20210630

Que la Unión Europea financie productos para que las fuerzas de seguridad pueda realizar análisis forenses sobre móviles “counterfeit” usados por grupos criminales, pues puede tener sentido. Pero que las empresas financiadas vendan estas tecnologías sin control alguno a países como Myanmar, donde van a ser usadas para potenciar la brutal represión que policía y ejército está ejerciendo sobre activistas y manifestantes, pues es para hacérnoslo mirar.

En el caso que más se explora en el artículo, el fabricante sueco MSAB retiró las licencias vendidas al gobierno de Myanmar tras el pasado golpe de estado de Febrero, pero los abusos y violaciones de los derechos humanos ya se venían produciendo mucho antes.

Sin regulación y transparencia estos casos seguirán ocurriendo: “In the EU’s race to develop cutting-edge security technology, some of the biggest funding recipients have been arms companies and those building surveillance and forensic tools for law enforcement and border security. Critics say the bloc should be doing more to regulate what new technology is created and where it can be exported, and to make those transactions transparent. “A lot of these companies are not keen to say, ‘We’re selling to military intelligence in this or that country,’” said Schaake, the former Dutch MEP. “It’s an opaque system that we want to open up.”

Hablando de regulación: Google anunció en 2020 que suprimiría las cookies de terceros en Chrome, aunque ahora parece que retrasa el momento hasta 2023. Aunque el movimiento es positivo, me temo que los retrasos son para encontrar alguna forma alternativa de poder recopilar la misma información sobre nosotros y lo que hacemos en Internet.

No puedo estar más de acuerdo con este artículo cuando dice que Prime, el servicio de subscripción de Amazon, es un gran invento.. si consideramos invento el encerrarnos en un ciclo de consumo perpetuo con un solo proveedor, e hiperconcentrar todos los mercados posibles en un sólo gigante.

Amazon ya se ha convertido en un fenómeno similar al cambio climático: algo que poco a poco lo destruye todo, pero que es un proceso tan paulatino, complejo, y abstracto, que intentar comprenderlo para salirse de él es como intentar dibujar la forma de la ola de un tsunami que te acaba de caer encima: “Sometimes I find it useful to compare Big Tech to climate change, another force that is altering the destiny of everyone on Earth, forever. Both present themselves to us all the time in small ways—a creepy ad here, an uncommonly warm November there—but are so big, so abstract, so everywhere that they’re impossible for any one person to really understand; to do so would be like asking a fly perched on your forehead to draw a portrait of you, or a person being engulfed by a tsunami to describe the shape of the wave. Both are the result of a decades-long, very human addiction to consumption and convenience that has been made grotesque and extreme by the incentives and mechanisms of the internet, market consolidation, and economic stratification”

Quizá cancelar nuestra subscripción con Prime sea algo irrelevante para el gigante, pero no es nada irrelevante para los comercios y el tejido social de nuestro alrededor: “If amazon is like climate change, subscribing to Prime is like flying: a personal choice that pales in comparison with what government intervention could do. Just as abstaining from flying for moral reasons won’t stop sea-level rise, one person canceling Prime won’t do much of anything to a multinational corporation’s bottom line. “It’s statistically insignificant to Amazon. They’ll never feel it,” Caine told me. But, he said, “the small businesses in your neighborhood will absolutely feel the addition of a new customer. Individual choices do make a big difference to them.”

Hablando de suscripciones adictivas: está claro que viciar de forma poca sana en MMORPGs y demás juegos online pueden llegar a provocar problemas de salud mental como cualquier otra adicción, pero jugados con moderación, también provocan beneficios inesperados en nuestro cerebro: “And when assessing the research so far, studies show that it isn’t all warnings and worries. In fact, video games can be effective tools for upgrading our brains and our cognitive skill sets—especially in the long run. (…) As Bavelier and Green noted in the July 2016 issue of Scientific American: “Individuals who regularly play action games demonstrate improved ability to focus on visual details, useful for reading fine print in a legal document or on a prescription bottle. They also display heightened sensitivity to visual contrast, important when driving in thick fog … The multitasking required to switch back and forth between reading a menu and holding a conversation with a dinner partner also comes more easily.” 

Allá por 1877, los telescopios todavía no tenían mucha definición, y desde aquí la superficie de Marte parecía estar surcada de “canales”, que muchos se apresuraron a confirmar como construcciones artificales de los Marcianos, pero que en realidad son una ilusión óptica. En este artículo-galería se pueden ver muchos de los pintorescos “mapas” que trazaban los supuestos canales del planeta rojo.

Con las fotos de Yang Xiao no hace falta irse a Marte para visitar otro planeta: sólo hacen falta unos cuantos monumentos modernistas soviéticos y la luz adecuada.

Y quién sabe, puede que en el espacio también disfruten del Trash Metal oldschool ochentero. Si así lo hacen, seguro que será algo similar a lo que nos muestran Space Chaser en este video.


Recibe en tu email las próximas recopilaciones.