20200610

Si algo hemos hecho durante estos meses, es especular sobre cómo va ser nuestro mundo tras la pandemia del covid. En este artículo se juntan unas 34 micro-predicciones en distintos ámbitos (economía, tecnología, sanidad, comundiad, etc) que pueden estar más o menos acertadas, pero que desde luego dan para reflexión y debate.

www-ft-com.ezproxy.babson.edu

Después de que Snapchat anunciara que también restringirían la viralización del contenido de Trump en su plataforma, Facebook sigue siendo el único vasallo fiel y leal al presidente, dispuesto a proteger el status quo en aras de una mal llamada “libertad”.

Aunque este artículo sea de opinión, me parece muy significativo que en el Financial Times, un medio tradicionalmente liberal, se acuse de forma tan abierta a Zuckerberg de querer ser la nueva oligarquía de USA (o de Myanmar, o de donde toque). Bien pegados al poder, sin importar las atrocidades que este poder cometa, para tener asegurado escapar a regulaciones: “That brings us to what Facebook’s stance is really about — power. Like most large, ubiquitous and systemically important companies that operate globally, Facebook aligns itself with the powers that be. If it wants to stay this big and unregulated, Facebook cannot afford to upset the rulers of countries where it operates, no matter how abhorrent their actions. We saw that in Myanmar, where military personnel used Facebook to help incite the Rohingya massacres. Now we see it in the US, where Facebook refuses to run afoul of a president who just called in troops to tear gas citizens.”

Lo que quizá cambie en USA respecto a otras protestas anteriores es que ahora todos llevamos una cámara en el bolsillo. Esto nos puede servir para controlar y denunciar mejor abusos policiales, pero también es un arma de doble filo que se puede poner en contra de los protestantes.

Este artículo de The Verge incluye algunos consejos básicos al alcance de todos: mejor ocultar caras pintando sobre la imagen sobreescribiendo pixels (el desenfoque puede ser, hasta cierto punto, reconstruído), y postear capturas de pantalla de las imágenes, para eliminar metadatos.

Youtube es y sigue siendo una de las plataformas más usadas para difundir bulos y radicalizar, y Google no parece tener ganas de solucionar de verdad el problema, limitándose a implementar medidas poco efectivas para quedar bien de cara a la galería.

Lo cuenta Rocío Vidal (La gata de Schrödinger) en esta entrevista: “YouTube vendió que nos va a ayudar a los que estamos combatiendo bulos y desinformación, pero es absolutamente mentira y está haciendo lo contrario. Nos trata igual que si fuéramos un canal terraplanista, con el mismo parangón. (..) YouTube nunca ha sabido tratar a los creadores. Siempre nos ha dejado de lado. (..)  Es imposible hablar con alguien y tratar de hacerle entender algo. Genera una situación de impotencia brutal. (..) Lo que buscan es números, aunque sea en base a fastidiar a unos pocos que intentamos divulgar la ciencia de la mejor forma que podemos, combatiendo bulos y desinformación. Es como un disparo a la bandada. YouTube prefiere eso a gastar recursos para solucionar el problema de verdad.”

Con este titular, casi que no hay que decir nada. Pero el caso es que es todo verdad, y el sistema parece funcionar muy bien.

Eso sí, el trabajo de las almejas es temporal: “Además, tal y como compartió Computer Hoy, para evitar que se acostumbren al agua del suministro, solo utilizan los moluscos durante tres meses y luego los devuelven a su hábitat.”

Llegué a este artículo porque no era capaz de recordar el título de aquella bizarra peli de los 90 con Russell Crowe haciendo de IA Asesina (era Virtuosity, por supuesto). La verdad es que en el artículo se hace bastante buen repaso de lo que fue el furor ciberpunki en el cine de los 90, con sus aciertos y sus errores. Sin duda, el año fuerte fue 1995.

Recientemente “visité” esta exposición virtual de ilustración, que gira en torno a una obra fundamental de lo ciberpunki en los 80 y 90: Akira.

Esta escultura/instalación interactiva ya tiene unos años (2016), pero me parece flipante. Incluye sensores de proximidad para manipular un ferrofluido y completar la escultura conforme el visitante se acerca.

La desescalada comienza para todos, incluído para El Metal y Mislata.


Recibe en tu email las próximas recopilaciones.