20210223

En este artículo, las amigas de Postfuturear hace una muy buena exposición sobre cómo la pandemia, más que provocar un cambio de paradigma (borrón y cuenta nueva), está actuando de fuerza directora que acelera tendencias nuevas o ya existentes.

Y sobre todo, que está más claro que nunca que si seguimos con la forma “clásica” de entender el mundo (causa-efecto lineal) y de tomar decisiones, nos van a dar pal pelo: “Son muchos los retos que tenemos entre manos. Y no son sencillos o que puedan solucionarse simplemente con un puñado de políticas públicas, ayudas económicas e Inteligencia Artificial. Son complejas. Y por ello hay que ser estratégicos para alcanzar mejores escenarios. (…) Si continuamos en la misma tesitura, con la que nos han educado desde pequeñas o desde incluso algunas perspectivas clásicas de la economía, o la Historia estilo pre-años 1960, de entender el mundo desde una perspectiva simplificada, muy lineal causa-efecto, pues la forma que tendremos de tomar decisiones será acorde. Pero no por ello encajable en un mundo visiblemente complejo y no-lineal.”

Mientras, en Texas sufren un nuevo episodio de las consecuencias de la ruptura del vórtice polar provocado por el calentamiento del ártico. Mucho más intenso que las nevadas de Madrid, en Texas y Oklahoma llevan más de una semana con temperaturas rondando los 20 o 30 grados bajo cero, y lo que es más grave, una buena parte de la población pasa este episodio sin electricidad, agua, ni gas. Estamos viendo escenas que nunca habríamos pensado ver en el primer mundo, como ciudadanos poniendo tiendas de campaña en la cama para poder soportar las temperarturas nocturnas. Quizá un teaser de lo que nos espera en las próximas décadas.

En otro orden de cosas, por este artículo me entero de que es relativamente común que partículas cósmicas ionizantes interactúen con dispositivos electrónicos en nuestro planeta y cambien de signo algún bit (el efecto es conocido como Single-Event Upset). Aunque los efectos normalmente ni se notan, lo particular de este caso fue lo decisivo del bit cambiado para este streamer que estaba jugando a Super Mario 64, y los efectos que pudo ver su público en directo.

Hablando de lo cósmico, en esta galería de The Guardian se recoge una muy buena serie de instantáneas sobre el aterrizaje del Perseverance en Marte: no sólo las primeras imágenes que ha enviado el rover, si no también sobre la experiencia del momento desde el centro de control de la NASA.

Hasta este próximo 29 de Marzo, los empleados de Amazon del centro logístico de Alabama estan votando si sindicarse para presentar un frente unido.

En esta entrevista se puede empezar a conocer mejor las leoninas condiciones de los empleados de los almacenes de Amazon, y las presiones de la dirección para tratar de impedir o retrasar la votación: “I’ve talked with workers about why they’re engaged in this fight, some certainly say we’d like to have more money, but a lot of it is about, you know, the ability to use the bathroom without having to worry that they might get docked some sort of pay or at least not have the ability to rise in the organization if they just aren’t working as quickly as Amazon requires. (..) Amazon is aggressively fighting this. I think their big fear is that this will expand beyond. And so it’s an interesting sort of political calculus to decide how aggressively you stop this union drive in Bessemer, but also, if you go too aggressively, maybe you alienate customers and invite Congress and others to elevate the status of this drive.”

Aunque parezcan fotografías, en realidad se trata la reconstrucción 3D de un apartamento, que llega a niveles de detalle sorprendentes. Ya estamos un poquito más cerca de DEVS.

Recomiendo mucho ver el t3chdays de la semana pasada, que tuvo agenda triple e interesante a partes iguales: los 20 años y futuro de Wikipedia, el proyecto #NoMoreMatildas, y los sesgos que los humanos introducimos en los algoritmos de clasificado automático (y como intentar evitarlos).

Alguien ha decidido entrenar uno de los modelos de IA que más se ha comentado en esta recopilación (GPT-3, del que nace mi querido AI Dungeon) con los tuits de la mejor cuenta de Twitter de toda la historia: @MondoMascots. Y el resultado son estas pequeñas maravillas en forma de muy verosímiles mascotas japonesas.

Este tema musical de Chad Vangaalen es extraño, pero la animación que ha creado para su videoclip en homenaje a su difunto padre es todavía más extraña (y maravillosa, que una cosa no quita la otra).

20210216

El posible descubrimiento de un nuevo planeta alrededor de Alpha Centauri no es importante tanto el planeta en sí (que podría ser un gigante gaseoso sin superficie sólida) sino como por poder ser el primer planeta que hallamos en la “zona habitable” de una estrella, de entre todos los exoplanetas que ya se conocen.

Todo esto se está consiguiendo con el proyecto NEAR (New Earths in the AlphaCen Region), iniciativa privada de Breakthrough Watch, que opera en el VLT (Very Large Telescope) de Chile, y cuya técnica puede abrir una nueva era en la detección de exoplanetas: “For decades, the difficulty of achieving even this more modest measurement limited direct imaging to hot giant planets orbiting far from their stars. That is, until NEAR was built. It is a mid-infrared coronagraph, a specialized instrument designed to blot out the bulk of a star’s thermal glow at a tight wavelength of 10 microns. Augmented by adaptive optics to compensate for the blurring turbulence of Earth’s atmosphere, in operation it switches its focus between Alpha Centauri A and B every tenth of a second, using observations of each star to help calibrate those of the other. It progressively winnows out starlight, and stacks frame after frame to allow any faint planetary light to accumulate and eventually be seen.​”

Mientras descubrimos nuevos mundos habitables, por aquí no paramos de trabajar para conseguir que el nuestro no lo sea. En este caso, ya no estamos agotando los recursos de la biosfera para transporte o industría: ahora simplemente los estamos agotando para minar bitcoins: “Este círculo vicioso parece que no tendrá fin en ningún momento. Mucho menos ahora con el valor del Bitcoin en máximos históricos. Según declaraciones de Michel Rauchs, parte del equipo de Cambridge que creo la herramienta en una entrevista hecha en el podcast Tech Tent de la BBC, “el alto consumo de energía es así por diseño” y “no cambiará a corto plazo, salvo que el valor de la criptomoneda baje significativamente”.”

El pasado jueves fue el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Tradicionalmente, al ser “Ciencia” un término un poco restringido, se suele hablar de STEM (Science, Technology, Engineering, and Math).

Pero a través de este artículo descubrí muy gratamente que se comienza también a hablar de STEAM (Science, Technology, Engineering, Art, Math), como forma de fomentar la incorporación de los procesos creativos, de diseño, y artísticos en el desarrollo tecnológico y científico. Desde esta recopilación, muy a tope con todo esto: “STEAM says we can be better engineers by learning how to think artistically, and we can re-engage artists with science by letting them see how STEM can work in the arts. It’s infinitely more exciting, especially in an increasingly interdisciplinary and digital world. In STEAM, creativity is the central tenet. It not only revives and modernizes STEM, it actually addresses, through real-world projects, why the STEM subjects should matter to everyone. And that’s how we should all be learning.”

El editor 3D de modelos humanos que Epic Games va a liberar próximamente va a suponer un paso de gigante en el “realismo digital” de muchas aplicaciones, y como todos los avances tecnológicos de este tipo, seguro que tendrá consecuencias inesperadas: “It’s impressive tech, but like with all technology, there will be unforeseen consequences. It democratizes the creation of hyper realistic digital human faces and will cut the production time of some video games and films by huge amounts. Like all technological advancements, it could also be used for pornography. A market for well constructed 3D avatars of celebrities and ex-partners already exists online.”

Una forma muy común de engagement de los influencers con su audiencia son las “sesiones” de preguntas y respuestas en las stories. Pero, como siempre en la vida, hay marcas y creadores de contenidos que no han tenido ningún reparo en colar publicidad encubierta en este tipo de interacciones.

En este caso, quizá el asunto sea doblemente grave, ya que esta campaña concreta estaba dirigida a fomentar las apuestas online entre el público (mayoritariamente joven) de estos influencers. Y, para colmo, el “despliegue” de la campaña ha sido tan cutre que apenas se ha cambiado el copy de estos anuncios encubiertos: “Eso es un poquito privado”.

Aparte de lo psicodélico y ciberpunki de esta expo, es que además va a contar con música de Amon Tobin o Brian Eno entre otros.

A través de este artículo me he comenzado a adentrar en la escena rolera de Japón, cuyas particularidades son fascinantes. Aparte del hecho de que La Llamada de Cthulhu sea el juego de cabecera (¡bien!), lo que más me ha flipado es sin duda el asunto de los replays: libros con transcripciones de partidas de rol (con toda la conversación in & out of character) acompañadas de ilustraciones, que llevan editándose desde los años 80 para servir de introducción a los que quieren empezar a jugar.

Y es que la influencia japonesa llega a muchos campos culturales, y buena muestra de ello es la Kumbia Samurai cultivada por el conjunto argentino-nipón “Los Parraleños”.

20210210

En este siglo, el mayor desafío al que se enfrenta el “surveillance state” no es tener más fuentes de información con las que vigilar a la población civil. Esto se ha logrado con creces, y apenas hay espacio para más cámaras de CCTV, sensores, satélites, o seguimiento digital. El verdadero problema es extraer patrones e información de esa miríada de datos (y evitar así la llamada “surveillance overload”). Ahí es donde entra en juego la industria de las “fusion technologies”, y en este artículo de WIRED nos dan una pincelada de su origen y crecimiento desbocado durante la última década.

Y aunque, desde luego, estos sistemas se pueden construir con medidas para salvaguardar la privacidad de los ciudadanos, parece poco probable que estados e industria estén muy preocupados ahora mismo por esto: “But the uncomfortable truth is that fusion’s more dystopian incarnations are already out in the world. Dahlia Peterson, a research analyst at Georgetown’s Center for Security and Emerging Technology, told me that fusion architectures are central to the Chinese government’s campaign against dissidents and minority citizens, particularly the Uighur Muslim group. One such system, the Integrated Joint Operations Platform, fuses together facial recognition scans from CCTV cameras; financial, medical, and criminal records; hardware identifiers from smartphones and computers; even mandatory questionnaires that ask residents, among other things, how many times they pray each day. According to reporting by The New York Times, a cloud computing center in Xinjiang, powered in part by chips from Nvidia, can comb through hundreds of millions of photos and reports from the area’s many checkpoints while applying real-time analytics to up to 1,000 CCTV cameras simultaneously.”

Curioso efecto psicológico: al parecer percibimos como más seguras, aún siendo del mismo material, las mascarillas de color negro (quizá por su apariencia más solida, o por que se ven menos las costuras) o las de color blanco (quizá por su “pureza”).

Y hablando de pandemia: un nuevo estudio científico apunta al cambio climático como potencial causa del salto del covid de murciélagos a humanos. La cadena, en este caso, sería: emisiones y calentamiento global convierten zonas con matorrales tropicales del sur de china en sabanas tropicales, más favorables a la proliferación de diversas especies de murciélagos, que a su vez están más en contacto con humanos porque las zonas urbanas también crecen más. Y posiblemente, así estamos ahora.

En el bloqueo de última hora a Trump desde las plataformas sociales que pudimos presenciar hace una semanas, las corporaciones se pusieron de parte de la constitucionalidad de USA (por fin) frente al intento de estado de excepción del cutre-golpe alentado por el ex-presidente.

Pero, como se reflexiona en esta columna, ¿qué hubiera pasado si los directivos de la plataforma hubieran decidido que el golpe era la vía “constitucional”, y la victoria de Biden la “excepcionalidad”? ¿Qué será lo que decidan en la siguiente crisis? “Se revela un estatuto del presente que permite identificar al soberano actual: el propietario de los medios de comunicación que permiten la visibilidad y la operatividad del vínculo entre el pueblo difuso y su líder. Esta vez han estado de la parte del orden constituido. ¿Pero quién garantiza que una próxima vez no se decidan del lado de la producción del estado de excepción? ¿De qué dependerá que se sitúen de una parte o de otra? ¿O qué sucedería si un próximo líder fuera propietario, como Hitler, de los nuevos medios de producción de propaganda? ¿Acaso no es esa la fuerza soberana última de Putin y del Politburó chino?”

En esta charla, Eva Belmonte (directora de Civio y autora de El BOE nuestro de cada día) nos cuenta un poco más sobre el trabajo que desarrollan en la fundación y cómo, durante la pandemia, ha resultado ser más importante que nunca.

La primera que he ido a buscar en el diccionario ha sido, por supuesto, “ciberespacio”

Gracias a este calendario, ni un día en 2021 sin recordar o conocer el papel de una mujer en Ciencia/Tecnología/Matemáticas/Ingeniería.

Un nuevo eco-museo bajo el agua por parte de Jason deCaires, que ya se une a los de Lanzarote o Maldivas.

Y el enlace anterior me trajo automáticamente a la cabeza la portada de “Empty”, muy ciberpunki álbum que God Lives Underwater lanzara en 1995. Si no me equivoco, la escultura que aparece en la portada del disco también es obra de Jason deCaires.

20210202

Estamos acostumbrados a que los futuros distópicos, por su propia definición, nos presenten peores condiciones de las que tenemos ahora. Pero, y aunque esto resulte un poco deprimente, ¿y si en realidad estás historias son más optimistas de lo que nosotros somos en nuestro presente actual? (o al menos, el presente actual de USA).

Al fin y al cabo, como se reflexiona en este artículo, en el clásico de 1995 Johnny Mnemonic hay una pandemia (causa por el uso excesivo de Internet, LOL), pero su existencia no se discute, los protestantes usan mascarillas, hay un grupo de científicos que trabaja para erradicarla y atiende pro-bono a los más desfavorecidos, y hay una resistencia multicultural que se ha organizado contra los excesos de las corporaciones y el capitalismo (liderada por Ice-T).

¿Igualito que nosotros? “Some people have worked incredibly hard to try to give us something better, but at every point bullies and con men have dragged us back down into the muck. (..) I wanted the fantasy that the most powerful man in the movie would spend his dying breath helping people instead of grasping after power like a Skeksis. That the people would band together and rise up in non-violent protest. Okay, that one actually happened. And we all saw the response. And we’re all seeing the response to the Mirror World inversion of those protests.”

De las alternativas a Whatsapp, Signal es una de las opciones más interesantes, enfocadas en la privacidad, de código abierto, y desarrollada por una non-profit. Sin embargo, como cuentan en The Verge, algunos de los viejos vicios Silicon Valley-istas de los fundadores (la obsesión por crecer, la reticencia a establecer políticas o mecanismos de moderación, o el flirteo con criptomonedas) pueden terminar haciendo que Signal acuse los mismos problemas que Facebook+Whatsapp: “Whatever the case, Acton is clearly proud of Signal’s recent growth. “It was a slow burn for three years and then a huge explosion,” he told TechCrunch this month. “Now the rocket is going.”  rockets make it into orbit. Others disintegrate in the atmosphere. Signal employees I spoke to worry that the app’s appetite for growth, coupled with inattention to potential misuses of the product, threaten its long-term future. (Of course, not growing would threaten its long-term future in other ways.)”

Aunque hace años que las recreaciones de artistas difuntos en los medios no son tan infrecuentes (una de las últimas, la de Lola Flores en la campaña de Cruzcampo), en Corea del Sur han ido un paso más allá, y han reconstruido con Inteligencia Artificial cómo cantaría temas nuevos un famoso cantautor que lleva fallecido desde los 90. Esto ha despertado un debate con muchos ángulos: ¿Es ético hacer esto? ¿Se puede considerar a esa IA “autora” de la obra? ¿Se puede considerar al difunto “autor” de la obra? ¿Las grabaciones de audio pueden dejar de ser pruebas documentales?

Siguiendo en la línea de lo anterior, en Microsoft se les ha ocurrido la idea de poder “recrearnos” después de nuestra defunción a partir de un potaje de datos de nuestras redes sociales. Aunque esta posibilidad ya se trataba en un episodio de “Black Mirror”, en realidad Manuel Bartual ya lo predijo con el Abuelo de “Bienvenidos al Futuro”.

Una de las movidas fuertes de esta semana ha sido ver cómo desde un foro de reddit se podía reventar la estrategia bajista de varios fondos buitre de Wall Street, que han corrido a presionar a la bolsa de valores y las apps de inversión para poner restricciones a la compra de los valores que les estaban haciendo perder millones. Con todo esto resulta evidente que no hay tal cosa como el “Libre Mercado”: simplemente hay gente con mucho capital que diseña y/o manipula las reglas del juego para poder seguir acumulando capital.

También es relevante notar que ya se han vendido los derechos para hacer la película basada en el libro que relatará este asunto, cuando el libro todavía no se ha escrito, y el propio asunto todavía sigue sucediendo.

Uno de los principales youtubers de divulgación científica en español (con más de 1 millón de seguidores) dejará de hacer vídeos profesionalmente porque, aparte de ser poco rentable, la componente aleatoria introducida en el algoritmo de la plataforma desde agosto del año pasado le está provocando efectos psicológicos comparables a los de una adicción al juego: “[Los youtubers] invertimos tiempo y dinero en algo que normalmente nos perjudica, pero que de tanto en tanto nos beneficia mucho, dándonos un subidón de dopamina que nos hace olvidar todo lo que hemos perdido para llegar a ese momento de falsa ilusión, de éxito”, relata el divulgador. “Es exactamente lo mismo que ocurre cuando se aprieta el botón de las máquinas tragaperras o se hace girar la ruleta”, avisa: “Ser youtuber o, especificando más, creador de contenido que depende de esta plataforma para su sustento económico y su realización vital, ha pasado a ser, en términos de salud mental, algo muy similar a ser adicto al juego. Ludopatía en su estado más puro”.

El nuevo disco de Judge Bitch es todo temazos: All Killer, No Filler. La vertiente más heavymetalera del retrowave, a toda máquina.

20210126

Según las conspiranoias del ideario de QAnon, el dia de la investidura de Biden tenía que producirse la “jugada maestra” final de Trump. En el momento adecuado del acto, ejército y FBI irrumpirían para detener a Biden y a la plana principal demócrata, con la aparición estelar de Trump, que seguiría siendo presidente y revelaría todo como un astuto plan para poder arrestar a la supuesta red de pederastia internacional.

Obviamente, ninguna de estas fantasías sucedió, y Trump simplemente cogió su avión a Florida y Biden fue proclamado presidente. En chats y foros online especializados, como muestra este artículo, se pudo vivir en directo el derrumbamiento mental de los creyentes de QAnon durante el acto. Aunque mucha gente se apresuró a re-amoldar sus creencias para casarlas con lo que acababan de presenciar, para muchos otros fue un despertar a la realidad de QAnon: poco más que una campaña de un juego de rol de fantasía en vivo.

Como alguno de los QAnonistas lo expresaba: “HOW COULD WE BELIEVE THIS FOR SO LONG? ARE WE ALL IDIOTS?”. Pues va a ser que sí.

Lo que no es una fantasía es la lista de más de 100 indultos que Trump se ha apresurado por firmar en sus últimos días de presidencia. Aparte de su infame ex-asesor Bannon, muchos de estos indultos están relacionados con espionaje (industrial y de otros tipos) y con, oh sorpresa, el juicio sobre las relaciones de la campaña electoral de Trump con Rusia.

En un sorprendente giro, Facebook va a poner la decisión de revocar la suspensión de las cuentas de Trump en manos del Oversight Board. Este Board, un ente independiente formado por expertos y líderes civicos internacionales, fue creado el año pasado para tomar decisiones de moderación de contenido, y sus decisiones no pueden ser revocadas ni siquiera por el propio Zuckerberg.

Aunque de momento suena a una rama judicial de la Corporación-Estado que es Facebook, el dia que los usuarios podamos votar este Oversight Board será uno de los primeros pasos para tener una plataforma realmente gestionada por la comunidad y no por unas pocas manos privadas.

Este comic explica de forma muy sencilla cómo la pandemia está volviendo a sacar a la mujer del mercado de trabajo: ante el cierre de colegios, cuarentenas varias, y la imposibilidad de compaginar trabajo y cuidado de hijos, las que se están viendo forzadas a abandonar sus trabajos son ellas.

Esto, además, provoca que los padres que sí mantienen su trabajo tengan mejores oportunidades para ascender, con lo que las mujeres que se incorporen al mercado de trabajo en el futuro lo tendrán todavía más difícil: “The reverberations of this pandemic will be felt by women for years to come.”

Una de las comidilla de esta semana en redes sociales ha sido, sin duda, el tema del Rubius y Andorra. No es nada nuevo que las rentas altas se desplacen a paraísos fiscales para huir de la fiscalidad de su país de origen, pero quizá lo público de la figura del youtuber y la crisis sanitaria que atravesamos hace el gesto todavía más sangrante. Me parece que el verdadero problema es, en realidad, que se permita la existencia de paraísos fiscales en la Unión Europea.

También me llaman la atención las declaraciones que se recogen en este otro artículo, donde El Rubius parece percibir a la Agencia Tributaria como un señor que aplica la normativa según sus simpatías y que le ha pillado manía justamente a él: “Esto no es algo que haya contado muchas veces, pero Hacienda a mí me ha tenido en el punto de mira desde el día uno. Siempre han estado intentando putearme, tío. Lo he hecho bien. Lo he hecho todo legal. Aun así, por ser el único tonto que se ha quedado en España me putean a mí, ¿sabes? Esto, en plan, no me lo estoy inventando ni nada. No lo he contado nunca, tampoco ha salido nunca, pero llevan detrás mía y tratándome como un criminal desde el día uno, cuando soy el único tonto, por así decirlo, que se ha quedado aquí pagando impuestos. Y no se, eso a veces pues me toca los cojones. Pues mira, si vais a estar así conmigo, pues a lo mejor me voy, sabes. Manda huevos que me quede, me puteen, e intentéis ir a por mí.”

A través de este artículo he descubierto “El Caballero del Dragón”, una curiosa intentona española en los 80 de mezclar ciencia ficción y fantasía medieval, con Miguel Bosé como alienígena y un Klaus Kinski del que todo el equipo terminó hasta el gorro.

“New Retro Illustrations: Retro Reimagined by a New Generation” es un libro de arte que reune a 40 ilustradores japoneses que se han propuesto crear nuevo arte mirando al anime y diseño de los 80: el llamado “New Retro”.

Y para New Retro, el mejor cierre es este álbum con aires al Carpenter de los 80, que se ha distribuido en cinta, y que sirve de banda sonora oficial para un juego de rol fanzinero que se llama, convenientemente, ALT NYC 88.

20210119

Antes de que Amazon le cortara el grifo a Parler, la red social que ha estado dando cobijo a diversos grupos de extrema derecha (y, lo que es más grave, a sus planes para cometer atentados), una investigadora se propuso archivar todas las publicaciones posibles del 6 de enero para su posterior análisis. En Gizmodo han recogido 70,000 de esos videos, que al  estar geo-localizados (hay que ser genios) dan como resultado estos “mapas” del vergonzoso asalto al capitolio.

Es natural que en USA estén preguntándose cómo la gente ha podido llegar a estos grados de radicalización. En este articulazo del NY Times, se muestra un patrón común a algunos de los “influencers” con más audiencia entre la extrema derecha: todos pasaron de postear selfies a ser trumpistas furibundos de la noche a la mañana, todos fueron amplificados por los algoritmos de redes sociales, y todos buscaban validación y apoyo en forma de likes y seguidores: “They expressed a desire for connection with others and sought to achieve it online. But their attempts at conventional influencing (via modeling, reality television, running a small business and sharing motivational content) brought only modest attention. It wasn’t until they tapped into an ecosystem charged by hyperpartisan politics that they were able to access the levels of engagement they desired.”

Facebook y Twitter siguen sin reaccionar a la velocidad adecuada contra la facilidad que tienen los trolls anónimos para cometer acoso en sus plataformas. Según el reciente estudio del Centro Internacional de Periodistas encargado por la Unesco, las mujeres periodistas que alzan la voz sobre temas sociales y políticos son uno de los colectivos que más acoso reciben de estos trolls y otros actores políticos.

Una gran ciudad huele a muchas cosas distintas, y este grupo de investigadores han conseguido mapear los olores de Londres, Barcelona, y Nueva York.  

Es tremendamente llamativo cómo, en una sociedad tan colectivista como la japonesa, está surgiendo una nueva cultura de “super-solos” que van por su cuenta al karaoke, a restaurantes, o a cualquier otra actividad. Ser visto comiendo o bebiendo sin compañía podía ser tabú en Japón hace unos años, pero ahora se abren locales especializados para clientes sin compañía  (lo cual no significa que no surjan interacciones y conversaciones entre los clientes): “Japan is a small country, and everybody needs to coexist,” says Motoko Matsushita, a senior consultant at Japan’s largest economic research firm, Tokyo-based Nomura Research Institute. She studies ohitorisama (doing things alone), its origins and its future. “We need to focus on living together in harmony, which is why peer pressure [to do things in a group] has been high.” Matsushita says that along with the rise of social media – the way friend numbers or likes can dictate your value – this led to stifling peer pressure that stigmatised being seen alone. She says the blowback from this and the 24/7 communication culture then fueled the rise of ohitorisama”.

Las carreras de Mechs pueden sonar a anime de ciencia-ficción, pero parece que dentro de poco ya las tenemos aquí. Aunque estos mechs de momento vayan a paso lento (pero seguro).

Cuidado con el Ransomware: ¡los datos de nuestros discos duros ya no son lo único que se puede secuestrar! Pero quizá lo que más me llama la atención de esta noticia es el hecho de que un cinturón de castidad exponga una API conectada a Internet.

Los mandos de consola son también Interfaz/Experiencia de usuario, y aquí nos dan una buena panorámica desde los tiempos del Atari 2600 hasta la actualidad.

¿Que pasaría si juntáramos una banda sonora ochentera a lo John Carpenter con la mascota de Iron Maiden tocando la batería? ¡Pues más o menos, algo así!

20210113

Justamente comenzábamos la recopilación de la semana pasada con un articulo que señalaba el fin de la supuesta neutralidad de las plataformas sociales como uno de los cambios más importantes en Internet durante el año 2020. Después del bochornoso intento de cutre-golpe de estado de la semana pasada, Facebook fue la primera plataforma  (por una vez) en suspender indefinidamente las cuentas sociales de Trump, seguida unos días después por Twitter y otras.

Aunque estas medidas son bienvenidas (¡al menos en esta recopilación!), y a pesar de lo problemático de que esta decisión esté en unas pocas manos privadas, sin duda todo huele al desmarque desesperado de última hora de asesores y políticos del partido republicano, que han dejado solo a Trump a toda velocidad. El problema es que todo esto suceda a pocos días del fin de su mandato, y cuando su comportamiento casi-criminal y antidemocrático es ya indiscutible: pero en realidad, Trump lleva comportándose de forma antidemocrática durante los últimos 4 años, y sin estos apoyos políticos y sin las plataformas sociales haciendo la vista gorda no habría llegado tan lejos como le han dejado llegar.

El cutre-intento de golpe de estado que protagonizaron los trumpistas más acérrimos ha generado consternación y mofa a partes iguales. Como se reflexiona en esta columna, la única diferencia con un golpe de estado fascista bien organizado ha sido simplemente esa: el no estar bien organizado y no tener posibilidades de éxito desde un principio. Pero quizá esto solo sea un primer experimento: “Se trata de un fascismo incipiente, un fascismo en su fase experimental y especulativa, en la cual está formando una coalición de fuerzas populares minoritarias con elementos del ejecutivo y el ala represiva del Estado. Sería devastadoramente estúpido, complaciente más allá de lo creíble, esperar que la democracia de Estados Unidos se mantenga lo suficientemente estable en los próximos años como para negarle a este incipiente fascismo más oportunidades de solidificarse y crecer. “

La borrasca Filomena y el frio polar que atravesamos durante el fin de semana pasado está directamente relacionado con el cambio climático, más concretamente con el aumento de temperatura de los polos que ha causado la ruptura del llamado “vórtice polar”.

Las uniones sindicales en las empresas de Silicon Valley son toda una rareza, así que empleados de Google se organicen en su propio sindicato es siempre una buena noticia. Aunque el sindicato es todavía minoritario, tiene en sus metas mucho más que las condiciones laborales: “Chewy Shaw, an engineer at Google in the San Francisco Bay Area and the vice chair of the union’s leadership council, said the union was a necessary tool to sustain pressure on management so that workers could force changes on workplace issues. “Our goals go beyond the workplace questions of ‘Are people getting paid enough?’ Our issues are going much broader,” he said. “It is a time where a union is an answer to these problems.” (..) The new union is the clearest sign of how thoroughly employee activism has swept through Silicon Valley over the past few years. While software engineers and other tech workers largely kept quiet in the past on societal and political issues, employees at Amazon, Salesforce, Pinterest and others have become more vocal on matters like diversity, pay discrimination and sexual harassment.”

No podíamos empezar el año sin enlazar algo relacionado con el Santo Patrón de esta recopilación, William Gibson, así que aquí va una mini-entrevista sobre sus influencias literarias, con varias recomendaciones sabrosas para investigar.

Hablando de San Gibson, hace poco leí el relato original que dio nombre al término con el que se denominaría la corriente literaria que, entre otros, William Gibson colaboró a construir: el Cyberpunk. Aunque el relato original tiene más que ver con historias de hackers adolescentes, es todo un logro que en 1980 Bruce Bethke fuera capaz de anticipar él solito el feeling de películas como Hackers (¡15 años antes!) o de historias reales como las relatadas en The Hacker Crackdown.

Nunca había pensado que lo del “sintetizador vocal” podía llegar a ser algo tan literal.

¿Una versión del clásico de Tool para sección de Metales (los de viento, claro)? Pues yo ya.

20210104

2020 ya se ha terminado (por fin), y como se apunta en este artículo, una de las cosas que cambiaron durante el año pasado fue el supuesto “rol neutral” de las plataformas sociales. En un año donde la desinformación y los bulos camparon a sus anchas y fueron más dañinos que nunca debido a la situación sanitaria, las plataformas se vieron obligadas a abandonar la ficción de la red social como actor neutral, y a desplegar estrategias de fact-checking y moderación de contenidos (aunque unas mas tarde que otras). Que los tuits del (próximamente-ex)Presidente de los Estados Unidos fueran los que desencadenaran este cambio sólo empieza a indicar lo mucho que las plataformas han dejado que las cosas se vayan de madre.

En este orden de cosas, la negativa de la dirección de Facebook a “moderar” el contenido del propio Presidente, junto a su largo historial de hacer la vista gorda con QAnon y otros grupos supremacistas, fue sin duda la más polémica. Aunque a última hora (y a la vista de los resultados electorales de USA) Facebook ha decidido rectificar, en este artículo de The Atlantic se perfila muy bien por qué la plataforma, debido a su estrategia de hiper-crecimiento, se ha auto-transformado en un producto que puede ser perjudicial para la humanidad en su conjunto: “The cycle of harm perpetuated by Facebook’s scale-at-any-cost business model is plain to see. Scale and engagement are valuable to Facebook because they’re valuable to advertisers. These incentives lead to design choices such as reaction buttons that encourage users to engage easily and often, which in turn encourage users to share ideas that will provoke a strong response. Every time you click a reaction button on Facebook, an algorithm records it, and sharpens its portrait of who you are. The hyper-targeting of users, made possible by reams of their personal data, creates the perfect environment for manipulation—by advertisers, by political campaigns, by emissaries of disinformation, and of course by Facebook itself, which ultimately controls what you see and what you don’t see on the site.”

Dentro de la estrategia de “blanqueo” de estas corporaciones, el mes pasado también asistimos a situaciones absurdas como la de Google y la Doctora Timnit Gebru. Google contrató a esta investigadora en ética de Inteligencia Artificial para garantizar las buenas prácticas en su I+D. Cuando la investigadora escribió un paper llegando a la conclusión de que gran parte del modelo de negocio de Google es anti-ético y perjudicial para la sociedad y el medio ambiente, simplemente la despidieron. Un clásico.

No sólo no tenemos una “soberanía de datos” personal frente a las plataformas: es que los estados y los servicios públicos tampoco la tienen. Por eso, cuando necesitan datos estadísticos, han de adquirirlos a empresas. Si ahora mismo ya estamos así, ¿en que situación va a quedar la balanza de lo público vs. privado en el futuro?

Al conocer que los futuros de agua van a pasar a cotizar en mercados, es difícil no acordarse de las declaraciones del ex-CEO de Nestlé, donde indicaba que considerar el acceso al agua como un derecho humano fundamental era “radical y extremo” y que el agua debe considerarse un recurso económico de mercado. Como, hasta donde yo sé, el agua es necesaria para vivir, según esto quizá nuestro derecho a vivir es, en realidad, derecho a consumir.

El uso de “paywalls” se está extendiendo en los medios digitales. Aunque es un paso natural y comprensible en un modelo de negocio de subscripción, en este artículo se apunta muy acertadamente a un posible escenario futuro que es bastante preocupante: si el acceso a periodismo profesional depende del poder adquisitivo, la mayoría de gente solo podrá suscribirse como mucho a un medio (con la consecuente falta de contraste informativo), o directamente a ninguno (consumiendo medios gratuitos donde la desinformación y las fake news camparán a sus anchas): “In other words, the news sites that do extensive reporting will be expensive, while the “news” sites that churn outrage and spin tales of secret pedophile cabals remain cheap; and the cost of the former could send unsuspecting consumers towards the latter. Paid news may come to resemble the pre-internet news landscape, but now every digital corner will have a modern John Birch Society hawking free stories about communists poisoning the water supply.”

Justamente en el artículo anterior se pintaba un escenario para el periodismo de pago similar al de las plataformas audiovisuales, lo cual comporta consecuencias en el ciclo de vida de los contenidos que la propia industria del cine ya está comenzando a acusar: “Cada vez vemos más cosas pero, como mueren tan rápido (más aun con los cambios en la política de estrenos), asimilamos, retenemos y recordamos menos que nunca. Muchas series y películas se lanzan con un despliegue extraordinario, a modo de impactos esplendorosos que nos obnubilan… durante unos días. Pero a las tres semanas ya nos hemos olvidado de ellas. Su recuerdo dura tanto como las vallas o los carteles que las anuncian en fachadas, marquesinas y autobuses. Y no es porque en realidad no sean buenas, que muchas veces lo son. Es porque cuando deberíamos estar pensándolas o reposándolas, ya estamos en otra cosa.”

Los robots de Boston Dynamics bailando molan mucho y dan cosica a la vez. Aunque quizá se deberían haber considerado otras opciones musicales.

El futuro era esto: un videojuego vendido con una campaña de marketing que creó unas expectativas que eran imposibles de cumplir, y que no ha resistido el contacto con la realidad: “Inside CD Projekt Red, it was a very different story. Developers were increasingly concerned with some of the grand promises being made by management on the promotional marketing tour. Far into the game’s development, former employees said, the hyper-customizable and endlessly explorable world being sold to players was nowhere close to manifesting.”

A traves de Revista Cactus descubrí el trabajo de Flat Erik / Erik Urano. Esto ya me suena más a Night City.

1 año de 20 minutos en el futuro: la meta-recopilación

Hace un año que comencé 20 Minutos en el futuro, y para celebrarlo, enlazo aquí las recopilaciones más visitadas de cada mes.

Una recopilación de recopilaciones: LA META-RECOPILACIÓN.

Esperando que la disfrutéis, “20 minutos en el futuro” se va de vacaciones lo que queda de Diciembre, para volver con muchos más enlaces y comentarios en Enero de 2021.

En Diciembre de 2019, y en la primerísima recopilación, hubo: Decretazo digital, cyberdecks, vigilancia corporativa, Robots Asesinos (la película de los 80), predicciones para 2020 (ja!), los coches de Desafío Total, negacionismo climático, y The Midnight.

En la más visitada de Enero de 2020: Syd Mead, la muerte del Internet como lo conocíamos, A Tale at The Bonfire, los Japoneses que no van al colegio, Marxismo en pareja, el hombre que hizo Castle Wolfenstein, y Lebrock.

En la más visitada de Febrero de 2020: La oscuridad donde debía estar el futuro, el señor del carrito y el hack de Google Maps, los primeros robots celulares, reconocimiento facial en la policía y en la iglesia, Ursula K. Le Guin, la cultura del “Mañana”, y Frutería Toñi.

En la más visitada de Marzo de 2020: El Internet extendido, Nerfeadas, Shock económico por Coronavirus, William Gibson, el Efecto Cuñado, arquitectura Cholet, Castlevania, y Chick Corea Elektric Band.

En la más visitada de Abril de 2020: Gigantes Tech, Capitalismo, Francia y Amazon, Bulos en Whatsapp, la duct tape como Arquitectura, AI Dungeon, Dune, Tumbas Egipcias, The Crackers, o Hardcore Punk.

En la más visitada de Mayo de 2020: Distopías en coche, Elon Musk diciendo chaladuras, El Coronavirus podría reescribir las reglas de Silicon Valley, AI para detectar sesgos de género, Cómics apocalípticos, Cultura Gratuita, Hackers (la peli de 1995), y The Bucket List.

En la más visitada de Junio de 2020: Los Cruceros son Trump hecho industria, Asco y Decepción con Warren Ellis, Perros Robot a la venta, el Coronavirus no se ha ido (pero pensamos que sí), Gimnasios de pandemia, Algoritmos Sexistas, el retro-futuro Apple, y Ladilla Rusa.

En la más visitada de Julio de 2020: Al Silicon Valley “racionalista” no le gusta la prensa, a Trump no le gusta el Open Technology Fund, el SOLID de Tim Berners-Lee, Periodismo Cultural, Starship Troopers, el Sol en time-lapse, Game Boys con Teleobjetivo, el sonido que fundó los 80, y The Midnight.

En la más visitada de Septiembre de 2020: San Francisco es Blade Runner 2049, los profesionales Tech se van a Canadá, caseros Eco-Especuladores de Brooklyn, innovaciones que traen las enfermedades, Radar COVID, el Internet de Salvador Allende, un bajo eléctrico hecho con un Commodore 64, y Jessie Frye.

En la más visitada de Octubre de 2020: eBay te envia cucarachas a casa si le caes mal, los Glovo del customer service, eco-fascismo, Internet y televisores de tubo, Pharmako-AI, las fotos de Michael McCluskey, y el nuevo single de Figueroa/Only Child Tyrant/Amon Tobin.

En la más visitada de Noviembre de 2020: Pesadilla Trump, el Muro de las Mentiras, Facebook te cobra más si eres Biden, racismo algorítmico, influencers virtuales, Teletexto penitenciario, videojuegos clandestinos checoslovacos, y Petros Klampanis.

 

20201202

Gracias a este artículo he descubierto el mundo (casi industria) de los Virtual Streamers (o VTubers): streamers de contenido, principalmente de videojuegos, que no aparecen en persona en sus videos, sino que usan un “doble 3D” que controlan con sus gestos y expresiones en cámara. Normalmente se recurre a animadores/modeladores 3D para “fabricarlos”.

Y como todo en la vida, cuando no hay un contrato bien escrito donde se licencie de forma clara el alcance de uso de esta obra 3D, pueden surgir litigios como los comentados en el artículo: “If a Vtuber relies on an outside artist to create their character, the Vtuber will need to ensure they get all of the rights they need in order to continue streaming as that character, modify that character later, and market merchandise using that character’s image. That means Melody’s artist might have a case: though she can defend herself with receipts, intellectual property experts say there’s little substitute for a clear contract outlining exactly what she’s able to do with her body, even if she otherwise created the character and commissioned the art.

En esta hiper-aceleración del ciclo de información que nos ha tocado vivir, esta semana pasada asistimos a cómo los tuits de Elena Cañizares sobre el comportamiento egoísta de sus compañeras de piso se viralizaba en twitter, después aparecía en medios y radio, después era cortejado por multitud de marcas, y después comenzaba a hartarnos.. todo en menos de 24 horas. Este artículo hace buen repaso del fenómeno y de algunas conclusiones que revela:  “Según Molly Crockett, una psicóloga de Yale que lleva años investigando la naturaleza del escándalo moral digital, las redes sociales desconectan nuestras expresiones de nuestras experiencias morales reales. Podemos escribir un tweet indignado sin estarlo en absoluto. Además, dice Crockett, estar expuesto a un continuo escándalo online nos ha hecho propensos a escandalizarnos más, ya que tenemos el músculo de la indignación muy trabajado.”

En esta pandemia no sólo se contagia la Covid-19, también la xenofobia y el racismo parecen extenderse.. o más bien la pandemia se usa de excusa para sacar a relucir un fuerte racismo estructural ya existente: “El boletín de junio de la FRA recopila evidencias de que “la pandemia es usada cada vez más como pretexto para agredir a minorías que ya sufren discriminación racial y crímenes de odio, como los migrantes, los descendientes de inmigrantes y los gitanos, en particular en las redes sociales”. (..) “Las conductas racistas no son exclusivas de individuos ignorantes o declaradamente racistas”, escriben los sociólogos de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) María José Aguilar Idáñez y Daniel Buraschi. “Son elementos latentes en nuestro horizonte cultural y pueden resurgir fácilmente en momentos de crisis, miedo o incertidumbre”.” 

La semana pasada, Motherboard reveló documentos que detallan cómo Amazon ha estado usando a la agencia de detectives-espías Pinkerton (y sus subsidiarias internacionales) para espiar y vigilar a empleados y sindicalistas. No solo es anti-ético, en la mayoría de países en los que esto ha sucedido es ilegal.

Para más inri, por la parte que nos toca en España, el actualmente imputado socio de Villarejo (Antonio Giménez Raso) participó en el operativo organizado por Amazon para vigilar a empleados y sindicalistas durante la  huelga de centros logísticos y transportistas del pasado 30 de octubre de 2019. Quizá no quede tanto para volver a 1892.

Hablando del siglo XIX, en este artículo se relata la búsqueda de la posible autoría de una de las primeras novelas de ciencia-ficción estadounidenses (para la que ha sido necesaria la asistencia de sistemas de inteligencia artificial, por supuesto).

Hace ya un año esta recopilación incluía en su primerísima edición algunos cyberdecks. Así que, continuando con la tradición, este pequeñín tendrá usos limitados en lo práctico, pero .. ¿y lo que mola?

Aunque si los ordenadores de bolsillo no van contigo, ¿qué tal 7 pantallas plegables? ¡Eso sí que es práctico!

Por suerte, el siglo pasado vino caracterizado por objetos mejor diseñados y más útiles que los que se muestran en los dos anteriores enlaces. En esta web de CNN se puede ver un repaso a una selección de ellos, aunque choca que no se incluya ningún ordenador personal en la lista (si no consideramos al iPhone como ordenador personal).

Al principio parece un homenaje a Karate Kid/Cobra Kai, aunque hay plot twist al final que podría considerarse tributo a otra serie.