasadas, el magnate ya ha declarado oficialmente que va a intentar echarse atrás. El daño causado a la compañía, a sus accionistas, y a sus empleados por todo el proceso es ya inevitable, y la dirección de Twitter va a intentar por via judicial que Musk cumpla con su oferta. Aunque, la verdad, como usuario de Twitter, yo preferiría que al final se quedase fuera.

Para culebrones de Silicon Valley, aunque más serios, también hemos tenido recientemente el leak de documentos internos de Uber. A pesar de la gravedad del asunto, pocas sorpresas. Desprecio por las legislaciones nacionales, prácticas ilegales, presiones a políticos: el business as usual.

Y “business” es un decir, porque ni siquiera estos comportamientos mafiosos logran que Uber siga siendo una ruina que arroja pérdidas billonarias.

“Leaked messages suggest Uber executives were at the same time under no illusions about the company’s law-breaking, with one executive joking they had become “pirates” and another conceding: “We’re just fucking illegal.”

Puede que para muchos países la subida del nivel del mar no sea el efecto más grave de la crisis climática, pero para países como las Islas Maldivas, con un 80% a menos de 1m del nivel del mar, puede suponer su desaparición. Conscientes de ello, allí ya se están planeando ciudades flotantes. El tiempo dirá si el proyecto se queda en humo o si se convertirá en algo clave para la población.

China es quizá el país del mundo donde reina el turbocapitalismo más desatado. Uno de los motores actuales del consumo son los influencers, que acumulan millones de seguidores y venden mercancía por valor de miles de dólares en directo en sus streams, una especie de teletienda de la era twitch.

Eso sí, algo a ojos vista tan inofensivo como un helado con forma de tanque en uno de tus directos puede provocar que el gobierno cierre inmediatamente tu emisión y te mantenga desaparecido indefinidamente. Libertades, las justas para seguir consumiendo, y poco más.

Este pequeño juego de tablero para 1 o 2 jugadores con aires pixelados ochenteros está pidiendo ser jugado con Perturbator como banda sonora.

Y otra mirada de mirar a los 80, sin caer en el copia-pega nostálgico, es la de Hatchie y su último álbum, “Giving the World Away”.

20220706

Vivimos pensando que nuestros derechos están garantizados, pero en muchos países la ola reaccionaria anti-derechos viene encabezada por gente que ocupa precisamente las instituciones que existen para garantizar esos derechos. Tal es el caso del Tribunal Supremo en USA , que ha llegado tan lejos como a revertir el derecho al aborto de las mujeres estadounidenses.

Es más importante que nunca que desde la ciudadanía nos auto-organicemos para preservar los derechos humanos más básicos, nuestros y de cualquier otra persona, y evitar que la gente que quiere socavar la democracia y devolvernos poco a poco a la edad media llegue a las instituciones.

“If this decision signals anything bigger than its direct consequences, it is this: No one should get used to their rights. Predicting with certainty which ones, if any, will go, or when, is impossible.”

“Reproductive-justice advocates, and especially activists of color, have argued that abortion should be understood neither as a matter of single-issue politics nor as a question of “freedom of choice” but as part of a broader social-justice agenda that helps everyone, and especially people of color, decide when to become parents and then receive support after they do.”

Ante el retroceso de libertades para las mujeres en USA, el uso de apps y  plataformas que capturan y almacenan datos personales será más delicado que nunca. Sin regulación, el modelo del capitalismo de datos siempre favorece a los estados que restringen las libertades personales, en vez de favorecer los derechos individuales.

“Surveillance made possible by minimally-regulated digital technologies could help law enforcement or even vigilantes track down women who might seek abortions and medical providers who perform them in places where it would become criminalized. Women are urging one another to delete phone apps like period trackers that can indicate they are pregnant.”

“What’s needed, for all Americans, is a full legal and political reckoning with the reckless manner in which digital technology has been allowed to invade our lives. The collection, use and manipulation of electronic data must finally be regulated and severely limited. Only then can we comfortably enjoy all the good that can come from these technologies.”

El destino final de la ola reaccionaria en Europa y USA nos lleva a un lugar que China habita desde hace mucho. En este video podemos ver el alcance de la vigilancia digital en China, donde el gobierno usa cotidianamente técnicas de ciberdelincuencia, instalando spoofers wifi por las ciudades para interceptar datos de los viandantes.

Me parece, a todas luces, un estado policial psicópata, que trata a toda su ciudadanía como reclusos a los que hay que vigilar estrechamente. La prisión en la que están encerrados estos reclusos es su propio país.

Mientras pasa todo esto, la crisis climática sigue avanzando. Si hablando con alguien de la actual ola de calor te dice que eso en los 80 también pasaba, le puedes pasar este enlace con una buena colección de datos que demuestran lo contrario.

La pandemia ha normalizado el teletrabajo, pero tampoco está claro que los nuevos derechos estén aquí para quedarse. La actual recesión aumentará el paro, bajará los salarios, y eso puede inclinar la balanza hacia lo que quieren los jefes: ver mucha gente en la sala calentando silla.

O también, obligar a volver a la oficina puede ser una técnica para que la gente se despida sola, antes de tener que hacer despidos masivos, que en la prensa siempre queda más feo:

“We’re already getting little glimpses of how a bleak economic situation might burst the Work From Home bubble. Several weeks ago, Elon Musk told his employees to return to the office or else lose their jobs. This initially looked like a straightforward threat by an eccentric CEO with a passion for office-based proximity. But days later, Tesla announced that it would likely have to lay off 10 percent of its workforce, suggesting that Musk was using the threat of return-to-office to get some of his workers to quit on their own, without the indignity of announcing a large layoff.” 

“This morally dubious playbook is widely available. Several tech companies, including Apple, have tried out (and in some cases abandoned) a version of this stealth layoff strategy, according to the investor Jason Calacanis. “These companies are too prideful to do layoffs, so instead they say, ‘Come back to the office or quit!’”

Esta columna de opinión de @AzulCorrosivo transmite muy bien una sensación cada vez más común en vacaciones: además de estar metidos todo el año en la rueda de hamster laboral soñando con tener 3 semanas libres, una vez llegamos a ellas tenemos la obligación de visibilizar (en redes sociales) que “consumimos” esas vacaciones debidamente, o si no dejan de tener valor.

“Trabajamos 273 días y descansamos 92. Pero el marco opresivo no acaba ahí, porque en esos 92 días también hay una lista de cosas que debemos cumplir si queremos encajar en la normatividad del descanso. Esto es: si tienes tiempo libre, necesitas moverte, ejecutar, absorber cultura. Y cuando digo “necesitas” me refiero a que es prácticamente imposible evitar los estímulos que nos hacen sentir culpables por no pasar ese tiempo de descanso en un sitio carísimo, con un grupo de amigos de veinte personas (generalmente guapísimas y con un único tipo de cuerpo) y leyendo un libro cada cuatro días. El componente de clase está claro aquí: ¿tenéis todas barco?”

Blade Runner, quizá mi película favorita, cumple 40 años y en este artículo de Esquire retratan muy bien su influencia, y cómo estableció ella solita el marco de lo que entendemos por ciencia-ficción en el cine, a pesar del flop comercial que resultó ser en el momento de su estreno.

“Famously, the film was a critical and commercial flop in the U.S. with VHS sales and endless re-edits eventually leading to its cult status. (In 2004, it was even voted as the best science fiction film of all time by a panel of global scientists). Today, it’s difficult to picture a sci-fi film that doesn’t play homage. Would HBO’s Westworld have updated its 1973 film version so successfully and stylishly without Blade Runner paving the way both visually and in terms of its musings on free will? And, decades before Elon Musk looked set to take over the world, Blade Runner’s Tyrell Corporation (and indeed, Alien’s Weyland-Yutani) was inspiring evil empires from Resident Evil’s Umbrella Corporation to RoboCop’s Omni Consumer Products and The Terminator’s Cyberdyne Systems.”

Via Radío 3 descubrí el stoner/blues en castellano de Hermana Furia. Imposible oírles y no menear la cabeza.

20220622

Fue una sorpresa muy desagradable ver a un gobierno “progresista” enviar a la Brigada Antiterrorista (nada más y nada menos) para detener a 14 manifestantes (muchos de ellos investigadores científicos), en una protesta pacífica contra la inacción frente a la crisis climática.

El presunto “acto terrorista” fue, por lo visto, arrojar agua con remolacha a la fachada del congreso. Aunque mucho me temo que lo que se intenta con esto no es prevenir el terrorismo, sino enviar un mensaje claro: si se nos ocurre salir a la calle a cuestionar que los beneficios de las empresas estén por encima de nuestra supervivencia, acabaremos mal.

“Los planes del activismo -es decir, de una sociedad que decide rebelarse y se apoya en una ciencia con conciencia- consisten en ejercer la desobediencia civil y la acción directa no violenta. Los planes del sistema capitalista son otros. Defender los intereses de las empresas que se lucran achicharrando el planeta con sus emisiones de CO2, con la deforestación, con el extractivismo, con la explotación de los otros animales y la sobreexplotación de los territorios (aunque ello nos haya abocado al Antropoceno, la Sexta Extinción Masiva, que está provocando la pérdida de más de 27.000 especies al año, la destrucción de los ecosistemas o la proliferación de pandemias). Y defender a los gobiernos que son sus cómplices, directos o por omisión.”

Lo que no me sorprende es que, si existe gente de extrema derecha a la cabeza de una startup digital, el sector de actividad sean las criptomonedas. Este señor se llama Jesse Powell, es CEO de Kraken (un exchange de cripto), y se declara a favor de la “libertad radical de expresión” y del “debate diverso”.

Este “debate diverso” se refleja en conversaciones en el slack empresarial en las que Jesse y su círculo llegan a decir, por ejemplo, que el cerebro de las mujeres “funciona mal”, que a las mujeres de USA se les “ha lavado el cerebro”, que referirse a gente de raza negra como “n*gg*rs” tampoco es para tanto, o que los sin techo de San Francisco disfrutan “de muchos más derechos que la gente normal”. Mientras tanto, el propio Powell prohíbe a empleados elegir sus propios pronombres, o invita a abandonar la empresa a las personas que se atreven a señalar como racistas o misóginos sus comentarios.

En este tipo de señores blancos con afición a la criptomonedas se repite un curioso patrón: todos están radicalmente a favor de la libertad de expresión, excepto si es usada para contradecirles. En este otro caso, Elon Musk ha despedido fulminantemente a los empleados  de SpaceX que firmaron un comunicado en el que le pedían que dejara de ser “una distracción y vergüenza” constantes que pone en peligro la misión y objetivos de la empresa. ¿Será que estos “librepensadores” son, más bien, apasionados del autoritarismo?

Al menos, la debacle de las criptomonedas y los altos precios de la energía también están teniendo un efecto positivo: los criptomineros abandonan poco a poco sus actividades, y las emisiones de CO2 a la atmósfera se reducen de golpe en el orden de toneladas.

“La caída del Bitcoin, sumada a los altos precios de la energía, ha hecho que los beneficios de los mineros de todas las criptomonedas bajen. Están apagando criptogranjas enteras (…) Esta caída de consumo equivale a dejar de arrojar a la atmósfera miles de toneladas de CO2 al día. Según Digiconomist, que analiza la energía que utilizan las redes de Bitcoin y Ethereum y su huella de carbono, el descenso combinado de ambas equivale a apagar un país como Austria. “La reducción de las emisiones globales de carbono podría ser de 110.000 toneladas métricas de CO2 al día, casi tanto como la reducción global de CO2 de los vehículos eléctricos”, destacan.”

También hay otro tipo de negocios tech. Este artículo nos cuenta  el curioso caso de Todd Moore, que con un reducido equipo de 5 personas gana dinero distribuyendo ruido de fondo relajante vía plataformas de streaming o con su propia app (White Noise).

Y para casos curiosos, este local japonés de Ramen parece más bien un nivel de Minecraft. Desde luego pinta bien, aunque no sé si será muy cómodo sentarse en esos taburetes “pixelados”.

También se sitúa en Japón la más reciente adaptación de mi queridísimo manga Ghost in the Shell (en este caso: Ghost in the Shell SAC_2045).  Siempre es grato pasar un rato más con los personajes de la Sección 9, y quizá hacia el final de la nueva temporada hay alguna idea interesante, o que recupera un poco el tono filosófico tan clásico de GITS. Pero básicamente, estoy de acuerdo lo expone este artículo. La serie carece de vida, y se queda en una especie de agonizante “estirar el chicle”: un reboot de un reboot de otro reboot de una adaptación.

Un tema recurrente en Ghost in the Shell es cómo la tecnología adquiere capacidades que superan lo humano. El Floppotron 3.0 de Paweł Zadrożniak no llegará a tanto, pero desde luego me parece todo un hito tecnológico y musical.

Debido a que durante el fin de semana estaré de viaje, no habrá recopilación el próximo 29 de Junio. ¡Nos vemos la semana del 4 al 10 de Julio!

20220615

En una reciente entrega de Platformer, Casey Newton nos habla de sus impresiones después de probar la beta privada de DALL-E 2, la IA de conversión de texto a imágenes de Open AI. Ojo, no confundir con DALLE mini, que ultimamente circula por twitter pero que no tiene ninguna relación con Open AI.

La conclusión de Casey tras probar la beta privada es que, tal y como los primeros ejemplos generados por el modelo prometen, DALL-E 2 va a poner patas arribas diversos sectores, como el de la ilustración y el arte visual. Que el efecto sobre estas profesiones sea positivo o nefasto es todavía una incógnita: por una parte, el modelo podría facilitar el brainstorming y la fase de ideación de proyectos de diseño e ilustración. Pero por otra parte, puede ser muy tentador para editoriales y estudios el prescindir completamente de los artistas y simplemente pagar por usar la IA e incorporar sus resultados.

“It’s natural, and appropriate, to worry about what this sort of automation might do to professional illustrators. It may well be that many jobs are lost. And yet I can’t help but think tools like DALL-E could be useful in their workflows. What if they asked DALL-E to sketch out a few concepts for them before they got started, for example?”

“It’s also worth considering what creative potential these tools might open up for people who would never think (or could afford) to hire an illustrator. As a kid I wrote my own comic books, but my illustration skills never progressed very far. What if I could have instructed DALL-E to draw all my superheroes for me instead?”

Aunque es un hecho que modelos como DALL-E son un avance revolucionario, las recientes declaraciones de este ingeniero de Google (actualmente suspendido de empleo) asegurando que uno de sus chatbots se ha vuelto consciente son, cuanto menos, dudosas.

Suponiendo que sea posible que una IA pueda llegar a ser consciente (lo cual no está nada claro), creo que todavía queda trecho para algo así, y que este asunto en concreto tiene bastante de fantasía premeditada.

Por otra parte, parece que estar escaneándonos la cara varias veces al día no es suficiente, y en Apple ya planean hasta reconocernos por nuestras venas.

Y los robots de momento no tendrán venas, pero ya estamos un poco más cerca de que tenga algo así como “piel viva”. La investigación y prototipo de este primer dedo índice se ha producido, como no podría ser de otra manera, en la Universidad de (Neo-?)Tokyo.

En esta entrevista en podcast (cuya transcripción también se puede leer en el mismo enlace), la reportera Zoe Schiffer de The Verge apunta a aspectos clave de la ola de sindicalización que se está dando entre los empleados que ocupan los puestos menos cualificados de Amazon o Apple:

“When you look from the outside and compare Apple retail workers to other retail workers, and you’re saying, “You are paid more, the environment is a little bit better, and you get stock. What is the issue?”

Apple retail workers have really bought into this mission. Apple has made such a point of having them watch all of the large Apple events, having executives speak directly to them, and really galvanizing them about the Apple mission, that they start to compare themselves to Apple corporate. They’re saying, “Okay, you are the most profitable company in the world. You’ve had the best quarter of any company ever in terms of revenue. Why are we not seeing any of that? Why are you bringing me into the mission and telling me that I’m part of this, but then I’m not even paid a fraction of what a corporate employee makes?”

Aún no he tenido la oportunidad de acercarme a ver ésto, pero tan sólo ver las fotos nocturnas de esta cortina proyectada en 360º ya me está dando vibes cyberpunkis.

Como siempre, descubrí de carambola la música de Berried Alive, una especie de gamberrada dubstep-progresiva capaz de arrancar de guitarras eléctricas sonidos y ritmos inesperados.

20220608

El número de Julio de 1997 de Wired, dedicado al “Long Boom”, vaticinaba un periodo de prosperidad, libertad, y mejora del medio ambiente sin precedentes durante los siguientes 25 años. Bueno, desde 2022, creo que podemos decir: LOL.

Lo interesante es que este articulo incluía un inserto lateral titulado “Ten Scenario Spoilers”, es decir, 10 cosas que podían ir mal en el futuro y truncar este escenario tan optimista. Os recomiendo leerlas en el enlace, porque creo que todas estas “cosas que podrían ir mal” nos han sucedido.

Por amistades residentes en Holanda me entero del colapso casi total que está sufriendo Schiphol, uno de los aeropuertos más importantes de Europa. En medios de España no he visto nada, pero la situación en el aeropuerto holandés lleva semanas siendo un desastre: colas kilométricas que llegan al exterior del aeropuerto, cancelaciones de vuelos en masa, limitación de acceso sólo a gente con vuelos dentro de las próximas 4 horas , etc.

Parece de película sobre colapso energético, pero la causa de esta crisis en realidad es la falta de personal. Durante la pandemia se produjeron despidos masivos, y ahora que se necesita gente de nuevo, la mayoría han encontrado otros trabajos mejores, o prefiere seguir buscando antes que volver a sus antiguos trabajos. Por lo que parece, desde aeropuerto y  compañías aéreas se prefiere ver el mundo arder antes que mejorar las condiciones laborales del personal.

Lo que sí que es consecuencia de la crisis climática es que, a nivel global, cada vez dormimos peor. Puede parecer algo menor frente a otras consecuencias de la crisis, pero los más afectados son, una vez más, la gente de mayor edad, las mujeres, y las rentas más bajas.

“El impacto de la temperatura en el sueño aumenta con la edad. Las personas mayores de 70 años pierden cerca de 30 minutos en lugar de 15 con una temperatura similar. Las mujeres también se ven más afectadas.”

“Los habitantes de países de bajos y medianos ingresos sufren un impacto en el sueño alrededor de tres veces mayor que los de países de altos ingresos. La falta de sueño no solo afecta la salud sino también nuestro rendimiento cognitivo, según investigaciones anteriores.”

Este cómic-ensayo sobre Inteligencia Artificial está disponible en varios idiomas, y hace muy buen resumen del estado actual de la IA, de sus capacidades reales frente a las que el marketing les atribuye, de los problemas que conlleva, pero también de las oportunidades que nos ofrece.

Uno de los peligros de la IA es permitir crear estafas cada vez más creíbles, como este Deepfake (de voz, en este caso) que coloca a Mr. Musk promoviendo una estafa basada en criptomonedas. Aunque, en este caso, que estemos acostumbrados a los bandazos y otras ocurrencias del personaje en cuestión, no ayuda.

No sé si podré asistir a la versión online del FAD Forum el próximo 17 de Junio, pero desde luego el programa tiene una pinta interesantísima.

A mis años he descubierto de carambola a Naked Raygun, oriundos de Chicago y que en 1989 publicarían el álbum “Understand?”, que se abre con este tema. No sé a vosotros, pero cuando entra el estribillo me dan ganas de vivir.