20210721

Supuestamente, la firma israelí NSO Group vende su software hackea-móviles (Pegasus) a gobiernos y fuerzas de seguridad con fines antiterroristas. Pero como demuestra estos datos que desvela este leak, varios de sus países clientes (México, Emiratos Árabes, Arabia Saudí, o Hungría, entre otros) lo han usado sistemáticamente para espíar a activistas de derechos humanos, periodistas, abogados, políticos de la oposición, empresarios, líderes religiosos, ministros de otros países, o incluso a los familiares del jefe de estado de turno.

Quizá lo más grave de esta lista que se filtra ahora es que algunos de los periodistas incluidos en ella fueron asesinados hace meses. ¿Cómo saber en qué medida este software espía ha ayudado a planear y ejecutar estos asesinatos? Fabricante y gobiernos, como siempre, tiran balones fuera: “The phone number of a freelance Mexican reporter, Cecilio Pineda Birto, was found in the list, apparently of interest to a Mexican client in the weeks leading up to his murder, when his killers were able to locate him at a carwash. His phone has never been found so no forensic analysis has been possible to establish whether it was infected. NSO said that even if Pineda’s phone had been targeted, it did not mean data collected from his phone contributed in any way to his death, stressing governments could have discovered his location by other means. He was among at least 25 Mexican journalists apparently selected as candidates for surveillance over a two-year period.”

En su nuevo libro “Los nueve gigantes: Cómo las grandes tecnológicas amenazan el futuro de la humanidad”, Amy Webb destaca los peligros de una IA desbocada en manos de las grandes corporaciones y estados autoritarios, y cómo intentar mitigar esto de forma pragmática para que no acabemos en el peor escenario posible: “El problema es que no hay un interruptor para la inteligencia artificial, no se puede apagar: existe. Pero creo que creo que tenemos que darnos cuenta de que, en algún momento, tenemos que solucionar algunos sesgos de los sistemas, solucionar los datos y pensar bien qué estamos construyendo y por qué. Y yo espero que la suficiente gente diga: «Vamos a esperar y a pensarnos esto». Lo mejor que pueden hacer las personas a título individual es como lo que se hace con el cambio climático: si entiendes que existe el cambio climático, empiezas a hacer cosas para cambiar tu comportamiento porque no quieres que la temperatura del planeta siga aumentando. Así que, si estás preocupado por la inteligencia artificial, haz lo mismo: pequeños cambios. Con suerte, a los líderes mundiales también se les ocurrirán cambios que tengan un impacto duradero.”

A primera vista paracería que en el mundo médico, por estar ligado al método científico y a la evidencia, deberían producirse menos sesgos de género. Pero como este artículo explica, no es tan sencillo: a día de hoy seguimos sufriendo de una laguna de conocimiento sobre el cuerpo femenino y sus síntomas en diversas enfermedades, provocada por los médicos decimonónicos que estigmatizaban sistemáticamente la menstruación: Today, of course, it’s no longer professionally plausible for a doctor to argue that all women are physically incapacitated during their periods. But because Western scientists for so long stigmatized menstruation, and excluded input from female physicians who might have been more willing to study periods and other functions of female biology, science got a late start collecting quality data on menstruation.”

El ya extinto Skymall era el equivalente a la teletienda por sus productos “ideas de bombero” en USA durante los 90 (remember la batamanta). Pero su espíritu sigue vivo en los anuncios de Instagram: “I can’t actually figure out whether my likes increased the strangeness of the ads much, given they were already pretty batty. But over the next few days I got a flood of ads for modular edit-control systems and light-bending color cubes and faux-flame lightbulbs that will turn my home into “a cozy wonderland”, and so many — so very, very many — arms for holding my phone so I can become an influencer.”

Una buena manera de conmemorar los pufos Silicon Valley más sonados de la última década (Theranos entre los más tops, claro) son estos pequeños juguetes de coleccionista.

Como ha dicho William Gibson alguna vez, la primera película protagonizada por Serpiente Plissken (1997 Rescate en Nueva York) fue una influencia muy importante antes incluso de escribir Neuromante. Y cuando más lo pienso, más me convenzo de que quizá sea la primera película verdaderamente cyberpunk de los 80: “Some seem like the result of parallel thinking, like Blade Runner and the Mad Max sequel The Road Warrior, both of which arrived in theaters the following summer. Others feel like they couldn’t have happened without Escape’s example, like The Terminator, with its pulsing electronic score and dim view of what’s to come, or the fiction of William Gibson, who freely cites Escape as an inspiration for the stories he’d start publishing a few years after its release and the cyberpunk movement that followed. Both would turn the ripples of influence created by Escape into waves (…)  Gibson has cited a single line of dialogue — “You flew the Gullfire over Leningrad, didn’t you?” — as especially inspiring. We never learn much about what Snake was doing in Leningrad but there’s a whole world suggested in that single line. “

Muy interesante entrevista con uno de los traductores de Orwell al castellano y una de las personas que más sabe sobre el escritor: “Su paso por España supuso un parteaguas en su educación política. Si bien llevaba varios años frecuentando los ambientes del ILP, partido a la izquierda de los laboristas pero hostil al despotismo soviético, Orwell tenía buena relación con algunos comunistas. Pero la miserable estrategia de la URSS en la Guerra Civil española, los asesinatos de militantes socialistas o anarquistas durante los Hechos de Mayo, la ilegalización del POUM, y además, el relato que hizo la prensa comunista extranjera de todo ello, indignaron sobremanera a Orwell.”

Que los Maiden traigan buenos temas es siempre una excelente noticia, y si es con este videoclip animado, ¡pues todavía mejor!

20 minutos en el futuro se pone en modo vacaciones el resto del verano ¡Nos vemos en Septiembre!


Recibe en tu email las próximas recopilaciones.