20210512

Como se comenta en esta acertada (creo) columna, los objetivos de reducción de emisiones que los estados establecen para tratar de “descarbonizar” la economía son muy positivos, pero si no van acompañados de un plan, no van a ser suficientes.

Hasta que organizaciones públicas como los Bancos Centrales no paren de inyectar financiación a compañías de combustibles fósiles (¡3.8 trillones de doláres desde 2015!), y hasta que los estados no comiencen a planificar una transformación real de la economía, (lo cual implica planificar decrecimiento), no comenzaremos a hacer frente realmente a la crisis climática: “Targets are necessary, but they’re only half of the picture. In addition to setting ambitious goals, governments now need to decarbonise the global economy and democratise how it is planned and organised. Our economy isn’t a natural state, but a malleable creation. We still retain the power to reimagine what version of the future it is hurtling towards – and now we must urgently embrace this.

Gracias a este artículo descubro que el germen original de los E-Sports fueron las competiciones  en los 90 de juegos de lucha arcade como Street Fighter II, y que lo generó una comunidad mucho más diversa que la que podemos encontrar en la industria actual del E-Sport, donde apenas se pueden encontrar jugadores negros en según qué ligas o competiciones.

Aparte del racismo individual en el sector, que existe, otra razón igual de deprimente es el racismo estructural y la falta de oportunidades: muchas de las figuras originales del circuito de competiciones Arcade no tuvo acceso a ordenadores propios ni a Internet de banda ancha en su juventud, y muchos colectivos en USA siguen sin tenerlo hoy en dia: “Cole was touching on one of the most important distinctions in esports. The competitive games with an overwhelming lack of Black players all tend to fall in the same category. They are team-based, with about five players per side. Some are released exclusively for PCs, and competitors tend to connect to all of their matches online. This setup is naturally prohibitive to kids without a dedicated computer or sturdy Wi-Fi. (…) Those prohibitions affect a wide swath of the population. According to data from the New American Economy, nearly 40 percent of Black households lack personal broadband-internet access, compared with 26 percent of white households. Meanwhile, all Street Fighter asks for is a few quarters or a Playstation and a pair of controllers.”

El Oversight Board, que ya ha tomado una resolución sobre el baneo de las cuentas de Trump en Facebook, da una de cal y otra de arena. Resumiendo mucho: Facebook tuvo razón en suspender la cuenta de Trump porque incitaba a la violencia, pero según las reglas de conducta actuales en la plataforma, no puede extender de forma indefinida esa suspensión sin la debida justificación.

Al final, el Oversight Board también da una respuesta lo suficientemente ambigua para que Facebook pueda alargar el asunto cómodamente sin tener que tomar un bando claro, y por tanto evitar que una parte u otra se enfade: “Platforms love keeping policy questions in limbo this way, in part because making a firm decision is so likely to cause trouble. Look at Twitter, which is always “thinking about” new features like editable tweets or paid subscriptions, but never seems to launch them. Or look at Facebook’s own behavior in politically unstable countries like Sri Lanka and Myanmar, where civil society groups said they worked with the platform for years without ever getting a real response to their demands. Making a decision means taking sides — and for a platform built on scale, that gambit rarely pays off.”

Signal, la herramienta de chat que sí respeta tu privacidad, decidió hacer esta inteligente (y un poco gamberra) campaña de anuncios en Facebook, donde exponía directamente en la publicidad la información de targeting que la plataforma guarda sobre cada usuario. Facebook, por supuesto, no se lo ha tomado bien y ha cancelado la campaña. Libre Mercado menos para lo que no nos gusta.

La pasada semana la Escuela de Informática de la Universidad Politécnica de Valencia celebró de forma online este ciclo de charlas enfocado en la unión de la tecnología con el arte, periodismo, o la música. Una de las que tuve oportunidad de ver, y de las que más me gustó, fue ésta. Javier Parra habla sobre cómo descubrió la figura de Josep Renau, sobre el proceso de recrear uno de los murales que Renau no pudo terminar de realizar en la RDA, y donde descubrí muchísimos detalles sobre el proceso investigativo y creativo de un artista que en Valencia deberíamos reinvindicar más.

Hablando de Valencia, quizá gracias a la Inteligencia Artificial y a la Robótica se pueda poner fin a los desaguisados del “arroz con cosas” que de vez en cuando nos toca presenciar. Aunque, como siempre, al final el componente humano es imprescindible para producir la paella: “Los creadores del robot paellero consideran esta herramienta solo un dispositivo que permite ahorrar trabajo al chef y que éste pida centrarse en la creatividad.”

Estas fotos del Dubai Nocturno realizadas por Xavier Portela son una de las demostraciones de que lo Cyberpunk es Ahora.

Si viendo este videoclip no se te escapa una (o varias) lágrimas, revisa que no tengas un canto rodado en lugar de corazón.


Recibe en tu email las próximas recopilaciones.