20220713

El llamado Metaverso todavía está lejos de convertirse en el nuevo cortijo que Zuckerberg tiene en mente. De momento, y gracias a herramientas como VRChat, mucho de este ecosistema de Realidad Virtual se asemeja más a las primeras comunidades online construidas en los 90 a base de web, foros, o IRC.

En este artículo se apunta a algunas de las posibles maneras de mantener este espíritu antes de que sea fagocitado por Facebook y compañia: regular a las corporaciones, perseguir el acoso, y huir de todo lo relacionado con criptomonedas y NFTs.

“If we are to prevent the mistakes we made nearly two decades ago, we will need to close off as many avenues of capitalist predation as possible. This includes stopping attempts at re-creating our real world housing crisis, with its out of control speculation, in virtual spaces. Matters are already at a crisis point in some videogames: adding cryptocurrency to this combustible situation would be catastrophic.”

“The VR future we deserve should be more than Meta’s quest for vertical integration. If we begin from an individual rights based framework based on principles of freedom to do, freedom to be, and freedom from—combined with a recognition of the fundamental reality of the space and a closing off of early opportunities for capitalist predation—we might just make the most of this second chance.”

DALLE-2 sigue en beta privada, pero ya arroja resultados tan sorprendentes y bizarros como este video de “zoom out” generado a partir de “La Creación de Adán” de Miguel Ángel y que, como todo lo bueno, acaba con una sobremesa.

Por si acaso quedaba alguien que pensara que el culebrón de la compra de Twitter por parte de Mr. Musk era algo más que otra de sus payasadas, el magnate ya ha declarado oficialmente que va a intentar echarse atrás. El daño causado a la compañía, a sus accionistas, y a sus empleados por todo el proceso es ya inevitable, y la dirección de Twitter va a intentar por via judicial que Musk cumpla con su oferta. Aunque, la verdad, como usuario de Twitter, yo preferiría que al final se quedase fuera.

Para culebrones de Silicon Valley, aunque más serios, también hemos tenido recientemente el leak de documentos internos de Uber. A pesar de la gravedad del asunto, pocas sorpresas. Desprecio por las legislaciones nacionales, prácticas ilegales, presiones a políticos: el business as usual.

Y “business” es un decir, porque ni siquiera estos comportamientos mafiosos logran que Uber siga siendo una ruina que arroja pérdidas billonarias.

“Leaked messages suggest Uber executives were at the same time under no illusions about the company’s law-breaking, with one executive joking they had become “pirates” and another conceding: “We’re just fucking illegal.”

Puede que para muchos países la subida del nivel del mar no sea el efecto más grave de la crisis climática, pero para países como las Islas Maldivas, con un 80% a menos de 1m del nivel del mar, puede suponer su desaparición. Conscientes de ello, allí ya se están planeando ciudades flotantes. El tiempo dirá si el proyecto se queda en humo o si se convertirá en algo clave para la población.

China es quizá el país del mundo donde reina el turbocapitalismo más desatado. Uno de los motores actuales del consumo son los influencers, que acumulan millones de seguidores y venden mercancía por valor de miles de dólares en directo en sus streams, una especie de teletienda de la era twitch.

Eso sí, algo a ojos vista tan inofensivo como un helado con forma de tanque en uno de tus directos puede provocar que el gobierno cierre inmediatamente tu emisión y te mantenga desaparecido indefinidamente. Libertades, las justas para seguir consumiendo, y poco más.

Este pequeño juego de tablero para 1 o 2 jugadores con aires pixelados ochenteros está pidiendo ser jugado con Perturbator como banda sonora.

Y otra mirada de mirar a los 80, sin caer en el copia-pega nostálgico, es la de Hatchie y su último álbum, “Giving the World Away”.

20220706

Vivimos pensando que nuestros derechos están garantizados, pero en muchos países la ola reaccionaria anti-derechos viene encabezada por gente que ocupa precisamente las instituciones que existen para garantizar esos derechos. Tal es el caso del Tribunal Supremo en USA , que ha llegado tan lejos como a revertir el derecho al aborto de las mujeres estadounidenses.

Es más importante que nunca que desde la ciudadanía nos auto-organicemos para preservar los derechos humanos más básicos, nuestros y de cualquier otra persona, y evitar que la gente que quiere socavar la democracia y devolvernos poco a poco a la edad media llegue a las instituciones.

“If this decision signals anything bigger than its direct consequences, it is this: No one should get used to their rights. Predicting with certainty which ones, if any, will go, or when, is impossible.”

“Reproductive-justice advocates, and especially activists of color, have argued that abortion should be understood neither as a matter of single-issue politics nor as a question of “freedom of choice” but as part of a broader social-justice agenda that helps everyone, and especially people of color, decide when to become parents and then receive support after they do.”

Ante el retroceso de libertades para las mujeres en USA, el uso de apps y  plataformas que capturan y almacenan datos personales será más delicado que nunca. Sin regulación, el modelo del capitalismo de datos siempre favorece a los estados que restringen las libertades personales, en vez de favorecer los derechos individuales.

“Surveillance made possible by minimally-regulated digital technologies could help law enforcement or even vigilantes track down women who might seek abortions and medical providers who perform them in places where it would become criminalized. Women are urging one another to delete phone apps like period trackers that can indicate they are pregnant.”

“What’s needed, for all Americans, is a full legal and political reckoning with the reckless manner in which digital technology has been allowed to invade our lives. The collection, use and manipulation of electronic data must finally be regulated and severely limited. Only then can we comfortably enjoy all the good that can come from these technologies.”

El destino final de la ola reaccionaria en Europa y USA nos lleva a un lugar que China habita desde hace mucho. En este video podemos ver el alcance de la vigilancia digital en China, donde el gobierno usa cotidianamente técnicas de ciberdelincuencia, instalando spoofers wifi por las ciudades para interceptar datos de los viandantes.

Me parece, a todas luces, un estado policial psicópata, que trata a toda su ciudadanía como reclusos a los que hay que vigilar estrechamente. La prisión en la que están encerrados estos reclusos es su propio país.

Mientras pasa todo esto, la crisis climática sigue avanzando. Si hablando con alguien de la actual ola de calor te dice que eso en los 80 también pasaba, le puedes pasar este enlace con una buena colección de datos que demuestran lo contrario.

La pandemia ha normalizado el teletrabajo, pero tampoco está claro que los nuevos derechos estén aquí para quedarse. La actual recesión aumentará el paro, bajará los salarios, y eso puede inclinar la balanza hacia lo que quieren los jefes: ver mucha gente en la sala calentando silla.

O también, obligar a volver a la oficina puede ser una técnica para que la gente se despida sola, antes de tener que hacer despidos masivos, que en la prensa siempre queda más feo:

“We’re already getting little glimpses of how a bleak economic situation might burst the Work From Home bubble. Several weeks ago, Elon Musk told his employees to return to the office or else lose their jobs. This initially looked like a straightforward threat by an eccentric CEO with a passion for office-based proximity. But days later, Tesla announced that it would likely have to lay off 10 percent of its workforce, suggesting that Musk was using the threat of return-to-office to get some of his workers to quit on their own, without the indignity of announcing a large layoff.” 

“This morally dubious playbook is widely available. Several tech companies, including Apple, have tried out (and in some cases abandoned) a version of this stealth layoff strategy, according to the investor Jason Calacanis. “These companies are too prideful to do layoffs, so instead they say, ‘Come back to the office or quit!’”

Esta columna de opinión de @AzulCorrosivo transmite muy bien una sensación cada vez más común en vacaciones: además de estar metidos todo el año en la rueda de hamster laboral soñando con tener 3 semanas libres, una vez llegamos a ellas tenemos la obligación de visibilizar (en redes sociales) que “consumimos” esas vacaciones debidamente, o si no dejan de tener valor.

“Trabajamos 273 días y descansamos 92. Pero el marco opresivo no acaba ahí, porque en esos 92 días también hay una lista de cosas que debemos cumplir si queremos encajar en la normatividad del descanso. Esto es: si tienes tiempo libre, necesitas moverte, ejecutar, absorber cultura. Y cuando digo “necesitas” me refiero a que es prácticamente imposible evitar los estímulos que nos hacen sentir culpables por no pasar ese tiempo de descanso en un sitio carísimo, con un grupo de amigos de veinte personas (generalmente guapísimas y con un único tipo de cuerpo) y leyendo un libro cada cuatro días. El componente de clase está claro aquí: ¿tenéis todas barco?”

Blade Runner, quizá mi película favorita, cumple 40 años y en este artículo de Esquire retratan muy bien su influencia, y cómo estableció ella solita el marco de lo que entendemos por ciencia-ficción en el cine, a pesar del flop comercial que resultó ser en el momento de su estreno.

“Famously, the film was a critical and commercial flop in the U.S. with VHS sales and endless re-edits eventually leading to its cult status. (In 2004, it was even voted as the best science fiction film of all time by a panel of global scientists). Today, it’s difficult to picture a sci-fi film that doesn’t play homage. Would HBO’s Westworld have updated its 1973 film version so successfully and stylishly without Blade Runner paving the way both visually and in terms of its musings on free will? And, decades before Elon Musk looked set to take over the world, Blade Runner’s Tyrell Corporation (and indeed, Alien’s Weyland-Yutani) was inspiring evil empires from Resident Evil’s Umbrella Corporation to RoboCop’s Omni Consumer Products and The Terminator’s Cyberdyne Systems.”

Via Radío 3 descubrí el stoner/blues en castellano de Hermana Furia. Imposible oírles y no menear la cabeza.

20220622

Fue una sorpresa muy desagradable ver a un gobierno “progresista” enviar a la Brigada Antiterrorista (nada más y nada menos) para detener a 14 manifestantes (muchos de ellos investigadores científicos), en una protesta pacífica contra la inacción frente a la crisis climática.

El presunto “acto terrorista” fue, por lo visto, arrojar agua con remolacha a la fachada del congreso. Aunque mucho me temo que lo que se intenta con esto no es prevenir el terrorismo, sino enviar un mensaje claro: si se nos ocurre salir a la calle a cuestionar que los beneficios de las empresas estén por encima de nuestra supervivencia, acabaremos mal.

“Los planes del activismo -es decir, de una sociedad que decide rebelarse y se apoya en una ciencia con conciencia- consisten en ejercer la desobediencia civil y la acción directa no violenta. Los planes del sistema capitalista son otros. Defender los intereses de las empresas que se lucran achicharrando el planeta con sus emisiones de CO2, con la deforestación, con el extractivismo, con la explotación de los otros animales y la sobreexplotación de los territorios (aunque ello nos haya abocado al Antropoceno, la Sexta Extinción Masiva, que está provocando la pérdida de más de 27.000 especies al año, la destrucción de los ecosistemas o la proliferación de pandemias). Y defender a los gobiernos que son sus cómplices, directos o por omisión.”

Lo que no me sorprende es que, si existe gente de extrema derecha a la cabeza de una startup digital, el sector de actividad sean las criptomonedas. Este señor se llama Jesse Powell, es CEO de Kraken (un exchange de cripto), y se declara a favor de la “libertad radical de expresión” y del “debate diverso”.

Este “debate diverso” se refleja en conversaciones en el slack empresarial en las que Jesse y su círculo llegan a decir, por ejemplo, que el cerebro de las mujeres “funciona mal”, que a las mujeres de USA se les “ha lavado el cerebro”, que referirse a gente de raza negra como “n*gg*rs” tampoco es para tanto, o que los sin techo de San Francisco disfrutan “de muchos más derechos que la gente normal”. Mientras tanto, el propio Powell prohíbe a empleados elegir sus propios pronombres, o invita a abandonar la empresa a las personas que se atreven a señalar como racistas o misóginos sus comentarios.

En este tipo de señores blancos con afición a la criptomonedas se repite un curioso patrón: todos están radicalmente a favor de la libertad de expresión, excepto si es usada para contradecirles. En este otro caso, Elon Musk ha despedido fulminantemente a los empleados  de SpaceX que firmaron un comunicado en el que le pedían que dejara de ser “una distracción y vergüenza” constantes que pone en peligro la misión y objetivos de la empresa. ¿Será que estos “librepensadores” son, más bien, apasionados del autoritarismo?

Al menos, la debacle de las criptomonedas y los altos precios de la energía también están teniendo un efecto positivo: los criptomineros abandonan poco a poco sus actividades, y las emisiones de CO2 a la atmósfera se reducen de golpe en el orden de toneladas.

“La caída del Bitcoin, sumada a los altos precios de la energía, ha hecho que los beneficios de los mineros de todas las criptomonedas bajen. Están apagando criptogranjas enteras (…) Esta caída de consumo equivale a dejar de arrojar a la atmósfera miles de toneladas de CO2 al día. Según Digiconomist, que analiza la energía que utilizan las redes de Bitcoin y Ethereum y su huella de carbono, el descenso combinado de ambas equivale a apagar un país como Austria. “La reducción de las emisiones globales de carbono podría ser de 110.000 toneladas métricas de CO2 al día, casi tanto como la reducción global de CO2 de los vehículos eléctricos”, destacan.”

También hay otro tipo de negocios tech. Este artículo nos cuenta  el curioso caso de Todd Moore, que con un reducido equipo de 5 personas gana dinero distribuyendo ruido de fondo relajante vía plataformas de streaming o con su propia app (White Noise).

Y para casos curiosos, este local japonés de Ramen parece más bien un nivel de Minecraft. Desde luego pinta bien, aunque no sé si será muy cómodo sentarse en esos taburetes “pixelados”.

También se sitúa en Japón la más reciente adaptación de mi queridísimo manga Ghost in the Shell (en este caso: Ghost in the Shell SAC_2045).  Siempre es grato pasar un rato más con los personajes de la Sección 9, y quizá hacia el final de la nueva temporada hay alguna idea interesante, o que recupera un poco el tono filosófico tan clásico de GITS. Pero básicamente, estoy de acuerdo lo expone este artículo. La serie carece de vida, y se queda en una especie de agonizante “estirar el chicle”: un reboot de un reboot de otro reboot de una adaptación.

Un tema recurrente en Ghost in the Shell es cómo la tecnología adquiere capacidades que superan lo humano. El Floppotron 3.0 de Paweł Zadrożniak no llegará a tanto, pero desde luego me parece todo un hito tecnológico y musical.

Debido a que durante el fin de semana estaré de viaje, no habrá recopilación el próximo 29 de Junio. ¡Nos vemos la semana del 4 al 10 de Julio!

20220615

En una reciente entrega de Platformer, Casey Newton nos habla de sus impresiones después de probar la beta privada de DALL-E 2, la IA de conversión de texto a imágenes de Open AI. Ojo, no confundir con DALLE mini, que ultimamente circula por twitter pero que no tiene ninguna relación con Open AI.

La conclusión de Casey tras probar la beta privada es que, tal y como los primeros ejemplos generados por el modelo prometen, DALL-E 2 va a poner patas arribas diversos sectores, como el de la ilustración y el arte visual. Que el efecto sobre estas profesiones sea positivo o nefasto es todavía una incógnita: por una parte, el modelo podría facilitar el brainstorming y la fase de ideación de proyectos de diseño e ilustración. Pero por otra parte, puede ser muy tentador para editoriales y estudios el prescindir completamente de los artistas y simplemente pagar por usar la IA e incorporar sus resultados.

“It’s natural, and appropriate, to worry about what this sort of automation might do to professional illustrators. It may well be that many jobs are lost. And yet I can’t help but think tools like DALL-E could be useful in their workflows. What if they asked DALL-E to sketch out a few concepts for them before they got started, for example?”

“It’s also worth considering what creative potential these tools might open up for people who would never think (or could afford) to hire an illustrator. As a kid I wrote my own comic books, but my illustration skills never progressed very far. What if I could have instructed DALL-E to draw all my superheroes for me instead?”

Aunque es un hecho que modelos como DALL-E son un avance revolucionario, las recientes declaraciones de este ingeniero de Google (actualmente suspendido de empleo) asegurando que uno de sus chatbots se ha vuelto consciente son, cuanto menos, dudosas.

Suponiendo que sea posible que una IA pueda llegar a ser consciente (lo cual no está nada claro), creo que todavía queda trecho para algo así, y que este asunto en concreto tiene bastante de fantasía premeditada.

Por otra parte, parece que estar escaneándonos la cara varias veces al día no es suficiente, y en Apple ya planean hasta reconocernos por nuestras venas.

Y los robots de momento no tendrán venas, pero ya estamos un poco más cerca de que tenga algo así como “piel viva”. La investigación y prototipo de este primer dedo índice se ha producido, como no podría ser de otra manera, en la Universidad de (Neo-?)Tokyo.

En esta entrevista en podcast (cuya transcripción también se puede leer en el mismo enlace), la reportera Zoe Schiffer de The Verge apunta a aspectos clave de la ola de sindicalización que se está dando entre los empleados que ocupan los puestos menos cualificados de Amazon o Apple:

“When you look from the outside and compare Apple retail workers to other retail workers, and you’re saying, “You are paid more, the environment is a little bit better, and you get stock. What is the issue?”

Apple retail workers have really bought into this mission. Apple has made such a point of having them watch all of the large Apple events, having executives speak directly to them, and really galvanizing them about the Apple mission, that they start to compare themselves to Apple corporate. They’re saying, “Okay, you are the most profitable company in the world. You’ve had the best quarter of any company ever in terms of revenue. Why are we not seeing any of that? Why are you bringing me into the mission and telling me that I’m part of this, but then I’m not even paid a fraction of what a corporate employee makes?”

Aún no he tenido la oportunidad de acercarme a ver ésto, pero tan sólo ver las fotos nocturnas de esta cortina proyectada en 360º ya me está dando vibes cyberpunkis.

Como siempre, descubrí de carambola la música de Berried Alive, una especie de gamberrada dubstep-progresiva capaz de arrancar de guitarras eléctricas sonidos y ritmos inesperados.

20220608

El número de Julio de 1997 de Wired, dedicado al “Long Boom”, vaticinaba un periodo de prosperidad, libertad, y mejora del medio ambiente sin precedentes durante los siguientes 25 años. Bueno, desde 2022, creo que podemos decir: LOL.

Lo interesante es que este articulo incluía un inserto lateral titulado “Ten Scenario Spoilers”, es decir, 10 cosas que podían ir mal en el futuro y truncar este escenario tan optimista. Os recomiendo leerlas en el enlace, porque creo que todas estas “cosas que podrían ir mal” nos han sucedido.

Por amistades residentes en Holanda me entero del colapso casi total que está sufriendo Schiphol, uno de los aeropuertos más importantes de Europa. En medios de España no he visto nada, pero la situación en el aeropuerto holandés lleva semanas siendo un desastre: colas kilométricas que llegan al exterior del aeropuerto, cancelaciones de vuelos en masa, limitación de acceso sólo a gente con vuelos dentro de las próximas 4 horas , etc.

Parece de película sobre colapso energético, pero la causa de esta crisis en realidad es la falta de personal. Durante la pandemia se produjeron despidos masivos, y ahora que se necesita gente de nuevo, la mayoría han encontrado otros trabajos mejores, o prefiere seguir buscando antes que volver a sus antiguos trabajos. Por lo que parece, desde aeropuerto y  compañías aéreas se prefiere ver el mundo arder antes que mejorar las condiciones laborales del personal.

Lo que sí que es consecuencia de la crisis climática es que, a nivel global, cada vez dormimos peor. Puede parecer algo menor frente a otras consecuencias de la crisis, pero los más afectados son, una vez más, la gente de mayor edad, las mujeres, y las rentas más bajas.

“El impacto de la temperatura en el sueño aumenta con la edad. Las personas mayores de 70 años pierden cerca de 30 minutos en lugar de 15 con una temperatura similar. Las mujeres también se ven más afectadas.”

“Los habitantes de países de bajos y medianos ingresos sufren un impacto en el sueño alrededor de tres veces mayor que los de países de altos ingresos. La falta de sueño no solo afecta la salud sino también nuestro rendimiento cognitivo, según investigaciones anteriores.”

Este cómic-ensayo sobre Inteligencia Artificial está disponible en varios idiomas, y hace muy buen resumen del estado actual de la IA, de sus capacidades reales frente a las que el marketing les atribuye, de los problemas que conlleva, pero también de las oportunidades que nos ofrece.

Uno de los peligros de la IA es permitir crear estafas cada vez más creíbles, como este Deepfake (de voz, en este caso) que coloca a Mr. Musk promoviendo una estafa basada en criptomonedas. Aunque, en este caso, que estemos acostumbrados a los bandazos y otras ocurrencias del personaje en cuestión, no ayuda.

No sé si podré asistir a la versión online del FAD Forum el próximo 17 de Junio, pero desde luego el programa tiene una pinta interesantísima.

A mis años he descubierto de carambola a Naked Raygun, oriundos de Chicago y que en 1989 publicarían el álbum “Understand?”, que se abre con este tema. No sé a vosotros, pero cuando entra el estribillo me dan ganas de vivir.

20220601

Si empeiez a flojear el ritmo económico de China, que es la “fábrica del mundo” y uno de los gigantes económicos a nivel mundial, es que nos vienen curvas al resto.

Obviamente, la política de confinamientos estrictos frente al covid y los problemas logísticos influyen, pero este artículo apunta a que en realidad estos factores solo aceleran problemas de fondo que ya venían de antes, como un tejido productivo que no puede crear empleos para tanta gente. Yo también pienso que el ritmo de consumo desenfrenado del turbocapitalismo chino tampoco se puede sostener infinitamente.

En las estrategias de ciberseguridad estamos acostumbrados a prevenir los ataques “digitales”, y que estos intenten pasar desapercibidos, o al menos hacer que su origen sea muy dificil de detectar.

Pero en una situación de invasión y guerra en Ucrania, ¿para qué tiene que hacer esto el ejército ruso si puede entrar con armas en un proveedor de Internet y obligar a dar de baja servicios, o a enrutarlos por redes intervenidas por ellos? Es exactamente lo que está pasando: “ciberataques” hechos posibles a base de pegar tiros o de amenazar con asesinar a la familia de los reponsables en los servicios de Internet bajo ataque.

“For example, it is not hard to imagine that the chief executive officer of a Ukrainian ISP located in a contested city might receive threats against his family to persuade him to implement certain Russia-friendly changes to the connectivity it provides to its customers. Russians conducting physically enabled cyberattacks need not install malware implants by clandestinely turning an insider. Rather, the soldiers can march with guns into the control center of an ISP and demand that the on-duty personnel plug in a USB drive to install malware that can signal when it is removed—and if it is removed, the children of the chief information security officer are targeted for kidnapping the next day.”

Hablando de tiros, ya sabéis que la semana pasada tuvimos de nuevo otro lamentable tiroteo en USA. Este es quizá el peor de los 200 mass shootings que han ocurrido en USA !sólo en lo que llevamos de 2022! Este país (el cual me niego a clasificar como primer mundo) alberga el 4% de la población mundial, pero representa el 50% de todas las armas en manos de civiles a nivel global, que se dice pronto. En una sociedad rota que se niega a restringir el uso de armas, el que estas masacres sucedan de forma recurrente es inevitable.

Como dice esta columna de opinión, si hay una salida a esto, reside en votar a otros representantes. Aunque yo no tengo mucha esperanza en ello: me temo que en USA seguirán así (o cada vez peor) en el futuro.

“Can it be different this time? Whether any particular killer proves to be a racist, a jihadist, a sexually frustrated incel, or a randomly malignant carrier of sorrow and grief, can Americans ever break the pattern of empty thoughts, meaningless prayers, and more and worse bloodshed to follow?”

“The lobbying groups and politicians who enable these killers will dominate the federal courts and state governments, as they do today, until the mighty forces of decency and kindness in American life say to the enablers: That’s enough! This must stop—and we will stop you.”

Sobre un posible futuro de USA también escribe Janelle Monáe en su recopilación de relatos “The Memory Librarian”, de la que ya hablábamos en recopilaciones anteriores. Ahora puedes leer un extracto de esta distopía literaria en la que el régimen del Nuevo Amanecer reprograma a los denominados “radicales” (especialmente mujeres negras, queer, trans, o activistas) borrándoles recuerdos e identidad.

La denominada “estética Instagram”, de la que todos los que estamos en esa plataforma participamos en mayor o menor medida, incentiva una especie de turismo gentrificador que degrada espacios a base de posar en ellos una y otra vez.

“Esto está enviando un mensaje: «¿Quién toma estas fotografías? Generalmente, hombres y mujeres blancos y de clase media, que reproducen un tipo de realidad online como forma de expresión de identidad y de estatus para así conformar su propia reputación digital». Son casillas a marcar para demostrar en el universo digital que una persona lleva el estilo de vida correcto dejando una huella en los sitios que son tendencia. No se trata de buscar la distinción social, que diría el sociólogo francés Pierre Bourdieu, sino de buscar la pertenencia a un grupo social a través de unos códigos estéticos que Instagram ha moldeado de tal forma que permite reconocer al otro como un igual por tomar el café en el sitio más cool del barrio un martes y visitar los campos de lavanda el sábado.”

Otra forma de intervenir el espacio “turístico” ha sido esta acción artística (o gamberrada, según se mire) que ha convertido en invisible uno de los Toros de Osborne en Ourense. El método: pintarlo de azul cielo.

Sabiendo que una de las cosas que te puede arruinar las vacaciones en un entorno tan espectacular como Islandia es un email de tu jefe, el gobierno de allá lanza esta curiosa campaña, en la que puedes poner a cargo un caballo local de las respuestas a tus emails mientras estás de vacaciones. Eso sí, como se puede ver en los videos, necesitan un teclado a su medida.

Para mí Polyphia es una de las puntas de lanza del rock progresivo, es decir, la vanguardia de las vanguardias. Si no los conoces, este nuevo singles es una muy buena introducción a lo que hacen.

20220522

Parece sorprendente, pero en realidad el concepto de Planeta Tierra como un conjunto de sistemas interrelacionados es relativamente “nuevo”. Como se desgrana muy bien en este artículo, este concepto se empieza a forjar en los años 60, junto a la noción del fuerte impacto de la actividad humana sobre el ecosistema (lo increíble es que antes se pensara lo contrario), y tiene uno de sus exponentes en la muy recomendable obra “The Limits of Growth”.

Este planeta también forma una especie de “cuerpo político” nuevo, que quizá regirá los cambios políticos de las siguientes décadas, dejando el estado-nación en un segundo plano.

“The planet, I argue, has appeared as a new kind of political object. I’m not talking about the Sun-orbiting body of the Copernican revolution, or the body that the first astronauts looked back upon in the 1960s: Buckminster Fuller’s ‘Spaceship Earth’, or Carl Sagan’s ‘lonely speck’. Those are the planets of the past millennium. I’m talking about the ‘planet’ inside ‘planetary crisis’: a planet that emerges from the realisation that anthropogenic impacts are not isolated to particular areas, but integrated parts of a complex web of intersecting processes that unfold over vastly disparate timescales and across different geographies. This is the planet of the Anthropocene, of our ‘planetary emergency’ as the UN secretary-general António Guterres called it in 2020. The so-called planetary turn marks a new way of thinking about our relationship to the environment. It also signals the emergence of a distinct governable object, which suggests that the prime political object of the 21st century is no longer the state, it’s the planet.”

El mantra startupero de “Move fast and break things” puede tener sentido en algunas situaciones o fases tempranas de la empresa, pero también puede crear catástrofes cuando se usa sin sentido común, o sin empatía alguna por tus clientes. Grubhub, una plataforma estadounidense de reparto de comida, lanzó una promoción de 15$ gratis sin compra mínima y sin avisar previamente a restaurantes ni repartidores.

El resultado, un desastre para todos: restaurantes desbordados con miles de pedidos en pocos minutos, repartidores todavía más explotados, y consumidores cabreados. Desde Grubhub aun tiene el cuajo de admirar lo “bien” que ha funcionado la promo:

“A spokesperson from Grubhub sent BuzzFeed News a statement following the fiasco: “It’s clear, New Yorkers were hungry for lunch! While we knew 72% of New York workers call lunch the most important meal of the day, our free lunch promotion exceeded all expectations.”

Siguiendo con el mercado estadounidense, que en nuestro imaginario occidental es la punta de lanza del primer mundo, podemos encontrar sucediendo ahora mismo cosas tan poco primermundistas como la escasez de productos básicos: en este caso la “baby formula” (la leche para lactantes de toda la vida).

Entre la maraña de factores que están causando esta crisis en particular, está la hiperconcentración del mercado en dos o tres corporaciones, el paro de producción de una de ellas por razones sanitarias, y la rentabilidad menguante de este producto básico para las grandes empresas en un país en el que baja la natalidad. “Es el mercado, amigo.”

Tampoco son muy de primer mundo algunas de las prácticas de explotación laboral de Amazon que recoge Insider. Entre ellas, quizá lo más loco sea que exista un cupo de despidos anual a cumplir, lo que lleva a algunos managers a contratar a gente adrede para ser despedida y así poder conservar a la gente que ya tienen en sus equipos.

“Amazon has a goal to get rid of a certain number of employees each year, which is called unregretted attrition. Some managers at the company told Insider they felt so much pressure to meet the target that they hire people who they intend to fire within a year.”

¿Te has preguntado últimamente porque no dejan de aparecerte videos en instagram y youtube sobre el juicio de Amber Heard vs. Johnny Depp? La explicación es que la extrema derecha (con Ben Shapiro y The Daily Wire a la cabeza) está gastando bastantes miles de dólares en plataformas para extender desinformación sobre el juicio, y retratar a Johnny Depp como una víctima indefensa (cosa que dista mucho de ser).

Apollo 47 es un juego de rol narrativo sobre astronautas hablando por radio, cuyas reglas caben en una página. Te puedes comprar el PDF en itch.io, o bien puedes comprar el volumen en papel, que incluye 1 página de reglas, unas 20 páginas con consejos de cómo jugarlo.. y 1177 páginas de textos técnicos de la NASA. No tengo claro si esto es una troleada, un statement anti-editorial, o una performance de arte.

Y también hay astronautas en el arte de Andreas Claussen, quien los pinta transitando una tierra inundada que, quizá, sea el futuro de la nuestra.

Esta semana pasada nos dejaba Vangelis. Este disco me ha acompañado media vida, y sólo es uno entre las muchas maravillas que nos regaló. DEP.

20220512

Está pasando una cosa curiosa, y quizá preocupante. Las consecuencias del desastre climático ya no son terreno exclusivo de la ciencia-ficción: ahora también comienzan a asomar en las novelas realistas o en las comedia costumbristas. Quizá es que, simplemente, ya no es algo que pertenezca a un escenario futuro: es algo que tenemos encima.

“Ecological disaster and long-term fallout are no longer rare or surprising, and they’re not limited to specific parts of the planet. One-third of Americans said they were affected by extreme weather events in the past two years, and 2022 has already brought fire and floods. Those are climate change’s most obvious consequences, but its daily effects are subtle, creeping into our everyday lives. They’re showing up as rising food prices and rampant spring windstorms. Our changing planet is stressing our relationships and limiting our choices in the short and long term.”

“And that’s showing up in fiction. An increasing number of writers are weaving climate change into their domestic dramas or their comedies of errors as an unavoidable part of life today or in the very near future.”

Este artículo hace un muy buen análisis del “oligopolio” (concentración en unos pocos y gigantes grupos empresariales) en el que ha evolucionado la cultura popular. Especialmente revelador es el caso del cine, donde apenas hay grandes producciones que no sean remakes, reboots, o continuaciones de grandes franquicias establecidas.

Una de las explicaciones es que la gente que hace cosas “raras” e innovadoras tiene a su alcance más medios que nunca para auto-editarlas y promocionarlas de forma independiente,  y las grandes productoras prefieren poner el dinero en producciones seguras y que serán rentables. Pero nosotros como audiencia también hemos forzado esta situación: ante una proliferación tan gigante de oferta cultural, nuestro cerebro prefiere ahorrarse la carga cognitiva de descubrir, valorar, y elegir cosas nuevas, y elige terrenos conocidos para no “trabajar” tanto.

“As options multiply, choosing gets harder. You can’t possibly evaluate everything, so you start relying on cues like “this movie has Tom Hanks in it” or “I liked Red Dead Redemption, so I’ll probably like Red Dead Redemption II,” which makes you less and less likely to pick something unfamiliar.”

“Another way to think about it: more opportunities means higher opportunity costs, which could lead to lower risk tolerance. When the only way to watch a movie is to go pick one of the seven playing at your local AMC, you might take a chance on something new. But when you’ve got a million movies to pick from, picking a safe, familiar option seems more sensible than gambling on an original.”

Tras la hecatombe cripto de esta semana, si encontráis alguien que todavía defienda que esto no es una burbuja especulativa, y que inventos de bombero como las “stablecoins” son buenas ideas, es que quiere auto-engañarse o quiere engañarnos. Bueno, o que ha metido a su propio país en un berenjenal mucho peor del que ya estaba.

Me parece muy acertado este artículo cuando señala que los fans de lo cripto se quejan de que el mundo financiero está trucado (verdad), pero que lejos de querer hacerlo más justo para todo el mundo, simplemente sueñan con reinventarlo para que el trucaje les de ventaja a ellos:

“Diehard crypto supporters see automated digital finance as a way to prevent the next recession. The reason most crypto evangelists want this level of automation is because they believe the global financial system is rigged. They don’t want to make it more fair or less rigged, they just want to create a new, automated system that they have first mover’s advantage on. The problem is that automated finance is actually a terrible idea. No one can be trusted with our money and so we should let a series of internet protocols and pieces of code thoughtlessly manage it for us, the thinkings goes. Except, here we are, with crypto traders desperately lending out Bitcoins to bail out their sketchy algorithmic bank which they can’t turn off or pause because it’s completely automated.”

La apuesta de fabricantes como Apple, Google, o Amazon va cada vez más por el “ambient computing”, a saber: que nuestro ordenador personal (o sea, el smartphone) no esté sólo en nuestro bolsillo, si no que lo tengamos a todo nuestro alrededor.

Dejando aparte valorar lo que supondrá esto para nuestra ya maltratada privacidad, lo cierto es que como se cuenta en esta columna, para lograr esto Google tendrá que desprenderse de una cultura interna donde tradicionalmente cada proyecto va a su aire, y comenzar a pensar productos en conjunto.

Todavía no tengo en las manos esta nueva revista sobre videojuegos, pero con el elenco de ilustradoras e ilustradores que han elegido para este primer número, va a ser difícil resistirse.

Frente a los procesos actuales de reciclaje de smartphones, muy ineficientes y basados en el triturado, este prototipo de robot de Apple que desmonta iPhones apunta a la dirección correcta para intentar conseguir una producción más sostenible.

Pero los robots no sólo desmontan y reciclan, también pintan e inauguran exposiciones. Está a debate si esto se puede llamar “arte” o se les puede llamar “artistas”, pero desde luego nuestro presente ya es muy ciberpunki.

Y no sabemos si los robots de ahora serán artistas, pero este tema de Tove Lo y el espectacular videoclip del que va acompañado apuesta con toda seguridad a que serán capaces de amar (y de bailar).

20220511

En este artículo sobre la nueva novela de ciencia-ficción de Janelle Monáe se hace un buen repaso al llamado Afrofuturismo, corriente que abarca lo literario, pero también otros ámbitos como la música y el cine.

El Afrofuturismo como corriente artística reconquista el terreno de la ciencia-ficción del monopolio de una tradición colonial que pone al hombre blanco europeo en el centro.  Pero el movimiento no se queda en lo racial y también abraza nuevas perspectivas de género y de identidad:

“Science fiction is particularly rich terrain for Black authors to explore the evils of the world, because Blackness and technology have historically been in tension. For centuries, Black bodies were exploited and used as machines, sites of experiment, and other vehicles for white discovery. I’m reminded of HeLa cells, an immortal cell line widely used in medical research—including for the Covid-19 vaccine—and named for Henrietta Lacks, the Black woman from whose body the cells were taken without compensation or consent.”

“If the goal of Afrofuturist art is to create a new future, then the genre is not only inherently Black but also intrinsically queer. Some Afrofuturism writers, like adrienne maree brown, are openly queer, and cornerstone novels such as Butler’s Fledgling and N. K. Jemisin’s The Inheritance feature queer characters and relationships. More than that, the genre draws on the author bell hooks’ definition of queerness as not only “about who you’re having sex with” but rather “about the self that is at odds with everything around it and has to invent and create and find a place to speak and to thrive and to live.”

Mientras tanto, en África ya ha sucedido lo que quizá sea la antesala de nuestro futuro en todas partes. Debido a los disparados precios de la energía y combustibles, las areolíneas de Nigeria no pueden ni cubrir costes y cancelan la gran parte de sus vuelos en el país, aunque a día de hoy se sigue en conversaciones con el gobierno para intentar conseguir una solución alternativa.

La pasada semana me vi apuradísimo para conducir por Valencia en plena tromba de agua, atravesando una de las calles más inundadas, donde tuve el agua por encima de la mitad de la rueda prácticamente todo el trayecto.

No me quiero imaginar, por tanto, la gente que tuvo que repartir pedidos en bicicleta en estas condiciones, en una situación más precaria que nunca, y sin ninguna garantía ni seguridad laboral. Tampoco entiendo qué ocurre en la cabeza de la gente que hace pedidos viendo que suceden estos desastres climatológicos. Las plataformas de reparto no sólo han hecho cotidiana la explotación de los repartidores: están normalizando que nos explotemos entre nosotros.

“Aunque CNT señala que “es la empresa la que ofrece el servicio en todo tipo de situaciones” remarca que “nos parece indecente el egoísmo que destilan estas personas, que están viendo las lluvias torrenciales y aún así piden sabiendo que hay personas que se van a mojar”. Cantón añade que “el empresario quiere sacar beneficio, aunque sea a costa de las condiciones físicas de los trabajadores”.

Recomiendo muchísimo seguir en twitter a @nolesdescasito y prestar atención a sus estrategias para intentar detener la viralidad de la extrema derecha en plataformas sociales. En este artículo de su blog también tenéis una muy buena recopilación de sus propuestas.

Esta nueva técnica para obtener altavoces ultrafinos tiene un gran potencial de aplicaciones: no sólo llevar altavoces en la ropa, si no quizá forrar una cabina de avión de ellos y conseguir cancelación de ruido fácilmente.

Descubro a partir de este artículo el asunto de los “mixers” de criptomonedas. Aunque las transacciones en la blockchain son anónimas, todavía es posible rastrear la “ruta” que siguen algunos fondos, y estos servicios las “enmarañan” para que sea casi imposible seguir el rastro.

Aunque el objetivo inicial de estos servicios es aportar más privacidad, países como Corea del Norte (que cuando les viene bien sí que son capitalistas) las usan para blanquear el dinero proveniente de sus hackeos y fraudes online, y USA ha comenzado a sancionar estos mixers para ponérselo más dificil.

Otro tipo de sanción ha venido por parte de John Deere, un fabricante de tractores que aplica una política anti-reparaciones similar a la de Apple. En este caso, la restricción ha tenido un uso positivo: el fabricante ha inutilizado de forma remota muchos tractores ucranianos, parte del botín de los pillajes al que las tropas rusas invasoras someten a la población.

Este tema de Zack Bornheimer está claramente hecho en clave de jazz, ¿pero no os parece que esos acompañamientos y baterías huelen a Dream Theater en algunos momentos?

20220504

En esta serie de artículos del MIT Technology Review, se analiza muy bien cómo la “economía de los datos” y los algoritmos potenciados por Inteligencia Artificial están contribuyendo a reforzar desigualdades que existen desde los tiempos del colonialismo europeo en países como Sudáfrica, Venezuela, Indonesia, o Nueva Zelanda.

“The AI industry does not seek to capture land as the conquistadors of the Caribbean and Latin America did, but the same desire for profit drives it to expand its reach. The more users a company can acquire for its products, the more subjects it can have for its algorithms, and the more resources—data—it can harvest from their activities, their movements, and even their bodies.”

“Neither does the industry still exploit labor through mass-scale slavery, which necessitated the propagation of racist beliefs that dehumanized entire populations. But it has developed new ways of exploiting cheap and precarious labor, often in the Global South, shaped by implicit ideas that such populations don’t need—or are less deserving of—livable wages and economic stability.”

Desde luego, que la maquinaria de desinformación de Putin tenga convencida a parte de la población rusa de que el genocidio que está cometiendo contra la población ucraniana es en realidad “liberarles de los nazis”, es un nuevo hito en lo que a fake news se refiere. Pero como comentan en The Atlantic, Putin está simplemente siguiendo a pies juntillas el manual de los dictadores soviéticos que le precedieron:

“The Russian president is the latest in a long line of dictators to manipulate history and manufacture enemies to rally the population against and secure his own hold on power. Past Soviet leaders have drawn on the same core themes, and I have seen this playbook in action in China and North Korea, where Xi Jinping and Kim Jong Un insist that they too are defending their nations against hostile foreign adversaries.”

“But how can you stop people remembering things?” asks Winston in 1984. “How can you control memory?” One might well ask the same question of Putin, Xi, and Kim and their own efforts to control the past. They cannot determine what individual citizens think or the individual memories they hold, but they can decide what is presented on the evening news and the information that is available on the internet, and they can make it dangerous to challenge the official line in public.”

¡Hablando de métodos de desinformación! Sobre Musk y Twitter, seguro que muchos nos seguimos preguntando si esta opa hostil es lo que pasa cuando un billonario tiene un calentón o está en plena crisis de los 40.

Aunque quizá, como se apunta en este artículo, la cosa es un poco más compleja, y Musk es uno más de un grupo de millonarios tech que, tras el baneo de twitter a Trump por instigar el intento de golpe de estado en el capitolio, trabajan activamente para que Twitter vuelva a ser el altavoz para la extrema derecha de USA.

“In March, Mr. Musk placed a call to Seth Dillon, the CEO of the Babylon Bee. The Bee, a right-leaning satirical publication modeled after The Onion, had been suspended from Twitter for a tweet that mocked a prominent transgender female government official as “Man of the Year.” During the call, according to Mr. Dillon, Mr. Musk asked to confirm that it was true that the website had been suspended for the infraction, and mused that he might need to buy Twitter.”

“People who have spoken to him and his team recently say Mr. Musk remains dismayed that former President Donald Trump is still barred from the platform.”

Es curioso ver como Snap (anteriormente Snapchat), después de inventar el formato de video que conocemos como “Stories” y que sería copiado por todas las plataformas, se ha reconvertido en una empresa de productos de hardware (siempre relacionados con el vídeo o la fotografía). El último: este mini-dron que cabe en el bolsillo y que está pensado para ser muy fácil de usar, y que baja la barrera de entrada para gente que nunca ha usado un dron.

Esta interesante visualización echa un vistazo con qué tipo de gente pasamos el tiempo  (en media) conforme avanza nuestra edad. Aunque siempre hay una constante: como es natural, todo el mundo pasa un rato al día consigo mismo.

“However, the trends make sense. In our younger years, we spend a lot of time with our parents and siblings. By middle age, work takes a lot of time and we see co-workers on the regular. Time with the kids peaks in the late 30s and early 40s.”

“It’s interesting to see the percentage rise for neighbors and acquaintances as we get older. I didn’t expect that, but it also seems to make sense. Friends and family pass away and we move into different living situations.”

“Then there’s alone time that mostly holds steady throughout our lives. Usually at some time during the day we’re alone.”

Históricamente, mujeres y minorías raciales lo tienen peor para encontrar trabajo o desarrollar negocios. Pero este estudio apunta a que actualmente, y al menos para el networking, resaltar en la comunicación género o raza (cuando están infrarepresentados), puede incrementar las probabilidades de recibir respuestas frente a cuando no se indica explícitamente.

Una posible explicación es que ahora estamos más concienciados de nuestros propios sesgos, y el ser conscientes de que estamos atendiendo a un colectivo infrarepresentado nos hace querer comportarnos mejor. Esto quizá puede bloquear los sesgos que normalmente se dispararían. ¡Los tiempos cambian, afortunadamente!

“Why is it so important to mention that you’re “a woman in STEM” or “a Black man pursuing a law degree”? Our research suggests that drawing attention to your marginalized identity or minority status reminds people on the receiving end of your message that bias could influence their decision-making. That reminder, in turn, may motivate them to monitor their own reaction more closely and behave more helpfully.”

En esta recopilación de cuando en cuando tiene que incluirse un Cyberdeck, esa especie de versión retro-futurista de un ordenador portátil. Este, además de bonito, pinta un poco menos voluminoso y más usable que otros de sus congéneres.

Este tema de Moderat, además de parecerme una joyita, va acompañado de un tremendo videoclip que incluye varias escenas de baile (y sabotaje) en un data center. Así sí.