20201125

A lo largo de la historia, los humanos siempre nos hemos caracterizado por una cierta incapacidad para planear a medio o largo plazo, y sobre todo por anteponer alegremente beneficios inmediatos a consecuencias futuras. Pero quizá esta época nuestra es donde esta actitud está más desbocada que nunca.

Justamente cuando la única forma de sobrevivir a las crisis que se nos vienen encima (climáticas, sanitarias, enérgeticas) pasan por sacrificar el corto plazo para que haya un largo plazo posible: “Algunos sugieren que estamos viviendo en el “epicentro de la historia”, una época de influencia única para el futuro de la humanidad. Nunca habíamos tenido tantas formas de destruirnos a nosotros mismos a través de los peligros creados por nosotros mismos, desde las armas nucleares hasta los patógenos bioterroristas. Pero el argumento consiste en que si logramos trazar un camino a través de este período basándonos en el largo plazo, entonces nuestra especie, como la de otros mamíferos, tiene el potencial de sobrevivir.”

Siempre ha sido evidente que la situación y el día a día de la familia Kardashian es bastante más privilegiada que la media de la de sus espectadores, pero el éxito de su reality show quizá se fundamentaba en la capacidad de provocar la identificación del público con los vaivenes emocionales y sentimentales de la familia.

Sin embargo, atravesando una crisis pandémica como la actual, donde se hacen más evidentes privilegios y desigualdades, esa relación con la audiencia comienza a hacerse insostenible: “By now the internet is well aware that Kim also rang in her 40th year by flying dozens of people to a private tropical island. Attendees were not told where they were going, but they were told to quarantine beforehand and pack for sunny fun, as well as for three fancy dinners. In late October, when about 220,000 Americans had died from the coronavirus and 11 million were unemployed, Kim spammed social media with photos of beach banquets and boat rides.”

En este artículo, un diseñador de juegos de Realidad Alternativa o de juegos de Rol en Vivo compara las mecánicas usadas en estos juegos con las desplegadas en QAnon para extender propaganda mediante teorías de la conspiración.

Mientras en los juegos de Rol o de Realidad Alternativa se intenta controlar la Apofenia (la tendencia humana a inventar patrones o conexiones entre datos independientes) para que los jugadores no se pierdan de la trama principal, en QAnon se busca precisamente maximizarla, y disfrazar el adoctrinamiento alt-right como descubrimientos “originales” de los “captados”: “QAnon grows on the wild misinterpretation of random data, presented in a suggestive fashion in a milieu designed to help the users come to the intended misunderstanding. Maybe “guided apophenia” is a better phrase. Guided because the puppet masters are directly involved in hinting about the desired conclusions. They have pre-seeded the conclusions. They are constantly getting the player lost by pointing out unrelated random events and creating a meaning for them that fits the propaganda message Q is delivering.”

Lo he dicho muchas veces en esta recopilación, y lo seguiré diciendo: la narrativa de los algoritmos “imparciales” y “racionales” es mera fantasía. Los algoritmos no hacen más que reproducir los sesgos y perspectivas de las personas que los construyen. El último intento del gobierno de Reino Unido de planificar la construcción inmobiliaria mediante algoritmos, y los disparatados resultados que ha comenzado a arrojar, no son más que una prueba de ello: “The problem with this algorithm is it’s so constrained by what the government perceives the housing need to be,” says Webb. “But that target is so short of what is actually needed that when you try to produce enough supply in London you end up reducing the number of homes you build in other areas. And the problem with that is those other areas still need homes.”

Algunas de las estadísticas que trae este artículo son para hacérnoslo mirar. Durante 2018, sólo el 11% de la población mundial voló en avión, y por tanto es “responsable” de generar el 100% de las emisiones por vuelos de ese año. Pero es que, los vuelos de sólo un 1% de la población mundial causaron el 50% de dichas emisiones.

Esperemos que esta tecnología Israelí capaz de “dirigir” micro-burbujas de sonido a nuesrtros oídos se acabe usando para jugar a videojuegos o ver películas sin molestar. Pero si esto se tratara de un relato de Philip K. Dick, seguramente ejércitos y organizaciones secretas lo estarían usando ya para crear realidades (sonoras) falsas con las que manipular a sus objetivos.

Venga, no todo va a ser quejarse de algoritmos y de espionaje digital: también hay Inteligencia Artificial que ayuda a mejorar situaciones graves, desde diagnosticar precozmente casos de Alzheimer, hasta detectar asintomáticos de Covid.

¿Esto no es un poco metalcore a lo synthwave? ¿Synthcore?

20201118

Como el presentador de X Factor Italia no podía ir al plató para la final porque estaba en cuarentena, los realizadores se sacaron de la manga esta forma de “telepresencia”, en la que un actor de carne y hueso “prestó” su cuerpo para acompañar a la cabeza que aparecía por videollamada. Sin duda, lo más cerca de Max Headroom que hemos estado nunca. Bienvenidos a 20 Minutos en el Futuro. (Gracias a Migue por el enlace)

Las historias de “Tiger King pero con empresas Tech” ya se está convirtiendo en un clásico de esta recopilación, y cuando supe que el fundador de McAfee llevaba unas cuantas semanas escondido en los sótanos de un hotel barcelonés, compartiendo espacio con una granja de bitcoins, no me pude resistir a empaparme del culebrón completo.

La espiral de degeneración de John McAffee es de manual: un personajillo que ya era algo turbio en un principio alcanza un importante éxito en la primera hornada de empresas Tech de los 90, y posteriormente comienzan a desfilar por su historia las armas, las drogas, las mansiones en Belice, la corrupción de menores, los mercenarios, y un vecino presuntamente asesinado.

En un país donde las mujeres tienen prohibido hasta cantar o aparecer en selfies sin hijab, Instagram (la última red social que queda por prohibir en Irán) se ha convertido en uno de los últimos resquicios de activismo y resistencia. La ciber-policia iraní ya toma nota y aplica estrategias para seguir reprimiendo, incluyendo el reclutamiento de civiles para stalkear las redes sociales de otros civiles (al más puro estilo Stasi): “Official scrutiny of Instagram began to intensify in December 2018. Iran’s cyber-police announced an unprecedented “society-based” policing initiative, for which 42,000 volunteers were recruited to spy on Iranians’ social media profiles. “

Y, lamentablemente, en Privacy International revelan cómo se están financiando desde fondos de la Unión Europea acciones similares a la ciber-policia iraní de la que habla el articulo anterior. Desde formación y recursos para que la policia de otros países europeos o africanos “vigile” las redes sociales de ciudadanos, a financiar tecnologias biométricas para “asistir” en los procesos de detención y deportación de inmigrantes.

La review como acto político de alto riesgo: apoyándose en las muy restrictivas leyes de libertad de expresión que rigen en Tailandia, donde decir cualquier cosa puede ser un delito penal de “difamación”, un hotel Tailandés logró que se encarcelase durante 2 días a un cliente descontento que escribió una reseña negativa del hotel en Tripadvisor. La compañía, una vez confirmada la salida segura del cliente, ha puesto un aviso sobre el hotel advirtiendo que la última persona que posteó una review acabó en la carcel.

No sabemos si realmente sirven para asustar a los osos, pero sólo mirar estos lobo-bots japoneses en video ya da bastante cosa.

Es posible que Europa, una de las lunas de Júpiter, brille en la oscuridad hasta cuando no está reflejando la luz del sol, debido a un cocktail de radiación, el hielo salado de su superficie, y varias reacciones químicas. El problema es que ahora mismo no somos capaces de observarlo, y sólo podemos hacer conjeturas con modelos en miniatura del satélite en laboratorios.

Pero confirmar esta teoría brindaría conocimientos muy significativos, como saber si hay un océano bajo la superficie helada de Europa: “The detection of an ethereal glow on Europa could help identify the salts producing it, which in turn could tell scientists something about the watery world below. The leading theory posits that, over many millions of years, materials from Europa’s watery depths have risen to the surface, and vice versa. “The presence of salts on and within the surface ice of Europa could be a direct indication of ocean water coming up from below, delivering those salts and perhaps other materials, to the surface,” explains Kevin Hand, a planetary scientist at the JPL who was not involved in the new research.”

Descubrí de rebote a Phoebe Bridgers hace muy poco, y tanto su música como sus videoclips son delicadamente fantasmagóricos.

20201111

Aunque todavía quedan por ver las ocurrencias de Trump (que cada vez tienen menos recorridos) durante los dos meses de transición que quedan para el traspaso de presidencia, lo cierto es que, finalmente, la victoria de Biden ha sido de todo menos ajustada. La ciudadanía manda claramente al Cleptócrata en Jefe a su casa, y por aquí no le vamos a echar nada de menos: “It has been too easy for one man to smother hope, trust, and the things that make life worth living. And it has been too easy to succumb to despair — to not seek out joy amid suffering or to feel guilty for doing so. But we’re still hopeful. The timeline has been restored. And while the hard work to repair it lies ahead, today there’s room for joy.”

Parece que lo ciberpunki (al menos su lado estético) está haciendo furor en China: en su  juventud, moda, y mainstream en general. Para mí lo Cyberpunk, como movimiento artístico, estético, y literario, tiene que ver más con reflexionar sobre el capitalismo llevado a sus extremos más salvajes que con luces de neon y ciberimplantes (que también). Resulta muy curioso ver cómo se abraza la parte estética en un país que está muy cerca de ser una distopía de este tipo.

Aunque, quizá, lo cyberpunk de verdad sea el equipo de Trump celebrando la primera rueda de prensa tras la derrota electoral en el ruinoso aparcamiento de un centro de jardinería situado en un polígono industrial dejado de la mano de dios (flanqueado de una tienda de videos eróticos y de un crematorio).

Ya haya sido por una hilarante confusión, o porque el Four Seasons real estuviera demasiado cerca de las celebraciones por la victoria de Biden, la imagen ha quedado como la metáfora definitiva del final de la administración Trump: “Wire creator David Simon relished the development. “I woke up early, still laughing at Rudy Giuliani spewing bullshit from an industrial lot between a crematorium and dildo shop, having booked a press conference into the Four Seasons … wait for it … Total Landscaping. The Trumpist incompetence that delivers this coda. Magical,”

Las Llanuras de sal bolivianas son de por sí espectactulares, pero si están iluminadas por los “aeroglifos” que Reuben Wu diseña con drones para fotografiarlas, ya parecen imágenes de otro planeta.

Una muy interesante entrevista con Remedios Zafra (autora de “El entusiasmo” y otros ensayos), sobre plataformas digitales, la precariedad del trabajo cultural, y las dinámicas en estos sectores que la pandemia ha acelerado: “A finales de los noventa latía aún esa posibilidad de que Internet pudiera construirse como parte de la esfera pública, donde experimentáramos otras formas de generar espacio, subjetividad y comunidad, pero la territorialización capitalista de la red fue un fracaso para esta expectativa y pienso que es un ejemplo de todo lo que está por venir y es cedido sin resistencia al capital. Creo que, en esa cesión por parte de los Estados, tiene mucho que ver la cultura de la comunicación que hoy predomina en la política, más centrada en seguir los ritmos veloces de Twitter (que favorecen mayoritariamente la polarización y el enfrentamiento), que en marcar ritmos reflexivos y planificados que favorezcan la alianza.”

Tego muy claro que la desinformación y conspiranoias del populismo derechista no se pueden solucionar con un comité del gobierno dictando lo que es desinformación y lo que no: se ha de solucionar educando a la ciudadanía y dotándola de herramientas (el pensamiento científico, entre ellas) para ver venir los bulos desde lejos y refutarlos. En este artículo, el equipo de Maldita.es lo explica mucho mejor.

Ésta ha sido la canción ganadora en el “Eurovisión de las Inteligencias Artificiales”. En el artículo se apuntan algunas de las limitaciones actuales a la hora de intentar que una red neuronal componga música: son muy poco flexibles y hay poca visión de la composición en su conjunto. Los intentos más exitosos se han basado en usar pequeños sistemas de inteligencia artificial para aspectos de la composición (armonía, ritmo, etc) e integrarlos a “mano” para obtener un tema resultón, lo cual quizá ya nos apunta que el papel de la IA en procesos artísticos quizá sea el de ser un “asistente” del creador humano para generar los primeros prototipos o ideas.

Si el Mandalorio lo peta, digo yo que con 10 pistas de bajo eléctrico, pues todavía más. ¿No?

20201104

La pesadilla ya está aquí: no era una victoria aplastante de Trump, era una (posible) victoria ajustada de Biden donde el voto por correo sea decisivo, para que así el Cleptócrata en Jefe pudiera lucir sin complejos su verdadera vocación: el Fascismo.

Porque cuando los votos valen sólo si te hacen ganar, o si las leyes sólo valen si te hacen ganar, o si los procedimientos democráticos sólo valen si te hacen ganar, no estamos hablando de Democracia: estamos hablando de Fascismo. 

Y el Fascismo se construye, principalmente, con mentiras. Tantas como para llenar un muro.

No queremos dejar de pasar la oportunidad de señalar el papel de las plataformas digitales en las elecciones: si bien en 2016 el papel que jugaron fue evidente (con el escándalo de Cambridge Analytica), para estas elecciones el propósito de enmienda ha sido empeñarse en proyectar la fantasía de las redes sociales como “espacio neutral”. Aunque si seguimos el rastro del dinero, ya no tanto: “Facebook doesn’t disclose the advertiser’s target audience for the ads, nor does it disclose how its algorithms rate the ad’s relevance, so it’s impossible to say how much of an ad’s ultimate price was the product of its target audience and how much was due to subsidies by Facebook. Osborne didn’t respond to The Markup’s question as to whether Facebook has checked for algorithmic bias, political or otherwise, in its relevance algorithms. “

Como hemos comentado muchas veces, la narrativa de los algoritmos racionales e imparciales tiene bastante de fantasía: la tecnología la hacen personas con sesgos, y esos sesgos se cuelan hasta en los algoritmos. Debido a su elevada exposición a las plataformas y redes sociales, los adolescentes de minorías son especialmente vulnerables a este “racismo algorítmico”, que además ha sido muy útil para amplificar el acoso racista que ya existía online, y crear burbujas de radicalización que generen más acosadores: “Algorithmic racism exists in a thriving ecosystem of online discrimination, and algorithms have been shown to amplify the voices of human racists. Black teens experience an average of five or more instances of racism daily, much of it happening online and therefore mediated by algorithms. Radicalization pipelines on social platforms such as YouTube can lead users down rabbit holes of videos designed to recruit young people, radicalize them, and inspire them to commit real-world violence.”

¿Para que hacen falta influencers humanos, que tienen que comer y dormir, cuando los podemos tener virtuales? Este artículo nos introduce en la incipiente industria de los influencers ficticios generados por equipos de marketing y arte 3D, de las marcas que apuestan por ellos, y del respaldo que están recibiendo por parte inversores de capital riesgo. Lo que leíamos hace años en “Idoru” de William Gibson (o en el relato corto “El Patrón de Yancy” de Philip K. Dick), ya es un negocio. Bienvenidos a 20 minutos en el Futuro.

En un nuevo capítulo de “usos rocambolescos de la tecnología”, la Audiencia Nacional ha tenido que bloquear el uso de teletexto en algunas prisiones, ya que su red exterior le hacía llegar mensajes en clave a través de los clasificados que pueden leerse allí.

Especial atención merecen los nombres clave usados en los mensajes (aunque no tanto su ortografía) “Por ejemplo en este caso las palabras “Pantoja” y “picapiedra” les servía para identificar que ese aviso iba dirigido a ellos. “Hola amigo Pantoja espero te encuentres vien (sic) amigo no he podido aser (sic) el trabajo de la parcela porque esa no es la dirección y able (sic) con el amigo de Galicia”. Este fue uno de los mensajes detectados por la Guardia Civil en la investigación de esta causa.”

Un vistazo al alucinante mundo de los videojuegos clandestinos checoslovacos de finales de los 80, donde adolescentes protestaban contra (y se burlaban de) el régimen comunista usando como protagonistas a héroes del cine americano como Indiana Jones o Rambo. Uno de ellos, la aventura conversacional The Adventures of Indiana Jones in Wencelas Square, ha sido traducida al inglés y se puede jugar directamente en el navegador.

En su canal de youtube, Petros Klampanis se está marcando varias covers super-interesantes, como ésta en la que adopta un rol de producción. El blanco y negro también ayuda porque viste mucho.

20201028

Lo que comenzó siendo una forma un tanto naif de ofrecer un dispositivo móvil con mayor privacidad (blackberries modificadas con mensajería cifrada por PGP y sin GPS ni micrófono) acabó convirtiéndose en una red de comunicaciones que daba soporte a buena parte del crimen organizado y narcotráfico en Australia y California (o incluso al cártel de Sinaloa).

Y ésto es sólo el principio del culebrón que relata este artículo (operación policial internacional incluída): puro estilo Tiger King.

Entre el hallazo confirmado de agua y la futura red de 4G, la Luna se está quedando lista para amueblar.

Como se apunta en este artículo, la brecha de género en puestos directivos no es tanto porque falten mujeres cualificadas, si no porque sobran hombres poco cualificados que ocupan las capas altas de jerarquía.

Todo se debe a nuestra afición a confundir dos cosas que no tienen nada que ver: confianza y competencia: “The main reason for the uneven management sex ratio is our inability to discern between confidence and competence. That is, because we (people in general) commonly misinterpret displays of confidence as a sign of competence, we are fooled into believing that men are better leaders than women. (..) The paradoxical implication is that the same psychological characteristics that enable male managers to rise to the top of the corporate or political ladder are actually responsible for their downfall. In other words, what it takes to get the job is not just different from, but also the reverse of, what it takes to do the job well. As a result, too many incompetent people are promoted to management jobs, and promoted over more competent people.”

Esto ocurrió en 2019, pero me acabo de enterar ahora y me parece extremadamente importante. Tenemos aquí, nada más y nada menos, que lo que se nos contaba en Matrix. Sólo que con vacas en vez de humanos, y con nosotros en vez de las máquinas.

Las marcas, o la gente en general, está abandonando por fin la fiebre de los likes como indicador de “influencia”, y el foco vuelve a lo único que siempre existió: la conexión de alguien con su audiencia, y la honestidad que esta audiencia percibe en esa relación.

También es muy curioso ver, en esta hiper-aceleración que ya hemos asumido como nuestro día a día, cómo modelos de interacción que apenas tienen 10 años son ya considerados como el “pleistoceno”: ” De esta manera, a juicio de María Serrano los “me gusta” de Facebook pertenecen al “pleistoceno”. Y, de paso, se pregunta hasta qué punto, se puede virar de orientación o recuperar públicos perdidos desde el punto de vista generacional. “No hay más que ver lo que está ocurriendo con Reels”,opina Serrano. “Zuckerberg la ha creado con la idea de recuperar a los jóvenes que se han ido a Tik Tok, pero lo que está sucediendo es que está siendo usada por los mismos usarios que ya tenía Instagram. Acabaremos viendo prácticamente idéntico contenido que antes, pero en vídeo: paisajes, viajes…”.

Dos de los máximos responsables de los ritmos de los 80 (la caja de ritmos Roland TR8080 y el sinte de bajo TB-303), recreados con html y javascript, listos en el navegador para que no paremos de crear.

La semana pasada terminó Lovecraft Country, y aunque tiene sus disparates, en general es muy entretenida y creo que combina con bastante tino homenajes Pulp y reflexiones sociales. Por supuesto, si no has terminado la primera temporada, no has de leer este artículo, porque contiene SPOILERS desde el momento cero.

Si algo está caracterizando a esta última década, es nuestro alarmante retorno al culto a la personalidad (si es que alguna vez lo habíamos abandonado del todo). Living Colour ya nos lo estaban advirtiendo desde finales de los 80.

20201021

En la ciudad de Grafton (New Hampshire), un grupo de libertarians/anarco-capitalistas/ultra-liberales/aynrandistas decidieron comenzar el “Free Town Project”: reduciendo al máximo el presupuesto municipal y los servicios públicos, el mercado libre y racional se organizaría mágicamente para suplir dichos servicios con iniciativas privadas y transacciones económicas, maximizando la “libertad” de los individuos (entre ellas, la “libertad” de evadir impuestos).

La realidad, por supuesto, no tuvo nada que ver con esto. Pero lo que sería hilarante o irrisorio, pasa a ser terrorífico cuando la población local de osos negros entra en la ecuación. “Grafton was a poor town to begin with, but with tax revenue dropping even as its population expanded, things got steadily worse. Potholes multiplied, domestic disputes proliferated, violent crime spiked, and town workers started going without heat. “Despite several promising efforts,” Hongoltz-Hetling dryly notes, “a robust Randian private sector failed to emerge to replace public services.” Instead, Grafton, “a haven for miserable people,” became a town gone “feral.” Enter the bears, stage right.”

Nos encanta leer todo lo que tiene que decir Margarita del Val sobre la actual pandemia: es de las científicas que con más claridad, sencillez, y contundencia, comunica nuestra situación actual: “España ha sido prácticamente el único país que ha tenido oleada de verano –prefiero llamarla así, no segunda–. En otros países de Europa a los que ha llegado el frío están empezando con su oleada de otoño; ya se nota el efecto de que las personas se agrupan en interiores. Mantendrán probablemente las mismas medidas que habían tenido en verano y que les han funcionado muy bien, pero si nosotros seguimos con las mismas medidas de verano y nos enfrentamos con ellas al otoño, iremos muy mal. Tendremos una situación más grave, comparable a la diferencia entre el verano y el otoño de otros países, pero partiendo de la situación que tenemos ahora. Porque efectivamente, al virus no lo para nada, solo lo paramos con varias medidas.”

Está todo muy verde aún, pero nos alegra ver cada vez más a debate lo poco adecuado del hecho de que las plataformas que usemos todos los días para comunicarnos, compartir, trabajar, o simplemente vivir, estén en unas pocas manos privadas. El movimiento de #platformcoops (cooperativas de plataforma) plantea una forma distinta de propiedad y consumo digital.

Porque si seguimos como hasta ahora, al final pasan cosas como que Mark Zuckerberg decide qué medios reciben tráfico y cuáles no. (Spoiler: a los que se les corta el tráfico es a los “progres”, que si no Ben Shapiro no viene a cenar).

Creemos que este vídeo consigue algo difícil: que en vez de estar pensando en todo lo guay que puede ser que haya sables de luz caseros, estés pensando en la bombona de propano que está a menos de medio metro de la persona que hace las pruebas.

Gracias a las redes sociales, y unos 16 años después de la muerte de la última mujer que lo hablaba con fluidez, se está recuperando este lenguaje secreto que mujeres chinas de hace siglos idearon para tener espacios de expresión y de resistencia.

Por el último número de Revista Cactus hemos descubierto las fotos que Thaddé Comar hizo de las protestas de Hong Kong durante el año pasado. Las imágenes hablan por sí solas, aunque además, en este artículo Comar cuenta su experiencia. Sin olvidar que las protestas en Hong-Kong continuan a día de hoy.

El “blister” o “clamshell” packaging, que dificulta que productos puedan ser robados o adulterados, también lo hace increíblemente frustante para el comprador. En este artículo hacen un buen repaso a su historia, a sus porqués, lo díficil de su reciclaje, y de las alternativas que están surgiendo (“Frustation-free-packaging”).

Hace unas semanas, la Ópera de Sydney liberó la actuación de Amon Tobin en su gira de ISAM durante 2012: un festín para ojos y oídos.

20201015

En las primeras elecciones post-Cambridge Analytica de USA estamos más pendientes que nunca al efecto de las campañas de desinformación sobre el voto, pero después de que el Cleptócrata en Jefe haya amagado un par de veces con no reconocer el resultado de las elecciones (si pierde, claro), las campañas de desinformación tras las elecciones pueden ser incluso más cruciales que las que influyan antes de la votación.

Con el advenimiento de TikTok, en USA comienzan ahora a experimentar el Internet que el resto conocemos de toda la vida: un Internet cuyas grandes plataformas no están sujetas a las regulaciones, obligaciones, o cultura del país en que residen sus usuarios: “TikTok is introducing Americans to a question that Europeans have struggled with for 20 years: a lot of your citizens might use an Internet platform created somewhere that doesn’t know or care about your laws or cultural attitudes and won’t turn up to a committee hearing“.

Y justamente en Alemania se están multando prácticas que tradicionalmente relacionamos con plataformas digitales, pero que otras empresas más “clásicas” no tienen reparos en aplicar a sus propios empleados.

Aunque las multas son un buen comienzo, probablemente se pueda avanzar mucho más: “Una multa tan alta supone una señal importante, pero en mi opinión las multas no son suficientes para hacer frente a estas prácticas en las organizaciones que ponen por delante el negocio económico”, dice a elDiario.es Sascha-Christoper Geschke (..) Lo que sí haría más falta son instancias dedicadas a realizar controles en las empresas, digamos cada dos años. La idea es que estas instancias comprueben si las empresas están cumpliendo con las reglas de protección de datos”.

Mientras, una de las empresas “primas” de Google ya está probando los primeros taxis sin conductor en Arizona, un hito que ha pasado un poco desapercibido (a nuestro parecer) en los medios durante la semana pasada.

Ante la evidencia de que los recursos de la biosfera son finitos, de que el sistema económico no puede crecer indefinidamente, y de que la narrativa que identifica progreso social con beneficio individual es poco más que un cuento, una nueva generación está empeñada en movilizarse e intentar construir futuros mejores.

Este pequeño juego indie ha sido un fenómeno, y en este artículo se apunta a alguna de las razones: para jugarlo hay que pensar, investigar, fingir, y socializar.

Pues si es pixel art, y en el titular lleva las palabras “cyberpunk”, “retrowave”, y “1980s”, ¿cómo esperáis que no incluyamos esto en la recopilación?

Los chicos de Disco Bambinos han entrado en un frenesí youtubero y han lanzado en su canal siete mixtapes en apenas dos semanas. De momento, nuestra favorita es ésta.

20201007

Un nuevo episodio de “Cuentos para no dormir” marca Silicon Valley. Esta vez se trata de la muy surrealista (pero cierta) historia de cómo el CEO y director de comunicación de eBay se obsesionaron con un matrimonio que mantiene un modesto blog, y de cómo se encargaron que un contratista de seguridad les hiciera la vida imposible. Envíos postales de cucarachas, arañas, o cabezas de cerdo ensangrentadas, “visitas” a altas horas de la madrugada para asustar, y otras “lindezas” ejecutadas de forma chapucera. Lo cual, afortunadamente, facilitó que la policía local pudiera tirar del hilo hasta llegar a los culpables. Al menos, los culpables materiales: los altos cargos, ya es otra historia.

A través de este artículo hemos descubierto Arise Virtual Solutions, el Glovo/Uber de servicio al cliente que usan grandes plataformas como AirBnB o Disney. Está cada vez más claro que, si nuestro presente ya son los trabajos precarios y mal pagados, el futuro va a consistir en pagar, invertir, y endeudarse, para tener un trabajo precario y mal pagado: “Arise has been a pioneer in driving two currents roiling the American labor market. Ever more people are working from home, and workers are increasingly treated as independent contractors, stripped of the right to minimum wage, overtime and other legal protections provided to employees.”

Poca sorpresa también al enteranos de que la administración Trump ha facilitado todavía más que empresas como Arise puedan esquivar las consecuencias judiciales de estas prácticas: “Three months later, the United States elected Donald Trump president. Trump nominated Neil Gorsuch to the U.S. Supreme Court. In May 2018, the U.S. Supreme Court ruled, in Epic Systems Corp. v. Lewis, that federal law allows corporations to use arbitration clauses that bar employees from class-action lawsuits. The vote was 5-4, with Gorsuch writing the majority opinion. Justice Ruth Bader Ginsberg wrote the dissent. In an oral statement from the bench, she said the effect of the court’s ruling “will be huge under-enforcement of federal and state statutes designed to advance the well being of vulnerable workers.”

Los efectos del cambio climático son cada vez más evidentes. Por eso, en vez de malgastar energías en negarlo, la extrema derecha están comenzando a incorporarlo a su discurso. Bienvenidos al Eco-Fascismo: “As the world burns, sea levels rise, and whole communities get displaced, people are going to be searching desperately for answers that those in charge won’t or can’t give. Some will find answers in the linkages between the idea of a pure race and the idea of a cleansed land. For Taylor, who has been an environmentalist for his entire life, he said this is just the latest battle in what seems to be an never-ending culture war.”

El extraño caso del pueblo de UK en el que Internet se caía todos los días exactamente a las 7 de la mañana. Tras varios meses de “debugging” desesperado, el equipo técnico de la operadora se lanzó a pasear por el pueblo con un analizador de espectro a la hora del “apagón” diario y logró descubrir el origen del problema: uno de los lugareños enchufaba todos los días a la misma hora su vestusto televisor de tubo, provocando un SHINE (Single High-level Impulse Noise).

El lanzamiento inminente de esta novela co-escrita por GPT-3 (la red neuronal de lenguaje natural lanzada hace unos meses por OpenAI) está levantando bastante expectación, con comentarios muy positivos de gente como Bruce Sterling o Douglas Ruckhoff.

No sólo hay Dooms en osciloscopios o en una Thermomix, hay incluso Dooms dentro de Doom.

¿Norte de Michigan, o película de ciencia-ficción estrenada en 1980?

Amon Tobin sigue hiper-activo, y apenas cuando ha sacado un excelente album con su último alias (Figueroa), ya está sacando un nuevo single. En el que, además, el artista invitado es.. ¡otro de sus pseudónimos! Nunca nos veréis quejarnos de esto.

20200930

¿Qué mejor manera de empezar la recopilación de esta semana que oyendo a Zuckerbot respondiendo preguntas de sus empleados? Desde preocupaciones peregrinas cómo que qué pasa con la comida gratis ahora que casi todos trabajan desde casa, a temas más escabrosos como por qué Facebook hace continuamente la vista gorda con las operaciones de desinformación de la alt-right: “Throughout the summer, Zuckerberg faced increasingly pointed questions about the company’s friendly relationship with President Donald Trump; the influence of its conservative head of policy, Joel Kaplan; and the rise of white supremacist organizations on the platform. (…) In its adherence to a strict if ever-changing set of nonpartisan community standards, Facebook had adopted what New York University professor and press critic Jay Rosen has called, in the journalistic context, “the view from nowhere” — a commitment to the belief that all politics are being practiced in good faith and are thus deserving of equal treatment.”

En una obra de micro-teatro a la que asistimos hace poco, se decía que la esencia de Occidente es “mirar hacia otro lado”. Y el sistema financiero es quizá el ámbito donde esto es más cierto. Este último leak (los FinCEN Files) arroja un poco de luz sobre cómo las grandes entidades financieras (HSBC, JP Morgan, Barclays, Deutsche Bank) han estado ayudando a blanquear dinero de forma sistemática a diversas redes de corrupción, crimen organizado, y/o oligarcas rusos. ¿Cómo? Notificando a las autoridades bastante tiempo después de que las transacciones se hubieran efectuado (en algunos casos, años después), siendo así mucho más difíciles de rastrear.

A veces tenemos la falsa impresión de que los ataques informáticos, aun siendo graves, no llegan a afectar al mundo “real” como lo hacen otro tipo de desastres. Y, lamentablemente, este caso en Alemania evidencia todo lo contrario: cuando los sistemas que un ransomware incapacita son los que dan soporte a un hospital, se pierden vidas humanas.

Ya hemos dicho muchas veces en esta recopilación que la Inteligencia Artificial hereda los sesgos de las personas que la construyen. Un ejemplo “peculiar” de esto ha sido el algoritmo de recorte de imágenes en Twitter durante la semana pasada. Siendo justos, los mismos ingenieros de Twitter han reconocido rápidamente que no eran conscientes de dicho sesgo, y que ya están trabajando para corregirlo.

Ya no gastamos combustible y generamos huella de carbono para viajar de un sitio a otro: ahora también lo hacemos para ir en avión al mismo sitio del que partimos, por el puro placer de poder ir en avión durante la pandemia. Lo llaman “vuelos a ninguna parte”, que quizá es precisamente a donde nos dirigimos todos: a ninguna parte.

¿Se puede vender todavía más humo que Elon Musk, llevando una empresa a una valoracion de más de 31.000 millones de dólares, consiguiendo que General Motors compre un 11% (y se comprometa a asumir la fabricación), y todo esto sin llegar a construir ni un solo prototipo de unos supuestos vehículos eléctricos con baterías de hidrógeno? ¡Sí se puede! Y quien ha podido se llama Trevor Milton.

Vale, puede que no acertaran mucho, pero desde luego este 1997 imaginado desde 1987 tiene mucho encanto.

Google ha construido este archipiélago de libros y escritores extrayendo la información de sus apariciones en la web, y la verdad es que el resultado es muy bonito.

¿Cómo hemos podido estar tanto tiempo sin saber que Polyphia existían? Rock Progresivo del de verdad, es decir: algo que nunca antes habías oído.

20200923

Esta época que nos toca vivir es quizá de las más fértiles en siglos para las teorías de la conspiración y las paranoias apocalípticas. Y, como en cualquier otra cosa, el sistema capitalista va a estar ahí para fomentar la creencia en la conspiración, cubrir las necesidades que genera, y extraer beneficios de ello (ya se trate de libros, conferencias, o ciudades-bunker): “The bunker business is just one instantiation, the grandest instantiation, of what you might think of as conspiracy capitalism. Conspiracy theories themselves are big business, of course, selling books, videos, conferences, and all kinds of merch. Then there is the economy that promotes conspiracy theories to sell goods such as supplements, survival gear, and yes, bunkers.”

Impactante, pero hasta cierto punto, poco sorprendente: una ex-empleada de Facebook relata los casos de abuso en la plataforma por parte de autoridades de diversos países para manipular opinión pública y elecciones, el escaso interés de la dirección de Facebook para detener o prevenir dichos abusos, y el tremendo impacto que la simple falta de tiempo de una empleada abandonada a su suerte por la dirección pueden tener en economías y países fuera de la órbita de USA y Europa: “As one of the few people looking for and identifying fake accounts impacting civic activity outside of “priority” regions, Zhang struggled with the power she had been handed. “We focus upon harm and priority regions like the United States and Western Europe,” Zhang wrote, adding that “it became impossible to read the news and monitor world events without feeling the weight of my own responsibility.” In Bolivia, Zhang said she found “inauthentic activity supporting the opposition presidential candidate in 2019” and chose not to prioritize it. Months later, Bolivian politics fell into turmoil, leading to the resignation of President Evo Morales and “mass protests leading to dozens of deaths.”’

Ampliando la información del enlace anterior, en El Diario prestan un poco más de atención a uno de las “operaciones inauténicas” detectadas por la ex-empleada de Facebook en España: el surrealista caso de los 672.000 bots que daban likes a la página en Facebook del Ministerio de Sanidad, y que las propias autoridades del Ministerio denunciaron a Facebook.

El periodismo digital sigue, en su mayor parte, ligado a imágenes y vídeos en 2D. En New York Times Research & Development nos dan una muestra de lo que puede suponer la realidad virtual y el escaneo-reconstrucción 3D de escenarios para contar historias periodísticas. El resultado es espectacular.

Dentro de la Future Conf Science Fiction que se celebró de forma online la semana pasada, esta mesa redonda es una muy buena introducción a una sub-corriente literaria de ciencia-ficción que prefiere imaginar futuros más optimistas y sostenibles: el Solarpunk.

Llegué a los vídeos de Youtube de carreras de canicas riéndome, y salí fascinado (y con cierto miedo a engancharme). Desde luego, funciona.

Este edificio de Paul Rudolph (y que se puede ver en varias escenas de la película Brainstorm) es de lo más ciencia-ficción que se ha construido, y ahora su supervivencia se ve amenazada por una posible demolición.

Cada vez tenemos más claro que, si queremos Cyberpunk, basta con poner un filtro de color rojo a nuestro día a día.