20210428

De cara a la galería, a Silicon Valley le gusta aparecer muy preocupado por la diversidad, pero de forma constante hace experimentar a las minorías una cruda realidad muy distinta. En este entorno, parece que la startup de cripto-divisas Coinbase es una de las que se está llevando la palma en racismo: “One Black employee said her manager suggested in front of colleagues that she was dealing drugs and carrying a gun, trading on racist stereotypes. Another said a co-worker at a recruiting meeting broadly described Black employees as less capable. Still another said managers spoke down to her and her Black colleagues, adding that they were passed over for promotions in favor of less experienced white employees. The accumulation of incidents, they said, led to the wave of departures.“It was the first time I realized what racism felt like in the modern world,” said Layllen Sawyerr, a compliance analyst who is Black. “I felt like I was being bullied every day at work.” She said she filed a discrimination complaint with Coinbase’s legal department before quitting in 2018.”

El principal argumento de Apple para controlar quién entra o quién no en la App Store es la de ejercer de filtro de seguridad y calidad de las apps que se ponen a disposición de los usuarios. Pero una sola persona está siendo capaz de dejar en evidencia que Apple no quiere (y casi ni puede) detener los fraudes millonarios de varias apps-estafa en su Store. Porque en el fondo Apple a lo que han venido no es a eso, si no a tener un monopolio de 64 billones de dólares: “That man’s name is Kosta Eleftheriou, and over the past few months, he’s made a convincing case that Apple is either uninterested or incompetent at stopping multimillion-dollar scams in its own App Store. He’s repeatedly found scam apps that prey on ordinary iPhone and iPad owners by luring them into a “free trial” of an app with seemingly thousands of fake 5-star reviews, only to charge them outrageous sums of money for a recurring subscription that many don’t understand how to cancel. “It’s a situation that most communities are blind to because of how Apple is essentially brainwashing people into believing the App Store is a trusted place,” he tells The Verge.” 

Hablado de billones, Epic Games ha recaudado 1 billón de dólares en inversión para seguir construyendo su “metaverso”: esa realidad virtual global cuyas versiones literarias conocemos de novelas como Snow Crash o Ready Player One. Veremos si se queda en un Second Life con esteroides, o si en unos años nos pasamos los dias con las gafas de VR.

Mientras llega la realidad virtual tenemos que atender, desgraciadamente, a la realidad real. Y una de las realidades de Estados Unidos es que, en lo que llevamos de 2021 (hasta el 16 de Abril), han habido 141 tiroteos masivos domésticos (¡más de uno por día!), y la cifra sigue creciendo. En este artículo se recogen “sólo” los 11 peores del año.  Tristemente, esta noticia humorística de El Mundo Today da demasiado en el clavo.

Si las vibraciones de una tela de araña se pudieran traducir a música, sonarían como podéis ver en este artículo, porque es justo lo que han hecho un conjunto de investigadores y matemáticos del MIT. Casi parece como si a las arañas les fuera el rollo Aphex Twin.

En otra celebración del día del libro en pandemia, una de las soluciones más creativas para interaccionar de forma segura en una firma de libros con la autora o autor ha sido este brazo robótico. Rotring en mano (mecánica), este brazo reproduce los movimientos captados del firmante en su tablet, transmitidos por Internet desde cualquier parte del mundo.

Aunque la innovación en la tecnología no tiene por qué tener que ver con brazos robóticos y 5G: puede consistir, simplemente, en adecuar la forma de usar una aplicación a la idionsincrasia de la persona que la tiene que usar. Para mí, el Yayagram es un invento que se merece medalla de oro: “Lucio, de 35 años, define su artilugio, llamado así por su única abuela, como “cacharro” y evita palabras rimbombantes para hablar de una “caja que permite comunicarse mediante mensajes de voz”. En este caso, con las nietas Lucía, Beatriz, Irene, María y Ana, pues sus nietos Francisco y Manuel sí viven en la misma ciudad. El sistema cuenta con un botón que la mujer debe presionar para comenzar a grabar su voz, y después, como las antiguas telefonistas conocidas como Las chicas del cable, seleccionar con quién quiere contactar. Entonces pronuncia su mensaje y este se envía, como un audio normal, y llega a la aplicación de mensajería Telegram que tienen descargada sus familiares. (..) Para contestar han de teclear con normalidad y enviar su respuesta. La abuela Felisa, a continuación, recibe el mensaje y lo puede leer físicamente, en letra grande, gracias a una pequeña impresora térmica “como las de los supermercados” conectada al Yayagram.”

El adelanto del próximo disco de Gaspard Augé (el 50% de Justice) es espectacular y promete muchísimo. Aquí puedes escuchar el temazo al completo.


Recibe en tu email las próximas recopilaciones.